Usted está aquí: Inicio Espectáculos Madonna y Bob Dylan, de lo más destacado en escenarios mexicanos

2008: sorpresas y contrastes

■ Alrededor de 200 conciertos de diferentes géneros fueron los que se ofrecieron

Madonna y Bob Dylan, de lo más destacado en escenarios mexicanos

■ Los Fabulosos Cadillacs y Andrés Calamaro, los más esperados en la escena del rock latino

■ Céline Dion, R.E.M., Sarah Brithgman, Rod Stewart y Oasis también estuvieron por aquí

De la redacción

Ampliar la imagen Luego de 15 años de ausencia, la Reina del Pop regresó para deleitar a sus fans Luego de 15 años de ausencia, la Reina del Pop regresó para deleitar a sus fans Foto: Ap

Ampliar la imagen Memorables. Así fueron las presentaciones del mítico músico en tierras aztecas Memorables. Así fueron las presentaciones del mítico músico en tierras aztecas Foto: Notimex

Ampliar la imagen Vicentico y los Fabulosos Cadillacs tuvieron dos gloriosas noches en el Foro Sol Vicentico y los Fabulosos Cadillacs tuvieron dos gloriosas noches en el Foro Sol

Los dos recitales que ofreció la Reina del Pop, Madonna, en su regreso a nuestro país en noviembre pasado, coronaron un año donde hubo alrededor de 200 conciertos de bandas de rock, pop, jazz, indie, alternativo, heavy metal, electrónico y hard rock; en los cuales un aproximado de 2 millones 791 mil 180 asistentes se deleitaron con figuras como Bob Dylan, Ozzy Osbourne, Los Fabulosos Cadillacs, Liza Minelli, R.E.M., James, Andrés Calamaro y Céline Dion, entre otros muchos.

Los conciertos sobresalientes estuvieron marcados por el regreso/rencuentro/debut de algunos músicos importantes; tal fue el caso del mítico/germinal/seminal músico Bob Dylan, quien después de 17 años regresó en febrero para ofrecer dos conciertos memorables en el Auditorio Nacional de la ciudad de México y otro más en el Festival Cultural de Zacatecas.

Por otra parte, la nostalgia y viejas glorias del rock mundial se revivieron con la presencia del británico Rod Stewart. Al igual que la Reina del Pop, este personaje del salón de la fama del rocanrol, tardó varios años en visitarnos. Este año que fenece también será recordado por la primera visita de la cantante canadiense Céline Dion, quien abarrotó las instalaciones del Palacio de los Deportes e hizo lo propio en la Arena VFG, de Guadalajara. O qué decir de los majestuosos recitales ofrecidos por la soprano Sarah Brithgman, quien llevó al público por un fascinate recorrido sonoro.

La Dama de Hierro y el Príncipe de las Tinieblas

En el género del metal, la épica banda británica Iron Maiden regresó a casa como parte de su Somewhere Back in Time World Tour. Después de siete años de ausencia en México, La Dama de Hierro dejó muy en claro su gran poder de convocatoria. Por su parte, el Príncipe de las Tinieblas, Ozzy Osbourne, presentó lo más selecto de su discografía en una noche llena de excitación y paranoia. Mientras que Megadeth organizó una descomunal sinfonía de la destrucción, literalmente hablando, taladrando el cuerpo y mente de cientos de headbangers, quienes sacudieron hasta decir basta su melena. Del mismo modo, otra de las bandas más aclamadas de Inglaterra aterrizó en nuestro país, Judas Priest, comandado por el llamado Dios del Metal, Rob Halford, encendió el Palacio de los Deportes.

A la vez, la mejor banda del metal progresivo, Dream Theater, confirmó porque siguen siendo tan queridos y respetados. Y qué hay del metal sinfónico de Apocalyptica, que reapareció para adueñarse del alma de sus fervientes fanáticos. Otro de los consentidos del público azteca es sin duda Joe Satriani. El virtuoso guitarrista brindó un par de noches memorables. De la misma forma, se hizo presente, una vez más, el grito del diablo con los chicos malos y rebeldes de Mötley Crüe, quienes llevaron su acelerado hard rock a suelo tapatío y defeño.

