Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 3 de mayo de 2009 Num: 739

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Novela y educación
HÉCTOR CEBALLOS GARIBAY

¿Quién no nacido para ser actor?
JERZY GROTOWSKY

El color luminoso de Pierre Bonnard
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

Policromía del color (Anaranjado)
ALBERT RÀFOLS-CASAMADA

Recuerdos de Pierre Bonnard
BALTHUS

Poemas
CHONG HYON-JONG

De lo naïf al zetgeist
OCTAVIO AVENDAÑO

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Felipe Garrido

Papeles

Los papeles, señor, aquellos papeles que inventó encumbraron a Eligio el Manco. Porque el viejo corajudo aplastó a los cañeros, mató a los que pudo, a los que agarró vivos les cortó las manos, pero quedó arruinado. Arruinado es un decir, se entiende, porque tenía todas aquellas tierras que rodeaban a La Escondida. Pero no había quién las trabajara y lo que él quería era dinero. Para comprar aquellos animales que le gustaban, que les dicen cebras, jirafas, avestruces. Días de miseria, señor. Y entonces salió con sus papeles. ¿Que alguien necesitaba plata? Le firmaba un papel y los demás, muertos de miedo, tenían que aceptarlo. Y ése que había recibido el papel lo usaba, compraba cosas, ponía un negocio... Y le devolvía a Eligio los réditos, porque el Manco no sólo tenía inventiva, era desalmado para cobrar. Y luego a otros que podían, también les dio por firmar papeles, y así de uno a otro, hasta que, ¿usted se imagina? La ruina, señor, la ruina.