Usted está aquí: Inicio Cultura Difunden fotos de los tres implicados en los daños a vestigios olmecas

■ Después de su liberación bajo fianza, nadie sabe sobre su paradero

Difunden fotos de los tres implicados en los daños a vestigios olmecas

■ “Lo que pasó en el Parque Museo La Venta fue por mandato divino”, expresó un integrante de la Iglesia cristiana mediante un documento enviado a una estación radiofónica en Villahermosa

René Alberto López (Corresponsal)

Ampliar la imagen La labor de los especialistas del INAH que restauran las piezas olmecas dañadas en el Parque Museo La venta, en Villahermosa, se ha visto obstaculizada por las incesantes lluvias La labor de los especialistas del INAH que restauran las piezas olmecas dañadas en el Parque Museo La venta, en Villahermosa, se ha visto obstaculizada por las incesantes lluvias Foto: Notimex

Villahermosa, Tab., 15 de enero. Esta noche, en la televisión local, finalmente fueron difundidas las fotografías de las tres personas que dañaron 23 piezas arqueológicas del Parque Museo La Venta, el pasado domingo, luego de que el gobernador Andrés Granier Melo se comprometió por la tarde a difundir los rostros de los agresores.

De los implicados sólo se conocían sus nombres, ya que después de su liberación nadie sabe sobre su paradero.

Este miércoles, en distintos programas de radio, personajes del medio cultural, militantes de partidos políticos y ciudadanos demandaron que “no quede sin castigo el atentado al patrimonio cultural”.

Por otra parte, en un documento enviado a un noticiario radiofónico, Jesús Torres Ortiz, quien sólo se identificó como integrante de la Iglesia cristiana, expresó: “Lo que pasó en el museo del Parque La Venta fue por un mandato divino, porque nosotros tenemos derecho en Tabasco, porque Tabasco fue destinado para nuestra voluntad.

“Aquí en Tabasco pondremos el gobierno más alto y el gobierno más chico y tendremos con qué pagar todo daño que se haga en beneficio de la verdad y la vida.”

No obstante que la Procuraduría General de la República (PGR) sostuvo que Roberto Conde Díaz, José Pablo Megenes Jasso y Wanda Ivette Aguilar, de 31, 22 y 42 años de edad, respectivamente, acusados de dañar 23 piezas arqueológicas, no pueden abandonar el territorio tabasqueño porque continúa el proceso en su contra, en esta capital nadie sabe informar sobre el paradero de los tres implicados.

En la sede de la Iglesia nueva generación internacional, a la cual presuntamente pertenecen, dijeron que no podían dar el domicilio de al menos los dos jóvenes originarios del estado, porque “tenemos seis mil miembros y es difícil ubicarlo”, argumentó Carolina Alfaro.

La joven, quien se identificó como asistente de José Luis López, pastor general de la congregación, dijo que éste se había trasladado a la ciudad de México porque fue llamado a declarar sobre el caso, pero no precisó si ante las autoridades federales o eclesiales.

En las instalaciones de la PGR era un ir y venir de cientos de jóvenes, ya que a partir de este día y hasta el sábado realizan el congreso de mujeres de la Iglesia nueva generación internacional, que cobró resonancia en esta entidad con el caso del ataque a los vestigios olmecas.

Revisan internación de implicada

En tanto, en las oficinas del Instituto Nacional de Migración, el delegado Juan Jacobo Pérez Cornelio dijo que no tenía conocimiento del destino de la turista estadunidense implicada en el caso, e indicó que “aún estamos revisando su internación al país”, ya que pudo haberlo hecho por Baja California, Ciudad Juárez o directamente al Distrito Federal. Mencionó que la PGR solicitó información a las oficinas de Migración de la capital del país.

Fue en una gira por el municipio de Comalcalco donde la tarde de este jueves el gobernador Granier Melo abordó el tema ante los reporteros. Dijo que la PGR siguió el procedimiento legal y mencionó desconocer por qué los rostros de las tres personas no fueron difundidos por la prensa, por lo que ahí mismo mencionó que esta noche se difundirían las fotografías.

Entre tanto, aquí continúan las versiones de que “alguien de pesos” intervino para que los dejaran libres y que por eso ni siquiera los presentaron a los medios cuando fueron detenidos. El delegado de la PGR, Bernardino Rico Maya, lo atribuyó a que se violarían sus garantías constitucionales.

Algunos medios señalaron al contralor del gobierno del estado, Roger Pérez Evoli, pero este día el funcionario salió al paso de las acusaciones. Admitió que desde hace años es integrante de esa iglesia, pero negó haber intervenido en el caso, pues dijo que ni siquiera conoce a las tres personas. Se trata de “fuego amigo”, de algún adversario político que “quiere poner obstáculos a mis aspiraciones por una diputación federal”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.