Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 11 de enero de 2009 Num: 723

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

El primer Elizondo
RAÚL OLVERA MIJARES

Pancho Villa sí conquistó Columbus
IGNACIO SOLARES

Seabra y la diplomacia cultural
RODOLFO ALONSO

Vaz Ferreira: filosofar sin pretensiones
ALEJANDRO MICHELENA

Roberto Bolaño: los exilios narrados
GUSTAVO OGARRIO

Milorad Pavic: el rompecabezas imperfecto
JORGE ALBERTO GUDIÑO HERNÁNDEZ

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Manuel Stephens

El Colegio de Coreógrafos en Veracruz (II Y ÚLTIMA)


Serafín Aponte

La primera mesa redonda de las Jornadas de Reflexión y Análisis que organiza anualmente el Colegio de Coreógrafos de México (CCM), y que en esta quinta edición se desarrollaron en Veracruz, tuvo como tema Salud y danza. Este es un asunto que involucra de manera significativa a la comunidad dancística, no sólo por la necesidad de que quienes se dedican a la formación de profesionales cuenten con conocimientos especializados que se actualicen constantemente, sino porque, a pesar del extremo cuidado y atención que se ejerza para evitar lesiones, por la naturaleza del entrenamiento y práctica de la danza –el cuerpo se transforma para la escena todos los días–, los bailarines están permanente expuestos a ver comprometida su salud. Por lo anterior, es sumamente preocupante que quienes se dedican a la danza y que no pertenecen a plantas docentes, ni son funcionarios en alguna institución, es decir, la mayoría de quienes hacen la danza contemporánea en los escenarios, no cuenta con el apoyo gubernamental para tener seguridad médica, dado su estatus de “prestadores de servicios”. Como bien apuntó Lidya Romero, en concordancia con el trabajo que al respecto ha venido realizando el ccm : “La situación que prevalece en los albores del siglo XXI no toma en consideración que gracias a los creadores y su producción fueron fundadas las instituciones de educación, promoción, difusión, investigación y divulgación del arte y la cultura. Resulta perverso pensar que esa inmensa burocracia que ha engordado con la creación del Conaculta, Fonca, Cenart, similares y anexas en los estados, cuenta con todas las prestaciones y no se las presta ni por un ratito a los hacedores del arte.”


Joaquín López Chas

La mesa titulada La imagen transfigurada/Contradicciones en la construcción de la imagen corporal, contó con la participación de Rodolfo Maya, Carmen Bojórquez –coordinadora nacional de danza del INBA–, Isabel Beteta, Marcela Sánchez Mota, Lourdes Luna y Jaime Hinojosa. Los ponentes exploraron la forma en que se han codificado los cuerpos para volverlos inteligibles en diversos momentos históricos; los modelos de belleza construidos socialmente desde finales del siglo xx y la manera en que los coreógrafos conducen a sus intérpretes hacia la metamorfosis corporal que requiere la escena, dando como ejemplos radicales las intervenciones físicas a que se someten performanceros que se consideran a sí mismos obras de arte. Frente a las diversas maneras en que se ha significado a la humanidad dentro de la dualidad cuerpo-alma, se hizo hincapié en optar por visiones más holísticas que establecen que no “tenemos un cuerpo”, sino que somos cuerpo, y que éste es sujeto de discursos estéticos e ideológicos que mutan históricamente. La reflexión sobre el cuerpo es indispensable en la actualidad: “La visión posthumanista sobre el destino del cuerpo humano como un elemento desechable y obsoleto sería importante en la medida en que actuara como una vacuna higiénica contra el aparente deseo de destrucción del cuerpo.” (Sánchez Mota).


Fotos: Ana Paula Ortega

Siguiendo lineamientos devenidos de las transfiguraciones de la imagen en la postmodernidad, los avances científicos se hicieron presentes en la mesa Danza y nuevas tecnologías, en la que tomaron parte David Barrón, Jesús Laredo, Jorge Domínguez y Joaquín López Chas. La relación entre la danza y las tecnologías por momentos se vislumbra como problemática –y en ocasiones lleva visos paranoicos–, sobre todo debido al vertiginoso avance de la cibernética y los espacios virtuales frente a la materialidad de los cuerpos en movimiento; sin embargo, esta relación se ha dado siempre y mediante ella: “Surgirán a futuro nuevas y sofisticadas metáforas que muy probablemente trastoquen y subviertan tanto nuestras emociones como los conceptos que nos hemos formado de las cosas.” (Chas). La tecnología debe tener necesariamente una carga simbólica en la escena, de lo contrario, “se convierte en un medio para establecer un estatus social y relaciones de poder. Los efectos tecnológicos no impactan tanto por su contenido, sino por ser claros indicadores del poder adquisitivo, como se ejemplifica en las producciones de primer mundo.” (Laredo).

Las v Jornadas de Reflexión y Análisis del ccm fueron fructíferas. Al cabo de un año de actividades en pro de la comunidad dancística, las próximas se realizarán en alguna otra ciudad representativa para la danza en la primera semana de diciembre del próximo año.