Política
Ver día anteriorViernes 8 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Del infierno a La Gloria
Foto
Habitantes de La Gloria hacen fila en la cafetería rodante de La Parroquia, ubicada en un predio donde en una manta se asegura que la comunidad está libre del virus de la influenzaFoto Sergio Hernández Vega
Andrés Timoteo Morales, corresponsal
 
Periódico La Jornada
Viernes 8 de mayo de 2009, p. 13

La Gloria, Ver., 7 mayo. En tan sólo ocho días, La Gloria se transformó de un pueblo descuidado y semidesierto en una comunidad viva donde las calles están siendo pavimentadas, el pequeño parque se remozó con pintura y plantas de ornato, y hasta una cafetería rodante de La Parroquia de Veracruz despacha 700 lecheros diarios acompañados de canillas y bombas con frijoles.

Es más, desde hace una semana la popular enciclopedia virtual Wikipedia abrió un sitio para La Gloria y recibe miles de consultas de todo el orbe. La información que ofrece el portal hace referencia obligada a la versión de que pudo ser el origen de la nueva variante del virus H1N1 que mantiene aterrorizado al mundo.

La bonanza llegó al poblado a la par de la prensa nacional e internacional –el equipo de comunicación social del gobierno de Veracruz documentó la presencia de más de 50 medios de Estados Unidos, Francia, Qatar, China, Brasil, Corea, Japón, Reino Unido, Alemania, España y Venezuela–, atraída por las versiones del origen de la nueva cepa del virus y por ser el hogar del niño Édgar Hernández, bautizado con los sobrenombres de El niño milagro o El paciente cero, pues sobrevivió a la infección del virus A/H1N1 que tiene al mundo en alerta de pandemia.

Decenas de trabajadores estatales y municipales hicieron de La Gloria su centro de operaciones desde el 29 de abril, cuando llegaron los primeros periodistas extranjeros. Desde entonces se pintaron de amarillo guarniciones y banquetas, se remozó el parquecito con pintura roja, que es el cromo oficial del gobierno del estado, y se colocó un mapa espectacular con los señalamientos de ubicación del poblado.

Otros empleados se dedican a arreglar con maquinaria pesada las calles y los 9 kilómetros de carretera que conducen a Perote, la cabecera municipal. De base en el lugar, como ella misma lo describe, la secretaria de Desarrollo Social y Medio Ambiente del gobierno veracruzano, Silvia Domínguez, asegura que se invierten en La Gloria y las comunidades aledañas 5 millones de pesos en obra pública que se adicionan a recursos para fomentar la salud y la alimentación.

Las comunidades beneficiadas con la fama de La Gloria son Xaltepec, El Carmen, Totalco, Guadalupe Victoria y Zayaleta. Hasta ellas llegaron camiones cargados con materiales de construcción, víveres y consultorios móviles de la Secretaría de Salud.

Tenemos más de 30 gentes que diariamente vienen a trabajar a La Gloria, presume Domínguez y enseguida acota: pero no crean que esto fue por el escándalo de la influenza, sino porque ya todas las obras estaban contempladas en el programa de obra pública para 2009. No hay un peso ni una acción que sean improvisados.

A esta cifra se agrega el personal de las cocinas comunitarias, los tres módulos de salud y los encuestadores que empadronan a los lugareños para afiliarlos, ya sea al Seguro Popular o a los programas de beneficio social del estado.

La influenza al final de cuentas trajo algo bueno para acá, no sólo mala fama, coinciden los habitantes, quienes rechazan los gentilicios de gloriosos, glorienses o gloreños.

Somos de La Gloria, así nada más, y así ya nos conoce el mundo entero, presumen los más ancianos. Varios de ellos narran como anécdotas las entrevistas dadas a CNN, Televisión Española y hasta la árabe Al-Jazeera.

Ya nos vieron por todos lados en la televisión, alardean chicos y grandes, que recurren al antiguo refrán de que no hay mal que por bien no venga.

A diferencia de la semana pasada, el centro de salud administrado por el DIF estatal y la clínica rural del Instituto Mexicano del Seguro Social hoy rebosan de medicamentos y galenos que elaboran recetas en equipos de cómputo y surten las recetas completas.

Es el primer mundo para La Gloria, donde, de colofón, el alcalde de Perote, Guillermo Franco, mandó colocar en los accesos y la plaza principal más letreros en colores blanco y rojo con la leyenda: “Welcome to the Gloria. Free place of influenza”.