Espectáculos
Ver día anteriorViernes 3 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Si no les gusta cómo se refleja México en la cinta, hagan las suyas: Michelle Rodríguez

Actores de Rápidos y furiosos señalan la necesidad de castigar los arrancones

La cinta debe ser un escape; es para entretener, no modelo a seguir, señala Vin Diesel

Foto
Michelle Rodríguez en el papel de Letty, en un fotograma de Rápidos y furiosos
Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Viernes 3 de abril de 2009, p. a12

Hoy viernes se estrena en México la cuarta película de la serie Rápidos y furiosos (Fast & Furious), dirigida por Justin Lin, protagonizada por Vin Diesel, Paul Walker, Jordana Brewster y Michelle Rodríguez. A raíz de las tres cintas precedentes ocurrió que en las calles del Distrito Federal resurgió el fenómeno de los arrancones.

–Vin Diesel, ¿qué piensa de la influencia de esta serie en los jóvenes que hacen arrancones de autos?

–Les diría que manejen con cuidado, que esta es una película para entretener no un modelo a seguir. En mi vida he seguido las reglas del camino y me siento orgulloso de decirlo. Esta cinta es un escape que involucra a quienes les gusta manejar.

Para el actor, descubierto por Steven Spielberg, los personajes de Rápidos y furiosos son proactivos. La combinación de bueno y malo hace posible que la gente se identifique con ellos, porque así son más reales. Jugamos con la dualidad.

El escape

Paul Walker (Brian O’Conner): “Pienso que ahora, más que nunca, en medio la crisis mundial, la gente necesita tener un escape. Lo hemos visto durante el primer trimestre del año, en el que las personas cuidan sus carteras, pero siguen yendo al cine.

“Hay gente a la que le gustan las películas de acción, pero a otras no. Yo no me veo haciendo siempre este tipo de cintas.

“Nunca creí en la historia de Rápidos y furiosos; me pareció realmente mala, pero ya había dado mi palabra. De pronto nos vimos inmersos en una huelga de escritores, y era: o esta historia o nada. Pensé: ‘en este momento no me puedo rajar, ya di mi palabra’.”

–Hay un efecto entre algunos jóvenes: ven la película y luego participan en arrancones.

–Me han dicho que tenga cuidado al responder esa pregunta. Con base en mi experiencia, diré: mi abuelo era corredor de carreras (de arrancones) y yo lo fui. Eso ha existido desde que hay automóviles. Al dar luz pública a esta práctica disminuyó la tolerancia, porque hay más atención de los medios de comunicación. En esta cinta emulamos el estilo de vida y la cultura de los chavos para los que hicimos esta cinta. No estuvieron de acuerdo, porque arruinamos su onda.

Ahora es casi imposible organizar carreras como antes; una de las consecuencias es que se llevan sus coches y jamás se los devuelven. No se cuáles son las reglas en México, pero a lo mejor necesitan lanzar leyes mucho más estrictas e incautar los automóviles.

Un cliché

Jordana Brewster, quien hace el papel de Mia Toretto, dijo: “Las películas de acción son un escape en la vida y tienen mucho éxito. A mí me encantan. Tienen un buen lugar en el mercado.

–Coches caros, mujeres bellas, dinero. ¿Qué piensa de esa relación?

–Cuando escuché a Vin hablando en Rusia sobre la película, dijo algo con lo que estoy de acuerdo: los coches de esta cinta no son los del tipo caro, como sí los Ferrari, por ejemplo. Acá son ordinarios, y las personas los arreglan, los hacen especiales.

“Vienen con la fábula de las chicas guapas, porque eso la hace exitosa. Socialmente se ha vuelto un cliché. Por otro lado, no me gustan los arrancones.”

Otro mundo

Michelle Rodríguez (Letty): “La representación de Paul Walker y Jordana Brewster es la del mundo respetado por la civilización, por la gran mayoría de quienes siguen la ley al pie la letra. Lo mío y lo de Vin representa a quienes tratan de sobrevivir.

En esta cuarta película ya se sabe de dónde vienen estos dos mundos, y cada uno respeta al otro, porque cada quien tiene su código moral. Hay algo supremo: el amor.

–¿Cómo cree que se ve México en esta película?

–Depende de quién la vea y su moral. Hay escenas filmadas en países de América Latina, pero uno se tiene que reír, porque es una interpretación estadunidense de un mundo que no conocen.

Si en México tienen problemas por cómo se refleja el país en películas como ésta, como sitio adonde huyen los delincuentes, ¡hagan sus películas! Carlos Slim es uno de los hombres más ricos del mundo. Busquen que los representen mejor.

Añadir un comentario