Cultura
Ver día anteriorJueves 16 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El filósofo disertó sobre El futuro de la izquierda en la asociación Por el Cambio con Dignidad

Llama Luis Villoro a una convocatoria amplia para revertir las condiciones de dominación
Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Jueves 16 de abril de 2009, p. 4

Ante la crisis en muchos ámbitos de la vida mexicana y la incapacidad de las izquierdas para generar caminos de acción política y social que vislumbren soluciones, es necesaria la formulación de una convocatoria amplia en la que tengan cabida todas las fuerzas y movimientos, y de esa manera crear las condiciones para trasformar la situación actual de dominación.

Lo anterior forma parte de los planteamientos del filósofo Luis Villoro durante su conferencia El futuro de la izquierda, en la sede de la asociación civil Por el Cambio con Dignidad, que ofrece reflexiones mensuales con diversas personalidades sobre temas actuales.

Hace falta una convocatoria muy amplia que rebase la de los partidos. Es necesaria una convocatoria para todos los ciudadanos de a pie. Por eso es que no estoy muy de acuerdo con que esa convocatoria la haga el PRD, o solamente el PRD, dijo.

Villoro destacó la vía de la no dominación, el estar en contra de toda dominación, y agregó: “Es la vía que se está realizando, no digo los partidos políticos, yo realmente no creo ya mucho en los partidos políticos, porque la no dominación es una concepción negativa: sólo puede darse con una organización basada en la resistencia y en la no dominación. Y eso es una resistencia plural, en que estén de acuerdo todos los no dominados por el sistema.

Esa es la posibilidad de tener una izquierda coherente y plural, de muy distintas maneras, una izquierda que no es partidista, que es simplemente decir no a la dominación. Pero para eso tiene que organizarse y algunos estamos tratando de iniciar algún caminito. Yo mencioné al zapatismo, pero podemos mencionar otras formas de no dominación.

López Obrador y Marcos

Acerca de preguntas sobre cómo unir los dos caminos: el que encabeza el movimiento de Andrés Manuel López Obrador, que cree todavía en el republicanismo de izquierda, y el representado por el subcomandante Marcos y el movimiento zapatista, el filósofo dijo:

La única manera de comunicarlos es referente a la misma actitud de no dominación. Y tiene que haber acuerdos entre estas dos corrientes, estas dos maneras de ver el mundo, que serían basados fundamentalmente en la no dominación. Creo que eso se puede hacer, ojalá se haga.

Villoro cuestionó también cierta corriente del PRD expresada en Chiapas, que ha agredido a comunidades zapatistas. El camino de la izquierda es el respeto a la decisión de las comunidades, no a lo que dicen los partidos. Ante ello, algunos presentes expresaron que López Obrador nunca había descalificado, por ejemplo, a Marcos, como éste sí llegó a hacerlo contra el ex candidato presidencial.

Según Villoro, la confusión de la izquierda con una doctrina ideológica determinada, ha sido una de las causas de su perversión. Para ser de izquierda había que abrazar un credo. El ejemplo claro es el marxismo. Quien difería de la doctrina oficial era tránsfuga o reaccionario. De ahí el sectarismo y la intolerancia.

Tras explicar aspectos fundamentales como el de oponer al poder un contrapoder que represente, en su diversidad, a todos los sectores dominados, planteó:

La izquierda actual no puede menos que ser un movimiento múltiple, heterogéneo. No hay una clase, un sector privilegiado en la disidencia. No hay una vanguardia revolucionaria, como pensaba el marxismo.

Y luego de preguntarse en qué podría basarse la acción unitaria de un contrapoder, respondió: Pese a su diversidad, todos los grupos dominados comparten en medidas distintas un interés común: liberarse de su estado dominado, tener un proyecto de una sociedad otra, emancipada.