Mundo
Ver día anteriorJueves 12 de marzo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Retirar la planta de sustancias prohibidas, pide a Naciones Unidas

La hoja de coca es una medicina, no droga, afirma Evo Morales en Viena
Foto
El presidente de Bolivia masca hoja de coca durante una conferencia de prensa en el vienés Club ConcordiaFoto Ap
Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 12 de marzo de 2009, p. 30

Viena, 11 de marzo. No es una droga, es una medicina, dijo hoy el presidente de Bolivia, Evo Morales, al mostrar y mascar una hoja de coca ante la Comisión sobre Drogas Narcóticas (CDN) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde pidió que se retire a esta planta sagrada de la lista de sustancias prohibidas.

La hoja de coca no es cocaína, no es nociva para la salud, no provoca males físicos ni dependencia, subrayó Morales. Estas hojas, agregó el también ex dirigente cocalero, son cultivadas desde hace 3 mil años y son el símbolo de la identidad y la cultura de los pueblos andinos.

Al desafiar a los ministros de Justicia e Interior de los 53 países miembros de la CDN, el mandatario que cultiva y consume desde hace 10 años hojas de coca, advirtió: Si esto es una droga, entonces deberían encarcelarme.

El primer presidente boliviano de origen indígena, elegido en 2005, que lucha contra la estigmatización de este cultivo, a partir del cual se fabrica la cocaína, destacó que desde la antigüedad se utiliza la coca para lidiar contra el mal de altura y la diabetes.

Precisó que unos 10 millones de personas mascan este producto en los países andinos, mientras que el Órgano Internacional de Control de Estupefacientes reclama desde hace años prohibir la masticación de estas hojas, de las que se estima unas 28 mil hectáreas son cultivadas en Bolivia, tercer productor mundial después de Colombia y Perú.

Estados Unidos, primer consumidor mundial de drogas ilícitas, condena el cultivo de la hoja de coca, diferendo que sumado a otros de carácter político, llevaron a Morales a expulsar de Bolivia en septiembre pasado a la agencia estadunidense antidroga (DEA).

Ante la prensa, Morales expresó su esperanza de un cambio del presidente de Estados Unidos, Barack Obama: Tenemos puntos en común, los dos venimos de pueblos que fueron humillados y explotados, y recalcó que el mandatario debe reconocer los usos tradicionales de la hoja de coca porque no toda su producción se convierte en cocaína.

En La Paz, productores de coca iniciaron una vigilia para promover las bondades de la planta al exponer algunos derivados como refrescos, vinos, jarabes, ungüentos medicinales y caramelos.