Usted está aquí: Inicio Mundo Lula y Sarkozy firman histórico tratado de cooperación militar

■ Brasil tendrá 4 submarinos convencionales y uno de propulsión nuclear que operará en 2024

Lula y Sarkozy firman histórico tratado de cooperación militar

■ La tecnología de Francia ayudará a proteger nuestras riquezas, dice el presidente sudamericano

■ Ambos gobiernos concretan nuevos convenios en rubros de economía, educación y ambiente

Dpa y Reuters

Ampliar la imagen El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, luego de la rueda de prensa que ofreció con su par de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, en Río de Janeiro, durante la cual se anunciaron diversos tratados de asociación en materia militar, económica y ambiental El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, luego de la rueda de prensa que ofreció con su par de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, en Río de Janeiro, durante la cual se anunciaron diversos tratados de asociación en materia militar, económica y ambiental Foto: Reuters

Río de Janeiro, 23 de diciembre. Los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Francia, Nicolas Sarkozy, firmaron hoy aquí un tratado de asociación estratégica que incluye la construcción de cuatro submarinos convencionales y uno a propulsión nuclear, que definieron como “histórico”.

Brasil adquirirá cuatro submarinos convencionales modelo Scorpenes, a diesel, y Francia cooperará en el desarrollo de submarino con armamento convencional, que recibirá en Brasil un motor de propulsión nuclear y, según el gobierno local, estará operando en 2024.

El valor del negocio no fue revelado, pero medios de prensa se remiten a fuentes militares para afirmar que llegaría a 6 mil 500 millones de euros (unos 9 mil millones de dólares).

El acuerdo sobre los submarinos forma parte del plan de acción del tratado de asociación estratégica Brasil-Francia firmado hoy por Lula y Sarkozy, que prevé además la compra de 50 helicópteros por mil 899 millones de euros (unos 2 mil 640 millones de dólares) a ser montados en Brasil por la empresa Helibras, e incluye la transferencia de tecnología francesa.

Según Lula, la ayuda de Francia en la transferencia de tecnología de punta constituye un paso importante para ampliar la capacidad militar de Brasil y permitirle al país proteger en forma más eficiente sus riquezas naturales, como la foresta amazónica, las reservas de agua potable y los gigantescos yacimientos de petróleo en aguas profundas, a 300 kilómetros de la costa.

“La cooperación en defensa le permitirá a Brasil dar el salto tecnológico necesario para restructurar sus fuerzas armadas y poner en vigencia su nueva estrategia de defensa. Brasil siempre agradecerá al gobierno francés su comprensión y por querer construir una asociación y no sólo una relación de mercado”, afirmó.

A su vez, Sarkozy aseguró a Lula que Francia también se dispone a colaborar con Brasil en el área espacial y en la reanudación del proyecto de construcción de centrales atómicas para generar electricidad, paralizado desde hace varios años, pero que el actual gobierno planea reactivar.

El presidente francés afirmó que los acuerdos firmados hoy “son consecuencia de la voluntad de Brasil y Francia de aliarse para favorecer la paz y la seguridad en el mundo”.

Sarkozy afirmó que la ayuda de su país para que Brasil construya su primer submarino nuclear es “una decisión histórica” que ayudará a convertir el país sudamericano en “una potencia militar”, pero enfatizó que “un Brasil poderoso es un elemento de estabilidad para el mundo”.

Los acuerdos anunciados hoy confirman la creciente importancia de Francia como suministrador de equipos bélicos a Brasil. En los últimos cinco años, las compras brasileñas de armamentos franceses aumentaron 175 por ciento, mientras que las de equipos estadunidenses se incrementaron solamente 38 por ciento.

La participación francesa podría aumentar aún más, si Dassault sale ganadora de la licitación abierta por la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) para adquirir 36 nuevos aviones caza. Los Rafale fabricados por Dassault están entre los tres finalistas de la licitación, conjuntamente con los F-18 E/F, de la estadunidense Boeing, y el Gripen, de la sueca Saab.

Además de los acuerdos en el sector de defensa, Lula y Sarkozy firmaron nuevos convenios de cooperación económica y comercial y en las áreas de educación y ambiente que incluye la creación de un Centro Francobrasileño de Biodiversidad Amazónica.

En otro orden, Carla Bruni, esposa del presidente Sarkozy, aprovechó la visita a Brasil para visitar una favela en las colinas de Copacabana, en Río de Janeiro. La ex modelo se reunió previamente con los responsables de un desfile organizado por una asociación que trabaja con las mujeres de las favelas. La víspera visitó un hospital.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.