Usted está aquí: Inicio Deportes El mito de la edad en el futbol: ¿viejos después de los 30 años?

■ Si te levantas y dices ‘ay tengo que ir a entrenar’, es hora de colgar los guantes: Cristante

El mito de la edad en el futbol: ¿viejos después de los 30 años?

■ Palencia compite con jóvenes, “pero en los exámenes médicos soy el que tiene menos grasa y más músculo”

■ En la última etapa de tu carrera tratas de disfrutar al máximo, dice el Pony Ruiz

Paula Mónaco Felipe y Georgina García Solís /I

Ampliar la imagen Cristante cuestiona la promoción de los menores de 25 años Cristante cuestiona la promoción de los menores de 25 años Foto: Notimex

En México les dicen veteranos a los futbolistas de más de 30 años. Viejos quisieran decir algunos, pero el lenguaje periodístico no permite el uso de ese término en transmisiones o crónicas. Tampoco los protagonistas se atreven a usarlo: “somos experimentados, nosotros los de más de 30, el jugador maduro”, se autonombran.

Con Ronaldo, jugando con su selección un Mundial a los 17 años, Messi convirtiéndose en estrella del Barcelona a los 16 y el Kun Agüero tasado en 55 millones de euros a sus 20, resulta evidente una tendencia mundial de alinear cada vez más jóvenes.

El debut de Martín Galván a los 14, con Cruz Azul, las salidas de los juveniles Carlos Vela y Giovani dos Santos al futbol europeo y el protagonismo de Néstor Calderón, debutante de 18 años en el campeón Toluca, entre otros hechos, confirman la avanzada de esta idea en México y surge la interrogante: ¿es viejo un futbolista con más de 30 años?

“Para el futbol definitivamente es la recta final y cada jugador tiene que ir asimilándolo. Uno debe saber en la etapa que está y quizá pasando los 30, de un momento a otro, puedas dejar”, explica Rodrigo Pony Ruiz, a sus 36 años, algo resignado al paso del tiempo.

“A los 25, 26, estás en una edad en la que eres pleno, tienes experiencia y todavía una capacidad muy grande. De los 28 a los 32 ya eres maduro y más consciente de que tienes que dar mantenimiento a la máquina”, reconoce con humor el delantero Juan Francisco Palencia, próximo a cumplir 36, y advierte que si no se trabaja bien desde los 20, la década siguiente te empieza a doler todo.

Cuenta mucho la actitud

“En el tema de la vejez hay una parte biológica, pero también tiene mucho de actitud”, aclara el portero Hernán Cristante, próximo a cumplir 40 años, actual figura de los Diablos Rojos.

“Que estás cerca del retiro, no hay duda, es una realidad, pero que eres viejo teniendo 35 o 36, para nada”, apunta, y opina que se llega a ser senil “cuando te levantas y dices ‘ay tengo que ir a entrenar’. Ahí tienes que colgar los botines o los guantes, en mi caso.”

Con 14 años y más de 500 partidos en la primera división del futbol mexicano, en el que ha sido uno de los extranjeros más rentables de los años recientes, el Pony reconoce que con el paso del tiempo “las diferencias son físicas.

“No es lo mismo jugar un partido hace 14 años, que ahora. Los ritmos son diferentes y las características son otras”. En su caso, el desafío es desarrollar habilidades para suplir la velocidad, que ha sido su mejor arma, pero va en decremento.

“En los otros oficios humanos el ocaso llega con la vejez, pero el jugador de futbol puede ser viejo a los 30 años. Los músculos se cansan temprano”, advierte con pesar el uruguayo Eduardo Galeano tras describir a sus héroes en El futbol a sol y sombra.

Pero lo que es seguro, concluye Rodrigo Ruiz al resaltar el lado bonito de esta etapa, es que “son los últimos años y tratas de sacarle el mayor provecho, disfrutarlos más”.

Cristante tiene toda una teoría sobre la preferencia –o moda– de promover a los menores de 25 años, la cual califica de burla.

“Hay casos de jóvenes que puedes debutar a los 17, 18 años, pero todos los procesos están acelerados por el facilismo, porque se necesita generar dinero y héroes.

