Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 1 de febrero de 2009 Num: 726

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Simbiosis
ENRIQUE HÉCTOR GONZÁLEZ

Hua Guofeng, el último maoísta
ALEJANDRO PESCADOR

Bautizada por el viento
ADRIANA DEL MORAL entrevista con ENRIQUETA OCHOA

Quienes revelan la eternidad: Enriqueta Ochoa
ADRIANA DEL MORAL

Goran Petrovic, la mirada trashumante
JORGE ALBERTO GUDIÑO HERNÁNDEZ

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Por escrito (III Y ÚLTIMA)

Aunque el espacio para dar cuenta de ellos siempre será poco, por fortuna son muchos los libros editados recientemente por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, que con hechos como éste da una prueba más de las razones por las cuales se le considera una de las cincuenta universidades más importantes a nivel mundial, así como la primera en el ámbito iberoamericano.

A los volúmenes mencionados aquí en las dos semanas recientes, deben añadirse los siguientes:

El cine y la estética cambiante, que forma parte de la colección Miradas en la oscuridad, cuyo autor es el prolífico y multipremiado guionista y realizador Reyes Bercini, profesor de Guión Cinematográfico en el CUEC. El el ensayo de apertura, Bercini afirma con toda razón que una “nueva técnica conlleva un cambio en la estética, y de esto fue consciente desde sus inicios el séptimo arte”. Con esta premisa en mente, el autor ha reunido una cincuentena de textos, algunos brevísimos y otros de mediano aliento, algunos de los cuales se refieren a esta o aquella película en particular –La quimera del oro, Reed: México insurgente, La soga, Vértigo, entre otras–, o bien a una u otra personalidad insoslayable del medio cinematográfico –ahí Hitchcock, Bergman, Chaplin, Marilyn Monroe, Bogart y muchos más. Amén de la pertinencia de dichos textos de corte onomástico y/o filmográfico, destacan los ensayos de carácter temático, verbigracia los titulados Ciencia ficción: literatura y cine, el titulado Cine independiente/cine universitario, así como Personaje: la perspectiva del arquetipo.

Cineastas en conversación. Entrevistas y conferencias, que aparece como el decimoprimer número de la colección Cuadernos de estudios cinematográficos, está firmado por el director, guionista y académico Juan Mora Catlett et al., donde el latinajo se aplica a Rodolfo Peláez, Michael Rabiger, Theo Angelópoulos, Scott Foundas, Rosa Martha Fernández, Armando Casas y Tiosha Bojórquez Chapela, es decir, los autores de todo aquello que no salió de la pluma de Mora Catlett. Sirva la lista completa para indicar la vastedad y la diversidad del volumen, pues en él se han hecho caber textos que hablan, entre muchos otros temas, del cine como exilio interior –según Angelópoulos–, del culto de la marginalidad –relativo a Kusturica–, de la “pérdida del control” como vía para el hallazgo –Gus van Sant dixit–, de la reinvención de los modelos creativos que Ron Mann considera indispensable para el cine actual, más un etcétera definitivamente sabroso y enriquecedor.

Un cine llamado deseo, que por alguna causa más bien huidiza no forma parte de la misma colección Miradas en la oscuridad –salvo el diseño y los materiales empleados en la portada, la edición es idéntica–, es una verdadera joya literario-cinematográfica surgida hace veintitrés años de la mano sabia de Andrzej Wajda, figura de primerísima línea lo mismo para el cine que para el teatro. Este juntapalabras sencillamente agradece la publicación de un libro de éstos, cada vez más escasamente escritos, que no tienen desperdicio alguno, y se rinde ante la inteligencia, la sinceridad, la claridad, la elocuencia y demás cualidades que el autor de Cenizas y diamantes, Las señoritas de Wilko, El hombre de mármol y otros filmes igual de memorables ha puesto en la factura de sus reflexiones memorias apuntes ensayos o como haya que llamarle a esta suma de ideas donde no falta, como dice la cuarta de forros “nada que sea relevante para un director de cine (para un cineasta en general)”, y debe añadirse, no sólo para quien se dedica profesionalmente a este arte, sino también para todo aquel que sienta deseos de disfrutarlo con las entendederas puestas.

Por su parte, El diseño en el cine. Proyectos de dirección artística, de Héctor Zavala, “es un recuento de los recursos y procesos creativos que el departamento de arte debe englobar para contribuir con la realización de una película”, como dice inmejorablemente el cuartaforrista, quien añade que “este manual razonado [...] habla asimismo de las herramientas del diseño y las relaciones imagen-narración de los diferentes tipos de sets”, además de ser una guía “sobre cómo elaborar y presentar proyectos de diseño para cine”. Se trata, como resulta sencillo colegir, de una herramienta académica para todos aquellos que deseen dedicar su talento y su trabajo a la realización cinematográfica, desde el flanco de la producción y sus necesidades en cuanto a diseño, arte, escenografía, vestuario, utilería, etcétera.