Mundo
Ver día anteriorJueves 16 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Su construcción, para proteger al devastado Bosque Atlántico, aseguran las autoridades

Polémico muro contra la expansión de las favelas en Río de Janeiro

Estimaciones oficiales ubican el déficit habitacional brasileño en casi 8 millones de viviendas

Ips
 
Periódico La Jornada
Jueves 16 de abril de 2009, p. 36

Río de Janeiro, 15 de abril. En medio de la polémica continúan las obras del primer muro con el cual el gobierno del estado brasileño de Río de Janeiro quiere evitar la expansión de las favelas sobre los restos del Bosque Atlántico. Se trata de una pared impenetrable, pero con varios agujeros sociales, según sus críticos.

Llegar hasta la muralla no es fácil para quien no tiene el entrenamiento físico de los habitantes de las favelas, acostumbrados a subir y bajar varias veces por día las callejuelas talladas en las escarpadas laderas de los morros o cerros cariocas. Tampoco es fácil para quien no conoce, como ellos, los laberintos muchas veces oscuros y sin ventilación, que comunican entre sí las viviendas de estos barrios hacinados.

Pero es difícil perderse aun no conociendo el terreno. El muro ecológico se ha convertido en una suerte de destino periodístico obligado en Río desde que se inició a finales de marzo su construcción. Muro de Berlín o de Palestina, como lo calificó en su blog el escritor portugués José Saramago, o muro entre Estados Unidos y México, uno de los tantos apodos que recibió esta pared que se extenderá en distintos tramos por 11 kilómetros, según el plan del gobierno, que planifica llegar a fin de año abarcando a 19 favelas cariocas.

El ecosistema ya perdió 93% de su superficie

El director de la Empresa de Obras Públicas del Estado de Río de Janeiro, Icaro Moreno, dijo a Ips que se trata de una contención ambiental para evitar más deforestación en el ya devastado Bosque Atlántico, un ecosistema que ocupaba buena parte de la costa brasileña sobre el océano y que ya perdió 93 por ciento de su superficie.

“El límite era virtual y ahora es físico. Como nuestra casa cuando compramos un terreno y lo delimitamos a través de muros para indicar ‘esto de aquí es mi parte’. Lo que el Estado hizo es decir: si lo atraviesas o quiebras, estarás infringiendo el patrimonio público”, ilustra el funcionario.

Pero Nandson Ribeiro, un técnico en informática que vive en Santa Marta, ve el muro como una jaula.

Abajo, la policía vigila el lugar constantemente, desde que el gobierno estatal de Sergio Cabral ocupó la favela con represión, pero también con obras sociales, para erradicar la violencia del narcotráfico. Del otro lado está el muro. Y más allá la selva, dice Ribeiro trazando los nuevos límites geográficos de su comunidad. Cuando se llega al último confín de Santa Marta, el muro visto de cerca no supera ni reduce las expectativas. Es simplemente una pared de tres metros de altura entre el bosque y las casas de ladrillos sin revocar, las más privilegiadas, o de palafitos, que se encaraman peligrosamente sobre el inclinado y disparejo terreno.

Esa es precisamente, según el gobierno, otra de las razones de la construcción del muro, indicó la Secretaría de Obras Públicas del gobierno estatal. Se trata de evitar catástrofes ambientales porque la deforestación y la construcción irregular de viviendas en las laderas han agravado en los últimos años las inundaciones y deslizamientos de tierra y lodo, a menudo con muertes en los lluviosos veranos cariocas. Pero la obra, que costará unos 18 millones de dólares y es construida con materiales como acero y hormigón, es también un muro de significados.

Foto
En imagen del pasado 31 de marzo, trabajos en el muro para contener el crecimiento de las favelasFoto Ap

Para mucha gente de las favelas y analistas sociales, acentuará la idea de segregación entre pobres y ricos.

Nada de eso, reacciona indignado Moreno. La población puede entrar y salir libremente. El muro es una forma de protección de la floresta, insiste. Los alarmantes datos de deforestación del Bosque Atlántico contribuyeron al nacimiento de la idea del muro.

Un estudio del Instituto Pereira Passos, de la alcaldía de la ciudad, reveló que la mitad de las 750 favelas de la urbe, habitadas por 1.5 millones de cariocas, duplicaron su tamaño entre 1999 y 2004.

Sin espacio abierto hacia donde expandirse, en una ciudad casi cercada entre las selváticas colinas y el mar, las favelas se extendieron sobre las laderas boscosas de los cerros, muchas veces con construcciones sin fiscalización técnica y con dos o más pisos.

La Rocinha, la mayor favela, habitada por unas 200 mil personas y donde se construirá el mayor trecho del muro, es uno de los ejemplos más claros. Las construcciones sólo cesaron ante un límite natural como un peñasco.

En Botafogo, barrio de la zona sur, la favela Tabajara atravesó un cerro antes arbolado y creció hasta los límites del cementerio municipal. Otras avanzan como un reguero de cemento y ladrillos sobre áreas de protección ambiental.

Moreno reconoce que lo ideal sería la fiscalización de las construcciones, pero tampoco es fácil, dice, pues en el silencio de la noche y bajo los árboles comienza el traslado de materiales, y al día siguiente surge de la nada una nueva vivienda. Sucesivos gobiernos intentaron reforestar las laderas incluyendo a la población de las favelas en esa tarea.

Pero todas las medidas chocaron contra una realidad tan dura como el hormigón de este muro: el grave déficit habitacional del país, de casi ocho millones de viviendas, según las estimaciones más conservadoras, las oficiales. Entre las situaciones más graves están los estados sureños de Río de Janeiro, Sao Paulo y Minas Gerais, cuyas ricas capitales son las mayores receptoras de inmigrantes pobres del interior de este país, que tiene una población de algo más de 190 millones de personas.

Unos días antes de iniciar la construcción del muro, el gobernador Cabral, aliado del presidente Luiz Inacio Lula da Silva con quien instaura planes conjuntos de pacificación y obras sociales y de generación de ingresos en las favelas, anunció un ambicioso programa de vivienda que incluirá a su estado. El paquete habitacional, con una inversión de 15 mil 400 millones de dólares, tiene como objetivo reducir 14 por ciento el déficit habitacional del país, construyendo un millón de viviendas hasta 2010.

A esos millones deberían agregarse los del muro, según Dos Santos, que sólo será una contención y Dios sabe hasta dónde.

Para el líder comunitario, el único muro que tendrá efecto es el social, erigido mediante la inversión de más fondos que los contemplados en planes de vivienda, de cultura, de trabajo, para sacar a los jóvenes del ocio, de deportes, para sacarlos de las drogas, de educación y de guarderías.

Apenas un agujero en la pared, para mirar al otro lado: el futuro.