Economía
Ver día anteriorJueves 19 de febrero de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En enero la contracción de la actividad económica fue más profunda de lo previsto

Decrecimiento de 2.4% en el PIB de 2009, pronostica Banamex

La industria manufacturera fue la principal fuente de deterioro por la caída de la demanda, dice

Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Jueves 19 de febrero de 2009, p. 25

El optimismo oficial sobre la magnitud de la crisis económica fue contrastado este miércoles por Banamex, filial en México del estadunidense Citi, que anticipó un decrecimiento de 2.4 por ciento en el producto interno bruto (PIB) de 2009. La estimación del consorcio financiero, uno de los dos más importantes del país, es la más baja publicada hasta ahora y contrasta con el pronóstico del gobierno federal, que prevé una tasa cero de crecimiento, o la del Banco de México, que calcula una contracción de 0.8 a 1.8 por ciento este año.

El domingo pasado el presidente Felipe Calderón aseguró que hacia finales del verano, México habrá ya superado el peor momento del entorno económico mundial.

Sin referirse a esa declaración, Banamex aseguró este miércoles que la contracción de la actividad económica en enero fue más profunda que lo previsto. La principal fuente de deterioro sigue siendo la industria manufacturera, por la rápida caída de la demanda en el exterior de productos manufacturados del país, en especial en Estados Unidos. En el cuarto trimestre de 2008, las exportaciones manufactureras de México cayeron a una tasa anual de 8 por ciento, luego de crecer 7.5 por ciento en el tercer trimestre y 11 por ciento en la primera mitad del año.

Sin embargo, el deterioro parece mayor por lo menos al inicio de 2009, dado que la contracción de la demanda externa implicó en enero severas caídas de las exportaciones de vehículos tanto pesados como ligeros, de 57 y 67 por ciento en términos de unidades, respectivamente, mencionó.

A la par de la menor demanda de productos mexicanos en el exterior, el sector de servicios se contrajo 1.8 por ciento anual en noviembre –último dato disponible–, la primera caída anual desde marzo de 2002. Mientras en el primer mes de este año se perdieron 128 mil 122 empleos en el mercado formal, la restricción de crédito bancario al consumo y la caída en el ingreso de remesas hacen improbable que el consumo doméstico revierta su debilidad en el corto plazo.

Banamex prevé en ese escenario que al cierre de este año el PIB tenga una contracción de 2.4 por ciento, un ajuste significativo dado que su anterior previsión era de una caída de la economía de uno por ciento.

Los últimos resultados de la actividad económica sugieren que el impacto de la caída de la demanda global (consumo e inversión pública y privada) es más severa de lo que anticipamos hace un mes. De hecho, la caída de la producción industrial se intensificó en el último cuatrimestre del año pasado, tanto en países industrializados como en países en desarrollo y México no fue la excepción, destacó Banamex.

En un tono similar, la correduría Merrill Lynch aseguró que el efecto sobre México de la crisis en Estados Unidos comenzará a ser más evidente en los próximos meses. La economía nacional comenzará a verse afectada por una sustancial caída en la exportación de manufacturas, reducción en el ingreso de remesas y menos ingresos del sector público por la baja en el valor y volumen de las exportaciones de petróleo, consideró.

La profundización de la crisis en Estados Unidos ha tenido un fuerte impacto en la economía mexicana, lo que ha afectado las expectativas de crecimiento del producto interno bruto (PIB) para 2009. En los próximos meses la recesión en Estados Unidos continuará afectando a México en tres formas: se disminuirán sustancialmente las exportaciones manufactureras, disminuirá el flujo de remesas y caerán los ingresos del sector público, señaló el reporte, elaborado por Felipe Illanes, economista para América Latina de Merrill Lynch. Además de estos factores negativos, las restricciones en los créditos reducirán, inevitablemente, el gasto doméstico, generando una contracción en la actividad económica, anticipó.