El regreso de los hermanos Gallagher fue más que sublime, en un Palacio de los Deportes hasta el tope. Oasis deleitó con lo mejor de su catálogo. Una vez más, el Auditorio Nacional fue el marco perfecto para una noche estremecedora con la portentosa voz de Michael Stipe. R.E.M junto a su música y su apasionada admiración hacia la nueva administración estadunidense fue otro de los grandes shows de 2008. Mientras James, que por vez primera actuaron en tierras mexicanas, con el extravagante baile de Tim Booth y compañía dejó perplejos a los mexicanos.

En cuanto al rock latino, el regreso más esperado fue el de Los Fabulosos Cadillacs, que tras 7 años de separación, se reunieron de nuevo para complacer a su amada fanaticada. La banda comandada por Vicentico y Flavio comenzó su Satánico Pop Tour con dos gloriosas noches en el Foro Sol. La marcha del león siguió en Guadalajara, Monterrey y cerró en Tijuana.

Por su parte, el combo más importante de ska-punk de España regresó a los escenarios, tras seis años de silencio, Ska-P reapareció en México para saciar el hambre musical de sus ardientes sectarios. Además de entonar a todo pulmón sus obras maestras como, Casposos, El vals del obrero, Welcome to hell, Planeta eskoria y Cannabis, presentaron los temas de su nuevo disco llamado Lágrimas y gozos.

En la parte de festivales, se festejó con bombo y platillo los 10 años del Festival Vive Latino, donde actuaron: The Wailers, Los Lobos, Reel Big Fish, Black Rebel Motorcycle Club, Los Angeles del Infierno, Los Auténticos Decadentes, Babasónicos, Botellita de Jerez, Jarabe de Palo, La Habitación Roja, Los Ángeles del Infierno, Los Tres, Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio, Panda, El Gran Silencio, Ratones Paranoicos y Todos tus Muertos, entre las 60 bandas del cartel.

El Tri, 40 años

Además, otro de los grandes acontecimientos de la escena del rock en español fue la celebración de las cuatro décadas de El Tri. La banda que encabeza y dirige Alex Lora abarrotó el Palacio de los Deportes, en un histórico y maratónico concierto, que contó con la presencia de grandes amigos de la banda como Miguel Ríos, Molotov, El Haragán y Compañía, Charly Montana y Sabo Romo, entre otros.

También se celebró en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey la primera edición del Coca-Cola Zero Fest, con el explosivo de The Smashing Pumpkins, The Mars Volta, My Chemical Romance, My Morning Jacket, Bright Eyes, The Faint, Timo Maas, Ely Guerra, Belanova, Miranda, La Gusana Ciega, Austin TV, Kinky, Jumbo, Chetes, Quiero Club, División Minúscula y Le Barón.

Igualmente, se realizó la segunda edición del Motorokr Fest, en el Foro Sol, donde miles de jóvenes disfrutaron de un cartel con Nine Inch Nails, Stone Temple Pilots, The Flaming Lips, The Kooks, MGMT, Mindless Self Indulgence, Pendulum, Paramore, Quiero Club, El Cuarteto de Nos, Payro, Recolector, Los Odio y Jaguar Love pusieron a bailar a propios y extraños.

En tanto, Andrés Calamaro, ex integrante de Los Rodríguez y Los Abuelos de la Nada, llegó con bombo y platillo. En sus más de 30 años de trayectoria nunca se había presentado en suelo mexicano. Y vaya, conmovedor recibimiento que tuvo por parte de sus fieles discípulos. Otros de los conciertos de categoría sobresaliente fueron el de Enrique Bunbury, Jaguares, Zoé, Babasónicos, Jonas Brothers, Hilary Duff, Drake Bell, Miguel Bosé, Juanes y Alejandro Fernández.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.