Espectáculos
Ver día anteriorJueves 2 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Quieren lo más auténtico y tradicional, dice la etnomusicóloga Catherine Ragland

En EU, los bailes de sonideros, una forma de entrar a México

Participó junto con el especialista brasileño Rolando Lemus en el Proyecto Sonidero de la ciudad de México

La fiesta concluirá este sábado con un gran baile en el Centro Histórico

Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Jueves 2 de abril de 2009, p. 9

Bienvenidos a México, se escucha a través de las bocinas, al arrancar la fiesta de sonidero en Queens, Nueva York. Para muchos jóvenes hijos de migrantes que rara vez pueden cruzar la frontera, los bailes de cumbias son una manera de entrar a México, describió la etnomusicóloga Catherine Ragland. O al menos, de entrar a una interpretación de México.

Ragland y Ronaldo Lemos, estudiosos del tema, la primera desde Nueva York y el segundo desde una perspectiva brasileña, en plática con La Jornada coincidieron en que los sonideros, que desde hace décadas son el alma de las fiestas en los barrios populares, no sólo son tradición sino, en la actualidad, una de las expresiones culturales más vanguardistas, en lo que se refiere a innovaciones tecnológicas y de difusión.

Además, si bien surgen localmente, se han vuelto globales, y, por ejemplo, usan la Internet para establecer eficaces redes de comunicación y gracias a ellos llegaron a Tepito las cumbias andinas.

En esta crisis de la industria disquera, las multinacionales bien podrían aprender un par de lecciones de ellas, opinó Lemos, director del Centro de Tecnología y Sociedad.

Ragland y Lemos estuvieron en México invitados por el Proyecto Sonidero (www.elproyectosonidero.wordpress.com), que el día 4 culmina su ciclo de actividades con una fiesta sonidera.

De Nueva York a Tepito

Hasta hace poco, en los bailes con sonidero en Nueva York, encima de las cumbias colombianas, poblanas y andinas, era usual que la gente enviara saludos a parientes o amigos en México, ya que los cedés de esa fiesta luego se enviarían para acá. Ahora, dijo Ragland, investigadora del Departamento de Arte y Música del Empire State College, de la Universidad Estatal de Nueva York, en los bailes hay más jóvenes que nacieron en Estados Unidos, en busca de una manera de aclararse o saber más sobre su identidad mexicana. Los hijos de quienes emigraron, siguió, no tienen mucha oportunidad de venir a México; entonces, para ellos los bailes son una manera de entrar a México.

En la actualidad, Ragland calcula que habrá casi mil sonideros en Nueva York y Nueva Jersey. Además, los mexicanos, sobre todo de Puebla o Ciudad Nezahualcóyotl, van de visita. Los muy grandes, como Cóndor, llegan a viajar con tres tráileres cargados de equipo.

Curiosamente, los carteles de las tocadas en Nueva York los mandan hacer en Ciudad Nezahualcóyotl. Quieren lo más auténtico y lo más tradicional, y creo que es una manera de tener esta conexión con México, explicó Ragland.

Además de la difusión por medio de carteles en Queens y Brooklyn, también usan Internet.

La Internet es parte fundamental del mundo sonidero. Mariana Delgado, codirectora de Proyecto Sonidero, dijo que las radios por Internet, como Audimix (www.audimix.com), son muy influyentes. La página tiene foros de discusión y chats, y sirven para enviar saludos de un lado a otro de la frontera.

Usaron Internet muy pronto, y cada vez más. La gente que emigra es muy moderna, porque tiene que serlo. Si no puede viajar, es la única manera de comunicarse, dijo Ragland.

Para seguir con la globalización, algunos hacen los discos en Argentina: Son baratos, tienen buenos estudios y con los de la cumbia villera se llevan así (muy bien), explicó Delgado.

El movimiento sonidero nace muy dentro y al mismo tiempo nace para salir, opinó Delgado. México se abre al mundo y América entra a través de los sonideros. Colombia y la Amazonia peruana jamás habrían llegado a Tepito a no ser por los sonideros.

Viajando hacia el sur, Ronaldo Lemos contó que la tecnobrega brasileña tiene muchas similitudes con el sonidero, aunque su origen es muy diferente: surge de la música romántica de los años 60, la azucarada brega, propia de Belén. El antecedente del tecnobrega es la brega calypso. El tecnobrega está muy influenciado por el grupo alemán Kraftwerk.

A partir de una investigación, explicó Lemos, se descubrió que de los 10 artistas más escuchados en Brasil, cuatro no tienen disquera, son producto de la distribución informal que surgió con muchas escenas musicales brasileñas, como el tecnobrega. El más famoso hoy es Banda Calypso.

Estas bandas, siguió, se volvieron famosas sin presencia en los medios tradicionales. Hay una red de distribución paralela que se constituyó en los últimos años y que es dominante. Está basada en la Internet y el comercio ambulante. Lemos cree que el fenómeno es mundial: Parte de las músicas más populares en el mundo hoy son producto de nuevos sistemas de producción que surgieron en los últimos 10 años. Y es sólo el comienzo, se va a volver cada vez más importante.

Producciones caseras

Las disqueras multinacionales, que controlan más de 80 por ciento del mercado oficial de música en Brasil, tiene sólo 90 artistas en su catálogo. A juicio de Lemos, la innovación no fue absorbida por las disqueras grandes, pero sí por las periferias que hacen música.

El investigador explicó cómo se lleva a cabo el proceso: un artista graba en un pequeño estudio, que suele estar en una casa, al que le paga. El artista da el material a comerciantes ambulantes para que lo vendan. No es piratería, porque hay permiso. Los ambulantes venden los discos y los artistas comienzan a ser llamados para tocar, y ahí, cuando tocan, venden cedés y devedés con precios más caros, porque trae material gráfico, etcétera, dijo Lemos. Un mercado no compite con el otro. “En promedio venden 77 discos y 50 videos por show, con 12 tocadas al mes.”

Luego de tres semanas de actividades, el ciclo organizado por Proyecto Sonidero culmina con un gran baile este sábado 4, en Casa Vecina (Primer Callejón de Mesones 7 esquina Regina, Centro Histórico, entrada libre) amenizado por Dj Kike, Dj Pato, Dj Angelito Campos y El Hijo de la Cumbia, entre otros. Antes de la música, a las 19 horas, se llevará a cabo la mesa redonda El baile es como la vida. Además habrá una muestra y taller de baile.

Añadir un comentario