Estados
Ver día anteriorSábado 11 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En 23 años ha contaminado lagunas y pueblos; su vida útil concluyó hace 8 años, afirman

Exigen ecologistas cierre de la planta de Laguna Verde
Foto
El activista conocido como Ecologista Universal encabezó un viacrucis que comenzó el miércoles pasado en la catedral metropolitana de Jalapa, Veracruz, y concluyó ayer frente a la nucleoeléctrica de Laguna Verde. Los inconformes denunciaron afectaciones ambientales por la plantaFoto Sergio Hernández
Andrés Timoteo Morales
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 11 de abril de 2009, p. 21

Alto Lucero, Ver., 10 de abril. Defensores del medio ambiente encabezados por el activista-luchador Ecologista Universal, concluyeron frente a la nucleoeléctrica de Laguna Verde el vía crucis iniciado el miércoles pasado en la catedral metropolitana de Jalapa, para exigir el cierre del complejo que ha envenenado el sistema lagunario del Golfo de México y poblados adyacentes, según argumentaron.

Los activistas, que este Viernes Santo cumplieron 24 años de realizar la manifestación religiosa, condenaron la opacidad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre la operación del complejo y aseguraron que los 5 mil 520 kilogramos de desechos radiactivos generados en las dos décadas recientes para elaborar plutonio serían suficientes para construir 138 bombas atómicas.

La planta tenía vida útil de 15 años y ya lleva ocho adicionales, además, sus depósitos de desechos radiactivos, cuyas características se desconocen, tenían capacidad sólo para 10 años, entonces, ¿qué sucede al interior de Laguna Verde, dónde guardan la basura radiactiva?, se preguntó el personaje.

En esta ocasión, en su vía crucis ecológico, el luchador fue acompañado por una treintena de afiliados a la agrupación Antinuclear Arcoiris y la Alianza de Organizaciones Democráticas Independientes (Alodi).

El recorrido fue 120 kilómetros, desde Jalapa hasta Laguna Verde; los últimos seis kilómetros los hicieron desde el poblado El Viejón hasta el acceso principal al complejo nucleoeléctrico.

“¡Vida sí, muerte no!, ¡Se ve, se siente, el Eco está presente!”, eran las consignas que acompañaron la caminata sobre la carretera Cardel-Palma Sola, las cuales se combinaron con cánticos religiosos. Pese a la obstrucción parcial de uno de los carriles, los automovilistas saludaban el vía crucis sonando el claxon y encendiendo los faros.

Al mediodía, los marchistas llegaron al acceso principal del complejo e instalaron la cruz frente a guardias privados de la CFE y elementos del Ejército que lo resguardaba. A ellos les criticaron que sean utilizados para vigilar dichas instalaciones, en lugar de usar las armas nacionales para cuidar a la población.

Los ambientalistas recostaron el madero frente a los guardias y se tiraron a su alrededor varios minutos, simulando estar muertos. Es lo que sucederá a la gente tarde o temprano con esta amenaza nuclear. Y gritaron: ¡Calderón Hinojosa, ya cierra esta cosa!

Personal de la CFE encabezado por el subgerente de Vinculación y Coordinación, Rafael Vega Lara, se limitó a desmentir: aquí no almacenamos plutonio ni bombas atómicas, y Laguna Verde genera cero radiación,