Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 10 de mayo de 2009 Num: 740

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

José Emilio: el lector está contigo
ABELARDO GÓMEZ SÁNCHEZ

Eurídice
YORGOS YERALIS

Memorable cuerpo
JOCHY HERRERA entrevista con LUIS EDUARDO AUTE

El día que el teatro perdió su magia
JOSÉ CABALLERO

La guerra perdida de Calderón
ROBERTO GARZA

Una Ajmátova de Modigliani en México
JORGE BUSTAMANTE GARCÍA e IRINA OSTROÚMOVA

Porchia: un sabio ermitaño en Buenos Aires
ALEJANDRO MICHELENA

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Depeche Mode: equivocado y en reversa

Nota inicial: Al momento de escribirse esta columna (29 de abril, 20:21 horas), los secretarios de Salud, Trabajo y Hacienda de México aparecían en televisión nacional dando parte sobre el impacto del swine flu o influenza porcina o influenza humana (espero que hoy, 11 de mayo, diez días después del verdadero hoy en el que escribo, las cosas estén mejor). Sus voces en fuga producían una música solemne, casi gregoriana.

Nota dos: Minutos antes de sentarme a escribir había puesto en un reproductor de dvd 's el más reciente videoclip de Depeche Mode, “Wrong”, incluido en la edición doble de Mute Records que contiene los 13 tracks del nuevo álbum Sounds of the Universe en versión estéreo y 5.1. Quedé tocado, impresionado por su filmación, por la sutil sugerencia de una historia en la que todo sale mal, “equivocado”. Me sorprendió que afectaran la música con los sonidos ambientales de un automóvil liberado en reversa, cuyo único ocupante yace atado, amordazado y enmascarado, destinado a un accidente que se cocina con angustiosa lentitud, sin que nadie pueda intervenir. Sí, como una enfermedad.

Nota tres: Horas antes de ver el video de Depeche había revisado tanto la edición simple como la súper especial del mismo álbum en una tienda, pero la sencillez de la primera y el elevado costo de la segunda, en medio de una pandemia, me parecieron difíciles de digerir.

Nota cuatro: Antes de eso había bebido un café lechero. Previamente me había terminado un coctel Vuelve a la vida mientras la televisión del restaurante ponía el viejo tributo a Freddie Mercury en Wembley, con la participación de James Hetfield de Metallica (a ver si no cancelan su visita a México).

Nota cinco: Un día antes había manejado cinco horas por carretera escuchando a Paul McCartney, Radiohead y a un curandero en la radio de Perote, Veracruz, llamado Christopher (daba recetas para lograr amor, trabajo y dinero). Concluimos, deslizándonos por la noche, que las melodías del ex Beatle son de una belleza que puede lastimar.

Nota seis: Horas antes me habían cancelado clases (mis alumnos de bajo), reuniones (de amigos y trabajo), conferencias (ya no fui a la Universidad La Salle de León) y hasta conciertos que tenía que dar con mi banda en las próximas semanas (adiós al FestivAlternativo de Querétaro… el Vive Latino se mueve al 27 y 28 de junio). ¿A qué quedarse en la ciudad?

Nota siete: Poco antes había visitado la redacción de este periódico y me sentí idiota con mi tapabocas. Salí y ya no me sentí idiota. En la mañana había escuchado un viejo acetato de Joni Mitchell: Mingus. Me dolía la boca por una extracción de muela. Dos días antes, en el consultorio del dentista, había escuchado a Alejandro Sanz.

Nota ocho: Una semana antes había visto una parte mínima del mentado video Wrong, de Depeche Mode, sin entender de qué iba la cosa. Creo que fue en el Canal VH1. Pero bueno, ya se sabe que ver casi cualquier canal de videos puede desatar síntomas parecidos a los de la influenza porcina, así que no quise buscarlo nuevamente. Ya aparecería.

Nota nueve: Esta es la letra de “Wrong”. Exagerando mucho diríamos que es una especie de préstamo de musas que Oliverio Girondo, Vicente Huidobro y Xavier Villaurrutia hicieron a David Gahan y Martin Gore, cantante y tecladista de Depeche Mode, dos de los más grandes alquimistas en la historia del electropop menos superficial. (¿Qué si vale la pena el disco completo? Sí.)

Wrong: “Equivocado/ Equivocado/ Equivocado/ Equivocado// Nacido con el signo equivocado/ En la casa equivocada/ Con la ascendencia equivocada/ Miré el camino equivocado/ Que condujo a las tendencias equivocadas/ Estuve en el lugar equivocado/En el momento equivocado/ Por la razón equivocada/Y la rima equivocada/ En el día equivocado/ En la semana equivocada/ Usando el método equivocado/ Con la técnica equivocada// Equivocado/ Equivocado// Hay algo equivocado en mí químicamente/ Algo equivocado conmigo inherentemente/ La mezcla equivocada/Con los genes equivocados/ He buscado los finales equivocados/ Por los significados equivocados/ Fue el plan equivocado/ En las manos equivocadas/ La teoría equivocada/ Por el hombre equivocado/ Los ojos equivocados/ Sobre la recompensa equivocada/ Las preguntas equivocadas/ Con las respuestas equivocadas//Equivocado/ Equivocado.”

Nota diez y última: Semanas antes me enteré de que Depeche Mode iba a dar un nuevo paso discográfico. La idea me motivaría a regresar a las tiendas de discos. No imaginaba, claro está, que más tarde saldría expelido de casa pensando cómo la música puede levantarnos el ánimo cuando la comunidad global yace infectada, aterrorizada, luego de que un niño y un puerco, según parece, jugaran a inventar un nuevo virus… equivocado, equivocado, equivocado.