Usted está aquí: Inicio Cultura María Kodama alerta sobre el tráfico ilegal y falsificación de textos de Borges

■ Asistió a la presentación de un libro sobre el escritor publicado por El Colegio de México

María Kodama alerta sobre el tráfico ilegal y falsificación de textos de Borges

■ En Argentina hay dos imputados por esos ilícitos, asegura la viuda del escritor

Arturo García Hernández

Ampliar la imagen María Kodama, heredera de Borges María Kodama, heredera de Borges Foto: Carlos Ramos Mamahua

María Kodama, presidenta de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, advirtió sobre la existencia de un tráfico ilegal y falsificación de manuscritos del autor de El Aleph, cuyos precios en el mercado alcanzan cientos de miles de dólares.

La viuda de escritor señaló que actualmente en Argentina hay dos individuos procesados como presuntos responsables de parte de este tráfico. Se trata de Alejandro Vaccaro y Roberto Alifano, ambos se asumen como especialistas en la obra borgeana, sobre la cual han publicado libros y artículos.

Vaccaro, biógrafo y coleccionista de Borges, es presidente de la Sociedad Argentina de Escritores; Alifano, quien suele definirse como “el amanuense de Borges”, fue secretario particular del autor de Ficciones.

Kodama, quien se encuentra en México, señaló que el descubrimiento de los presuntos ilícitos se llevó a cabo durante los trabajos para reunir y editar la obra dispersa de Borges. Se detectaron entonces 25 textos falsamente atribuidos a él, que en realidad fueron elaborados intercalando fragmentos efectivamente del autor, con otros apócrifos que pretenden imitar su estilo. De acuerdo con esto, Vaccaro y Alifano llevaban a cabo la falsificación y posteriormente los vendían a distintas publicaciones como inéditos.

La heredera de Borges recordó que precisamente los imputados se oponían a la recopilación de la obra dispersa del escritor, que se entiende ahora porque eso revelaría sus acciones.

Kodama expuso todo lo anterior la tarde del jueves durante la presentación del libro In memoriam Jorge Luis Borges, coordinado por el investigador Rafael Olea y publicado por El Colegio de México.

La presidenta de la fundación también dio a conocer que recientemente recibió una llamada de una universidad de Tokio, para informarle que habían adquirido un manuscrito de Borges y pedirle que certificara su autenticidad. Un perito designado por la heredera comprobó que era auténtico.

Rescate de materiales en Londres

Asimismo Kodama recordó la adquisición, el año pasado, por la Fundación Martin Bodmer de Suiza, del manuscrito original del cuento Tlön, Uqbar, Orbis, Tertius, y un cuaderno escolar con tres ensayos literarios (La Jornada, 1°/10/ 08). Por estos manuscritos se pagó 240 mil euros y, según se informó entonces, pertenecían a un anticuario de Buenos Aires, Víctor Aizenman, ex director de una revista literaria en la que Borges publicó algunos textos.

La cuestión ahora –a decir de Kodama– “es saber quién está vendiendo los manuscritos, de dónde vienen y cuáles son los caminos que han recorrido”.

Esta no es la primera vez que aflora la controversia por la venta de manuscritos del autor de Fervor de Buenos Aires. En 2003, la casa Bloomsbury, de Londres, subastó libros, manuscritos y objetos personales de Borges. A petición de Kodama, el gobierno argentino solicitó la cancelación de la subasta del lote a fin de recuperar 18 originales y primeras ediciones que serían subastados, entre estos un ejemplar de Fervor de Buenos Aires (1923), que finalmente fue devuelto a Argentina, pues al parecer había sido robado de la Biblioteca Nacional. También se reclamó la devolución de los manuscritos de Inquisiciones, Cuadernos de San Martín, Luna de enfrente y El tamaño de mi esperanza.

Esa ocasión se remató el manuscrito del cuento Sur, en 180 mil dólares, y una copia del de El jardín de los senderos que se bifurcan, en 50 mil dólares.

Posteriormente, en 2004, el diario argentino Clarín dio cuenta de la venta en la Feria Internacional del Libro Antiguo en París de dos manuscritos de Borges: La Biblioteca de Babel y Pierre Menard, autor del Quijote, a 500 mil y 450 mil dólares, respectivamente.

El vendedor era John Wronoski, estadunidense dueño de la librería Lame Duck, con sucursales en Boston y Nueva York.

Entrevistado por un reportero de Clarín, explicó que había comprado los manuscritos “en Buenos Aires, pero sin viajar, Tengo varios intermediarios allí que buscan cosas para mí”.

El reportero recordó a Wronoski la controversia por la subasta en Londres y le preguntó si estaba al tanto. El librero respondió: “Confío plenamente en los intermediarios que tengo en Buenos Aires.”

Irónicamente, en esa ocasión Clarín consultó sobre el tema a Alejandro Vaccaro, “acaso el mayor coleccionista argentino de obra y objetos relacionados con Borges”. Vaccaro respondió: “Yo no lo compraría, el precio es una locura” y señaló que había tenido en sus manos el manuscrito de Pierre Menard en una feria de libros antiguos en Madrid, meses atrás.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.