Cultura
Ver día anteriorViernes 6 de marzo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El especialista imparte un seminario sobre el pensador italiano en la UACM

La crisis económica mundial da la razón a Gramsci: Vacca

Difícil, que la izquierda mundial se sustraiga a la subalternidad ideológica, política, social y económica, estima

Busca AL su emancipación y la integración multinacional, dice a La Jornada

Arturo García Hernández
 
Periódico La Jornada
Viernes 6 de marzo de 2009, p. 4

Frente a la actual crisis económica mundial, la teoría general de la hegemonía elaborada por Antonio Gramsci en los años 30 del siglo XX es de una actualidad extraordinaria.

Afirma lo anterior Giuseppe Vacca, presidente del Instituto Gramsci de Roma, quien se encuentra en México para impartir un seminario sobre el pensador italiano, en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM, plantel Del Valle).

El concepto gramsciano aplicable para explicar la actual crisis económica global surgió durante la Primera Guerra Mundial, cuyo punto de partida fue la crisis económica global, situada entre 1929 y 1932. Una crisis que no se explica sólo con criterios económicos, sino también histórico-políticos.

El proceso globalizador capitalista, que tiene su más remoto origen en la última década del siglo XIX, fue la base del desarrollo industrial. El ciclo presente de la globalización empieza en 1990, con el fin de la guerra fría y la bipolaridad política. Se dan entonces condiciones para la potencial circulación de las mercancías, del capital y del trabajo. Pero esta globalización se dio de manera fuertemente asimétrica, desigual.

El regulador de esta globalización fue el Fondo Monetario Internacional, que respondía a los intereses de Estados Unidos.

Combinación perversa

La excesiva acumulación financiera provoca, en palabras de Giuseppe Vacca, una cadena de asimetrías y las crisis parciales que en distintos momentos de los años 90 afectaron a México, Rusia y de Asia.

La respuesta de Estados Unidos, gobernado entonces por Clinton, es el resurgimiento del unilateralismo económico americano, cuya consecuencia es la formación de una enorme burbuja especulativa que explota y genera una crisis de la globalización asimétrica en el corazón de la economía mundial”.

La situación favoreció el ascenso de Bush y con ello la combinación perversa de unilateralismo económico y unilateralismo político y militar.

Con esos elementos, es fácil afirmar que esta dinámica económica corresponde a la teoría general gramsciana, centrada en el análisis de las contradicciones entre la globalización económica y el nacionalismo político.

Foto
Giuseppe Vacca, presidente del Instituto Gramsci de Roma y experto en los postulados teóricos del pensador italiano, durante la entrevista con La JornadaFoto Carlos Cisneros

Según el especialista, la teoría desarrollada en los Cuadernos de prisión (publicados póstumamente), la crisis nace de la contradicción entre el cosmopolitismo de la economía, que a Gramsci le resultaba positivo porque propiciaba una interdependencia y, por tanto, la posibilidad de equilibrio entre las naciones, y el nacionalismo de los estados, de índole estrictamente política, cuya base es una presunta soberanía absoluta, militarista y anacrónica.

Paradójicamente, el mayor representante de esto es Estados Unidos.

En este ciclo económico, político e histórico que comprende los pasados 30 años, la izquierda mundial ha estado en una situación de subalternidad ideológica, política, social y económica, y es muy difícil prever cómo pueda sustraerse a dicha subalternidad.

Experiencia interesante en AL

No obstante, matiza Giuseppe Vacca, desde mi punto de vista europeo, es muy interesante la actual experiencia latinoamericana, porque demuestra la capacidad formal de gran parte del subcontinente de buscar su propio camino de emancipación y comenzar a concebir la propia integración multinacional.

En términos conceptuales gramscianos, prosigue el presidente del Instituto Gramsci, diría que es un ejemplo de la capacidad de cambiar el viejo esquema de dependencia por uno de interdependencia y emancipación, rica en iniciativas políticas. Es un proyecto muy diverso que creo acorde con el pensamiento de Gramsci.

–¿Puede hablarse en ese sentido de un pensamiento característico de la izquierda latinoamericana?

–No conozco lo suficiente para responder a algo así, sólo observo aspectos generales.

(El seminario Los cuadernos de la cárcel, impartido por Giuseppe Vacca, comenzó en febrero y concluirá a finales de este marzo. Las sesiones se realizan los lunes y jueves de 19 a 21 horas en el plantel Del Valle, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, en la calle San Lorenzo número 290. Suscripciones e informes con Cristina Ortega Kanoussi, del Programa de actualización Antonio Gramsci. Teléfono: 11 07 02 80 y el celular 044 55 16177803; correo electrónico: cokanoussi@gmail.com)

Añadir un comentario