Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 25 de enero de 2009 Num: 725

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Historias del país portátil
ESTHER ANDRADI entrevista con VÍCTOR MONTOYA

La función ha terminado
LETICIA MARTÍNEZ GALLEGOS

Poemas
NUNO JÚDICE

Las nubes, Paz, Sartre y Savater
FEBRONIO ZATARAIN

Estados Unidos, los afroamericanos y la montaña racial
EDUARDO ESPINA

Ricardo Martínez In memoriam
JUAN GABRIEL PUGA

Leer

Columnas:
Fait Divers
ALFREDO FRESSIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Felipe Garrido

Sirenita

Anacarda aspira el cigarro como si quisiera meterse el mundo en los pulmones. Entorna los ojos, echa atrás la cabeza, sirenita de arena, dice, duerme, duerme, y abre la boca apenas lo que hace falta para que yo vea sus dientes, para decir va y viene el mar, tu peine de arena, tus ojos de arena, tus cabellos de arena, y dejar que el humo vaya cayéndosele de los labios púrpura para rodearle la cabeza, subir sin prisa, como si no quisiera dejar la boca de Anacarda, las encías de Anacarda, la lengua de Anacarda, como si buscara untarse su saliva, enredársele en los dientes, decir como ella no hay placer más completo, duerme, duerme que el mar, huerto perdido, mientras el humo sube despacio, despacio, despacio, va y viene tu peine por los cabellos de arena, mi vida, sirenita verde que se peina a la orilla del mar que se aletarga, que va y viene en la noche de arena, en la boca de Anacarda que parece ausente, que parece olvidada, que parece dormida.