Usted está aquí: Inicio Economía La crisis cobra hasta la vida de un multimillonario en Alemania

■ Adolf Merckle se suicida ante la crítica situación de sus empresas

La crisis cobra hasta la vida de un multimillonario en Alemania

Dpa

Ampliar la imagen Adolf Merckle, en imagen de archivo Adolf Merckle, en imagen de archivo Foto: Reuters

Stuttgart, 6 de enero. Atribulado por fallidas especulaciones financieras que amenazaban con derrumbar su imperio empresarial, el multimillonario alemán Adolf Merckle se suicidó en la noche del lunes, confirmó hoy su familia.

El empresario de 74 años, considerado el quinto hombre más rico de Alemania, se arrojó delante de un tren en la localidad de Blaubeuren, cerca a Ulm. Según fuentes policiales, el ejecutivo dejó una carta de despedida.

En un comunicado, la familia de Merckle indicó que la crisis financiera y la crítica situación de sus empresas a consecuencia de ésta lo habían convertido en un hombre quebrado.

Merckle sufrió grandes pérdidas al especular con acciones de Volkswagen el año pasado que hicieron peligrar su conglomerado de empresas, entre las que destaca el mayor fabricante alemán de cemento HeidelbergCement, y el laboratorio químico Ratiopharm.

En total empleaba a más de 100 mil personas en cerca de un centenar de empresas. Su fortuna es valuada en unos 9 mil 200 millones de dólares.

El empresario negociaba con los bancos acreedores un crédito por 530 millones de dólares para poder seguir operando.

Merckle comenzó a amasar una fortuna en los años 70 con la producción de genéricos, es decir, de medicamentos cuyas patentes habían expirado. Informes de medios indican que movía los beneficios en el seno de su imperio empresarial de modo de minimizar las contribuciones al fisco.

Merckle era considerado un luchador nato. “No concibo dejar de hacer algo”, era su lema. Supo aprovechar las crisis económicas para comprar empresas y edificar un imperio que facturaba cerca de 40 mil millones de dólares.

No le gustaba llamar la atención sobre su persona y menos sobre su fortuna. Solía viajar en segunda clase en el tren y sus vecinos lo veían con frecuencia movilizarse en bicicleta a pesar de su riqueza.

Según datos de círculos financieros, necesitaba entre 940 y mil 300 millones de dólares. Otras fuentes cifraban las deudas del conglomerado entre 4 mil y 6 mil 700 millones de dólares.

Tras un estira y afloja de meses, Merckle había conseguido negociar una moratoria para los próximos meses. El precio era alto porque se le exigía vender las mejores compañías de su grupo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.