Usted está aquí: Inicio Mundo Inicia la legislatura de Illinois el proceso de destitución de Blagojevich por actos corruptos

■ Se acentúa la crisis política y económica con el mayor desempleo en 16 años en EU

Inicia la legislatura de Illinois el proceso de destitución de Blagojevich por actos corruptos

David Brooks (Corresponsal)

Ampliar la imagen El gobernador de Illinois, ayer en rueda de prensa en Chicago El gobernador de Illinois, ayer en rueda de prensa en Chicago Foto: Reuters

Nueva York, 9 de enero. A los saldos de la crisis política y económica en Estados Unidos se agregaron hoy un voto para destituir al gobernador de Illinois, la autodestitución de una de las figuras más reconocidas del mundo financiero y el nivel más alto de desempleo en 16 años.

Por primera vez en la historia de Illinois, la cámara baja local votó hoy de manera abrumadora (114 contra uno) por la destitución de Rod Blagojevich por “abuso de poder”. Eso lleva a que el gobernador enfrente un juicio en el Senado estatal, que podría culminar con el fin de su mandato en el estado de Abraham Lincoln y Barack Obama (ahí se requieren dos tercios para condenarlo y destituirlo de su cargo).

Blagojevich, como resultado de una amplia investigación de la FBI, enfrenta cargos de corrupción por maniobras para conseguir aportaciones financieras a su fondo electoral y puestos para sus aliados a cambio de favores políticos, incluyendo la venta al más alto postor de la curul del Senado federal que dejó vacante Obama.

La semana pasada, tras rechazar solicitudes de líderes de su Partido Demócrata, entre ellos el presidente electo, el gobernador nombró a Ronald Burris para sustituir a Obama en el Senado (según la ley estatal, sólo el gobernador tiene esa facultad), lo cual provocó una minicrisis en el Senado.

El liderazgo demócrata anunció que no aceptaría las credenciales de Burris y negaría su ingreso al Senado, pero en los últimos días modificó su posición. Hoy, con un fallo en su favor de la Suprema Corte de Illinois, todo indica que mientras quien lo nombró está en camino a ser destituido, el nombrado se coronará senador.

Blagojevich reiteró que no ha cometido delito o abuso y será exonerado en el juicio en su contra en la cámara alta estatal, y acusó que los representantes actuaron en venganza por su “lucha por las familias” y no por los “intereses especiales y los cabilderos”.

Mientras, en Nueva York, Robert Rubin, ex secretario del Tesoro de Bill Clinton y una de las figuras más destacadas del mundo financiero estadunidense, además de asesor informal de Obama durante la campaña presidencial y ahora de su equipo de transición, se destituyó hoy al confirmarse su retiro como presidente del comité ejecutivo de Citigroup.

Esto ocurrió luego que Rubin, junto con el resto de la cúpula del banco, fue blanco de críticas por el manejo que llevó a una de las instituciones financieras más poderosas del mundo al borde del colapso tras estallar la crisis.

De hecho, Rubin, como secretario del Tesoro, fue uno de los principales promotores de desmantelar las regulaciones federales financieras que no sólo permitieron la creación de un conglomerado multiservicios como Citigroup, sino que según algunos generaron los negocios financieros que llevaron a la crisis actual.

Citigroup perdió 86 por ciento del valor de sus acciones en la bolsa en el último año, y ha tenido que recurrir al gobierno federal para estabilizar su tambaleante condición mediante inyecciones hasta de 20 mil millones de dólares en fondos federales y gigantescas garantías para respaldar cientos de miles de millones en créditos.

Y mientras políticos y financieros poderosos enfrentan sus tribulaciones, millones de estadunidenses pagan los costos de la crisis provocada por estas cúpulas políticas y económicas, cuando el gobierno federal anunció hoy que la tasa de desempleo llegó a 7.2 por ciento en diciembre, por encima del 6.8 de noviembre y el 5 por ciento de la primavera de 2008.

Es la tasa más alta desde 1993. Ahora más de 11 millones de estadunidenses están desempleados (aunque la cifra real es de muchos millones más que las estadísticas oficiales no registran ya que no buscan empleo activamente).

En diciembre, según el informe oficial, se perdieron otros 524 mil empleos y se pronostican más pérdidas los próximos meses. Con ello, en 2008 se perdieron 2.6 millones de empleos, lo que representa la pérdida de puestos de trabajo más grande desde 1945, reportó el New York Times.

Obama dijo hoy que estas nuevas cifras subrayan de nuevo la urgencia de que el gobierno federal tome medidas para promover su propuesta de un paquete de estímulo económico calculado en al menos 775 mil millones de dólares. O sea, el saldo del manejo político y económico de este país en los últimos años aún se estará revelando durante mucho tiempo más.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.