“La necesidad hace que tengan que crear a alguien y seguro van a salir monstruos que pueden haber empezado a esa edad, pero también está el técnico que dirá ‘debuto a uno de 15 porque quiero figurar como el que alineó al jugador más joven’, y pone a un chico que biológica o físicamente todavía no está apto para competir con profesionales”, explica.

Eduardo de la Torre, vicepresidente deportivo de Cruz Azul, disiente: “No creo que sean intereses monetarios. El deporte ha sido así en general, no es solamente en el futbol, la plenitud del deportista se ha mostrado siendo cada vez más joven y este deporte no escapa a eso”.

La explicación de Cristante se completa con la defensa de otro dato: en el futbol europeo hay mayor longevidad.

“Es porque la educación física en todos los deportes ha mejorado, se ha instaurado la filosofía de tener un mejor físico, de estar más apto y ser más competitivo. Además hay elementos ergogénicos que ayudan a mejorar el rendimiento y son permitidos.

“En Europa el promedio de edad de porteros es altísimo, cada vez son más longevos y se ven jugadores como Maldini o Totti. Hay que ver el promedio de edad del Milan o del Juventus... no son jugadores que están de regreso y están robando. No se los permitirían esos clubes. Hay que desmitificar que a los 39 eres viejito”.

Y algunos hechos lo avalan. A sus 40, Paolo Maldini, el eterno, sigue siendo pieza fundamental en la defensa del AC Milan; Francesco Totti se mantiene como capitán de la AS Roma y fue elegido por quinta vez mejor jugador del calcio a sus 32, además de ser goleador en 2007 con 26 anotaciones.

En días pasados, el Manchester United extendió por dos años el contrato al arquero Edwin var der Sar, de 38; Juan Sebastián Verón, elegido el mejor de América a los 33, y Carlos María Morales, de 38, alineó el año pasado en el Montevideo Wanderers junto a su hijo Juan Manuel, de 20.

Recetas de juventud

Cristante y Palencia, dos de los veteranos que destacan, son aguerridos militantes de los hábitos como única arma para mantenerse bien físicamente. De esos que después de los entrenamientos o partidos se quedan practicando y además conservan una vida tranquila, privilegiando el descanso y la buena alimentación.

Paco se mide en Pumas con compañeros a los que dobla en edad, “pero en los exámenes médicos soy el que tiene menos grasa, el que tiene más músculo. No soy el más rápido, pero estoy compitiendo con ellos”, aclara orgulloso. Igual Hernán, quien destaca sus resultados “impecables” en las pruebas físicas.

“Llevo 10 años tratando de mantener este estado físico óptimo porque veía a mucha gente que al rebasar los 33, 34, le costaba jugar y platicando con los preparadores físicos que he tenido, que han sido excelentes, me dieron buenos consejos”, explica Palencia, quien mantiene sus rutinas aún en vacaciones.

“Cuando termina el partido o el entrenamiento, los jóvenes te ven haciendo pesas, que es un trabajo extra, y piensan que a ellos no les hace falta porque se sienten fuertes.

“Desde los 25 me estuve preparando para este momento, por eso no me cuesta seguir compitiendo con la gente de edad más corta, pero algunos no se preparan mentalmente desde antes porque cuando estás joven, voy a ser sincero, no lo resientes y crees que va a durar toda tu vida.”

En sus mejores temporadas, el delantero anotaba hasta 12 goles y ahora promedia tres, pero mantiene un lugar en un equipo protagonista: Pumas.

“La velocidad se te va acabando, pero si empiezas a trabajar desde una edad temprana perderás mucho menos, seguirás manteniéndote y compitiendo con la gente joven. Se puede suplir la velocidad con experiencia, pero si tienes ésta y todavía tienes rapidez, pues mucho mejor.”

El Pony Ruiz agrega otro ingrediente: Para mantener un buen nivel después de los 30 y no quedarse a medio camino, “no hay más secreto que una cuestión de voluntad, querer seguir jugando. El gusto debe estar siempre y no hablo sólo después de los 30. En los 20 también debes tener ganas y ser perseverante porque es una carrera en la que se necesita mejorar siempre”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.