Mundo
Ver día anteriorLunes 4 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Obtiene más de 60% de votos con la mitad de sufragios escrutados; 36% para la izquierda

El derechista Martinelli gana por amplio margen la elección presidencial en Panamá

Llama el magnate a todos los partidos a que nos acompañen en esta Alianza por el Cambio

Foto
Ricardo Martinelli, el magnate de los supermercados, celebra la victoria en los comicios presidenciales de ayer en Panamá; lo acompaña el candidato a vicepresidente, Juan Carlos Varela (a la derecha, quien carga a un niño)Foto Ap
Reuters
 
Periódico La Jornada
Lunes 4 de mayo de 2009, p. 22

Panamá, 3 de mayo. El magnate de los supermercados Ricardo Martinelli ganó este domingo las elecciones presidenciales de Panamá con una amplia ventaja de más de 20 puntos sobre la izquierdista y oficialista Balbina Herrera, la candidata del gobierno, anunció el Tribunal Electoral.

Martinelli, un empresario conservador que hizo su fortuna con una cadena de supermercados, obtenía 60.63 por ciento de votos frente a 36.85 por ciento de Herrera, con más de 50 por ciento de las mesas de votación escrutadas.

El presidente del tribunal, Erasmo Pinilla, llamó por teléfono a Martinelli para declararlo ganador en una conversación que fue transmitida por televisión y en la que el vencedor prometió gobernar con la oposición.

Vamos a trabajar en un gobierno de unidad nacional, porque todos somos panameños y tenemos que cambiar este país, respondió Martinelli, quien se presentó a los comicios por la derechista Alianza por el Cambio de Panamá encabezada por su partido Cambio Democrático (CD).

Más tarde, ante sus seguidores, Martinelli dijo que a partir del próximo 1º de julio, cuando asumirá para un periodo de cinco años, comenzará un cambio en el país, y sostuvo que cumplirá con sus promesas de campaña en materia de de salud, educación, lucha contra la corrupción, y un moderno sistema de transporte de la capital. Este es el triunfo de todos los panameños, declaró el virtual presidente electo.

Hago un llamado a todos los partidos a que nos acompañen en la Alianza por el Cambio de Panamá, agregó en compañía de su compañero de fórmula, Juan Carlos Varela, su nuevo vicepresidente, y señaló que en su gobierno se escogerán a los mejores del PRD, los mejores de la alianza, hombres y mujeres que ayuden a cambiar este país.

Sus simpatizantes se volcaron a la Calle 50 de esta capital para celebrar la victoria. Festejos similares sucedieron en el interior del país.

La abanderada del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD), al reconocer su derrota, aseveró en la sede partidista que defenderá el crecimiento económico del país que, resaltó, debe llegar a los sectores más pobres.

Martinelli ganó seguidores sobre Herrera, en momentos en que el gobierno lucha para paliar los efectos de la crisis global y prometiendo combatir la elevada inflación.

Su discurso de creación de empleos atrajo a muchos pobres –antiguamente la base de poder del PRD– así como su promesa de aplicar mano dura contra el crimen en un país afectado por la violencia del narcotráfico y las pandillas.

Martinelli sucederá al moderado Martín Torrijos, bajo cuyo gobierno Panamá alcanzó tasas de crecimiento hasta de dos dígitos, apoyada en gran medida en el Canal de Panamá, una vía interoceánica por la que transita 5 por ciento del comercio mundial.

Pero la crisis financiera originada en Estados Unidos hará que Panamá sólo crezca este año alrededor de 3 por ciento, según analistas, por la caída en el comercio internacional pero también por una menor demanda en el sector construcción, otrora pujante.

El proceso no ocurrió sin inconvenientes. En la población costera de Colón, a unos 80 kilómetros de la capital en la costa del Caribe, se informó de un tiroteo en un centro de votación, aunque no se reportaron heridos y las autoridades dijeron que no interrumpiría los sufragios.

Herrera perdió simpatizantes por el impacto de la crisis sobre la popularidad del gobierno, pero también porque muchos desconfiaron de sus antiguos vínculos con el ex jefe de Estado Manuel Noriega, derrocado al amparo de la invasión de Estados Unidos de diciembre de 1989.

Martinelli, educado en Estados Unidos e hijo de inmigrantes italianos, ha prometido aumentar el gasto público construyendo un tren subterráneo en Ciudad de Panamá y apoyar la compra de vivienda de la gente pobre para mantener a flote la industria de la construcción.

Herrera tiene un pasado de enfrentamientos con Washington, principalmente cuando lideró protestas contra el ex presidente George W. Bush en 1989 durante una visita del mandatario Panamá.

Noriega, quien ya cumplió una condena por narcotráfico en Estados Unidos y se encuentra en una batalla legal para impedir su extradición a Franca, ha dicho que se escondió en casa de Herrera de los soldados estadunidenses durante la invasión.