Política
Ver día anteriorLunes 18 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Critica la falta de participación ciudadana para eliminar la hipocresía por medio del voto

Llama la arquidiócesis a rechazar actos de corrupción de políticos mexicanos
Foto
Militantes del Partido Acción Nacional realizan una huelga de hambre frente a la sede del blanquiazul en protesta por la imposición de candidatosFoto Víctor Camacho
Gabriel León Zaragoza
 
Periódico La Jornada
Lunes 18 de mayo de 2009, p. 8

Ante la serie de revelaciones del pasado reciente de algunos políticos mexicanos implicados en actos de corrupción, la Arquidiócesis de México cuestionó la falta de participación ciudadana para rechazar por medio de las urnas la hipocresía y la demagogia de quienes son exhibidos una y otra vez en sus intrigas y traiciones llevadas a cabo detrás del poder.

En el editorial de su semanario Desde la Fe, destaca que en la información recientemente ventilada sobre actos de corrupción política y económica de presidentes y familiares de los mismos, no hay ninguna novedad en lo que se publica o afirma en entrevistas, “pues en realidad se trata de datos de todos conocidos.

“Lo único nuevo es que, a la distancia de los años, algunos implicados en primera línea hablan como testigos de lo que era, no un secreto a voces, sino una evidencia a plena luz del sol. Todo este pasado de corrupción, intrigas e impunidad ya lo conocemos… Lo que debe preocuparnos es nuestro presente y futuro: ¿dónde está la nueva clase política propia de los nuevos tiempos democráticos?, ¿dónde la participación ciudadana para rechazar en las urnas, de una vez por todas, a quienes tanto daño han hecho a esta sociedad con sus prácticas de corrupción y fraude?”

¿Hasta cuándo se permitirán hipocresía y demagogia?

¿Hasta cuándo seguirá la sociedad mexicana permitiendo la hipocresía y la demagogia de quienes son exhibidos una y otra vez en sus intrigas y traiciones detrás del poder?, preguntó la Iglesia.

En el editorial del semanario católico titulado ¿Y la ética dónde está?, expone que en medio de este ruido y de esta polvareda sobre asuntos tan antiguos y tan nuevos, debemos preguntarnos como sociedad: ¿en todo esto, dónde hemos dejado la ética? Un pueblo con principios, valores e ideas no puede seguir construyendo su futuro sobre las mismas arenas movedizas; necesitamos una mayor exigencia y compromiso, y no sólo lamentaciones por un pasado oscuro. En estos tiempos de democracia necesitamos de una ciudadanía más comprometida, veraz y participativa.