Usted está aquí: viernes 26 de diciembre de 2008 Opinión El Correo Ilustrado

El Correo Ilustrado

Recomienda lecturas navideñas

El 25 de diciembre de cada año se caracteriza porque no sale el periódico (este año no circuló ninguno por mi rumbo, ni siquiera aquellos que rompen con la tradición de no editar en este día), los diarios descansan de sus lectores y viceversa, pero los cafés Internet tampoco abrieron, nadie abrió. Falso que Internet esté supliendo a la prensa escrita, de mis vecinos nadie se levantó ni circuló temprano. Navidad es un día mundial de parálisis casi total, antaño era un día de ir al cine casi obligatoriamente, pero con la desaparición de las grandes salas familiares, esta tradición ya se extinguió en el Distrito Federal, no queda otro remedio que quedarse en casa a leer algún libro, como por ejemplo de Alfonso Reyes, el gigante romántico de las letras mexicanas, que para entenderlo hay que leerlo y releerlo muchas veces, con calma y tranquilidad absolutas, sin prisas y sin estrés. Alfonso Reyes es, desde mi punto de vista, el mejor escritor que han dado México e Hispanoamérica, y en un futuro no muy lejano le darán post mortem el premio Nobel de Literatura. Por ahora vale la pena leerlo en cualquier época del año, si se tiene tiempo, pero en época navideña es lo mejor.

Miguel Alvarado


Comenta desplegado

El desplegado que publicó un grupo de la comunidad judía contra Alfredo Jalife-Rahme es no sólo un enorme despropósito, sino un acto inhibitorio de la libertad de expresión. La gran importancia concedida a sus análisis quizá pueda no haber sorprendido a Jalife-Rahme; en esencia es una amenaza que no debe pasar sin registro. Los primeros en aplaudir el ataque debieron ser numerosos personajes ligados a notables centros de poder: desde el gobierno de Bush hasta Wall Street y Tel Aviv, pasando por la London Stock Exchange. Porque, ¿quién se ocupa de la inanidad? Nadie. Y menos un grupo con el poder que parece tener el responsable de la publicación. Un poder que logra convertir en signatarios de su fobia a varios de los intelectuales destacados del país. Hemos llegado al pobre extremo de que los intelectuales atraviesen su firma en un pronunciamiento bizarro pudiendo cada uno de ellos escribir su opinión sobre las de Jalife-Rahme, vaya, como lo hizo en su prolija carta Adolfo Gilly. Porque ese pronunciamiento nada tiene que ver con una causa. Se trata más bien de una anticausa: la del chantaje de un antisemitismo a modo inventado por los tiburones de la ideología glamorizada, las finanzas y la guerra. Antisemitismo manipulado que sirve, por lo demás, para encubrir acciones perversas y crímenes de lesa humanidad cometidos por individuos de origen o identidad judíos. Lamento este tipo de expresiones, sobre todo porque implican a intelectuales a quienes quiero y admiro.

Abraham Nuncio


Carta a Alfredo Jalife-Rahme

El desplegado (La Jornada, 19/12/08) escrito por Alejandro Frank y por mí está suscrito por alrededor de 500 firmas, 82 de las cuales pertenecen a personalidades con prestigio público. ¿Acaso son todos ellos aliados –por ejemplo Rosa Albina Garavito, Marta Lamas, Carlos Martínez Assad o Carlos Monsiváis– de lo que usted llama el “eje estadunidense-israelí”? ¿Es Adolfo Gilly (La Jornada, 28/06/2002, 21/12/08) agente del Mossad? Escribe usted el 20/12/08: “¿Se trata de equiparar a la víctima histórica [judía] con el verdugo [judío] contemporáneo?” No, justamente: de suscribir eso tendríamos que suscribir el racismo que convierte a todo árabe (perteneciente en el siglo XII a una cultura muy avanzada) en terrorista. Millones de judíos no son aliados de Bush y de Sharon. Mis padres, por ejemplo, no eran religiosos; eran ateos, socialistas e internacionalistas. Muchos como ellos luchan, incluso desde dentro de Israel (Edward Said lo sabía bien), por la paz en Medio Oriente y por la creación de dos naciones modernas, laicas, democráticas e incluyentes; porque el mundo resarza la fuerte deuda que tiene con ambos pueblos. Hay que castigar a los criminales Madoff y Succar Kuri con todo el peso de la ley, pero no por ser el primero judío y el segundo de origen libanés. Finalmente, usted es libre de no coincidir políticamente hablando con Enrique Krauze o con Jorge Castañeda (La Jornada, 9, 10, 14 y 18/04/08), quienes por cierto muchas ocasiones no coinciden entre sí. Sin embargo, “adereza” usted siempre esta opinión haciendo alusión a los dos apellidos de ambos. ¿Acaso insinúa que Krauze y Castañeda pertenecen a lo que usted llama “la internacional neofascista liberal” (¿?, La Jornada, 9/04/08) porque son judíos? Eso, señor Jalife, es antisemitismo, y no nos confundamos, todo mundo sabe lo que significa.

Olivia Gall


Deben cambiar estrategia, dice

El actual gobierno equivocó el camino en su lucha contra el crimen organizado, representado por los grupos que manejan la droga. El primer error, enviar al Ejército a enfrentar el mal, acción que rechazan las propias Naciones Unidas, por ser inoperante. Los militares están preparados para diferentes tareas: ser defensores de la patria y auxilio del pueblo en las grandes calamidades: ciclones, inundaciones, temblores, etcétera, pero nada tienen que hacer como policías. Si dentro de estos grupos existe la corrupción habrá de atacarla para depurarlos, como lo exigen las circunstancias, y poder utilizarlos con todo éxito en la ardua lucha de este tiempo y en el desempeño de sus tareas habituales. Además de la entrada del Ejército, hubo también frases desafortunadas que sólo sirvieron para provocar más al enemigo.

La respuesta de la delincuencia ha sido muy dura: se cuadruplicaron los crímenes diarios y las matanzas están inconcebibles.

Urge corregir la estrategia, porque ya todos nos preguntamos: ¿qué se espera para detener el caos?

Armando Castro


En memoria de Othón Salazar

La generación 1976-1980, turno vespertino, de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros (BENM) se une a la pena que embarga al magisterio por la pérdida del maestro Othón Salazar, quien además de dar su nombre y apadrinar esta generación, marcó el derrotero de muchos maestros que emulamos sus pasos en la lucha por democratizar el SNTE, hoy secuestrado por la mafia de la señora Gordillo.

Con su muerte se extingue una casta de luchadores sociales comprometidos con la forja del hombre nuevo. Sin embargo, dejó su legado en muchos integrantes de la generación que apadrinó hace 28 años. Convocamos a todos el 21 de febrero de 2009 a las 11 horas en la BENM, con el propósito de develar una placa en su memoria y de organizarnos para enfrentar las erráticas políticas educativas que aplica la SEP.

Para asumir bien nuestro papel requerimos organizarnos e iniciamos poniendo a disposición de la generación los correos abc_educacion@yahoo.com.mx y jahabba.hernn5@gmail.com para registrar asistencia a la reunión señalada y enviar propuestas.

Fernando Alcocer, Catalina González, Carlos Hernández, Leticia Iturbe, Nicolás Jacinto, César Martínez, Georgina Rodríguez y Cresenciano Zarco

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.