Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 1º de junio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presuntos desvíos de recursos y fallas en la construcción, entre algunas de las irregularidades

Sede del Inmegen, inconclusa ante sinfín de anomalías en las obras

Director administrativo, inhabilitado

El inmueble que se terminaría en 2007 lleva avance de 85%

Foto
El director general del Inmegen, Gerardo Jiménez, Guillermo Soberón y el entonces titular de Salud, Julio Frenk, durante la colocación de la primera piedra de la sede del instituto, el 26 de septiembre de 2005Foto Roberto García Ortiz
Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de junio de 2009, p. 42

Durante un año estuvo parada la construcción del edificio del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) a causa de deficiencias administrativas, irregularidades y presuntos desvíos de recursos ocurridos en 2006 y 2007, por 466 millones de pesos, los que equivalen a 25 por ciento del presupuesto destinado a este fin.

Las auditorías del órgano interno de control (OIC) del instituto y las revisiones de la cuenta pública de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de esos años, encontraron lo anterior. En particular la ASF solicitó aclaraciones sobre el ejercicio de 323.5 millones de pesos en 2006 y 142.8 millones correspondientes a 2007.

En 2005, el gobierno federal asignó mil 739.8 millones de pesos para la construcción del Inmegen, el undécimo Instituto Nacional de Salud, concebido para el desarrollo de investigación científica de excelencia en el área de la medicina genómica.

Como resultado de la investigación ordenada por la ASF y el Órgano Interno de Control, el director del Inmegen, Gerardo Jiménez Sánchez, aseguró que detectó irregularidades e inconsistencias incluso mayores a las que le fueron notificadas. Aunque no precisó la información, porque forma parte de los procedimientos administrativos y judiciales en curso en contra de funcionarios y contratistas, señaló que de todo se ha informado a la junta de gobierno del instituto y se ha procedido con todo rigor.

En entrevista, reconoció que, entre las deficiencias, algunas tenían que ver con la calidad del trabajo realizado en la obra o con el tiempo que les llevó efectuarlo. También hubo irregularidades en los procedimientos de pago. Sin embargo, dijo, todo el dinero ejercido hasta ahora, se aplicó a la obra, por lo que no existen desvíos.

No obstante, información de la Secretaría de Salud (Ssa) asegura que las auditorías del OIC encontraron desde anomalías en los procesos de adjudicación, contratación, control, ejecución, pago y entrega del proyecto, hasta obra pagada en demasía o antes de que fuera realizada, y pagos indebidos.

También se detectaron irregularidades en bitácoras, deficiencias en los registros contables y aumento en el costo de la obra.

Al respecto, Jiménez Sánchez explicó que el monto asignado, mil 739 millones 805 mil pesos, no se ha movido hasta ahora, aunque reconoció que debido al retraso en la construcción seguramente se necesitará un poco más por el incremento en el costo de algunas cosas.

De esa cantidad, mil 473 millones 875 mil pesos provinieron de la administración federal, mientras 266 millones le fueron asignados al Inmegen del fideicomiso de impuestos al tabaco, el cual estuvo vigente en el gobierno de Vicente Fox.

Jiménez Sánchez descartó que haya habido mal uso de 30 millones de pesos, provenientes del fideicomiso. La ASF señaló falta de tramitación de las adecuaciones presupuestarias por este monto. Lo que pasó, dijo, es que hubo una omisión en su registro en los estados financieros, pero se corrigió y se comprobó que se ejercieron como estaba previsto, y lo que no se utilizó se devolvió.

De acuerdo con la revisión de la cuenta pública de 2006, realizada por la ASF, en la construcción del edificio del Inmegen, que se inició en septiembre de 2005 y estaba previsto concluir dos años después, se encontró incumplimiento en la amortización de anticipos por 9 millones de pesos; falta de instalación de un equipo de investigación con valor de 13.7 millones; omisión de reintegro de 55.5 millones de pesos a la Tesorería de la Federación; pagos improcedentes o en exceso por 44.9 millones de pesos; obra pagada o prestimada por 195.1 millones, así como trabajos deficientes de soldadura por 5.2 millones de pesos.

Jiménez Sánchez aseguró que se han atendido tres cuartas partes de esos señalamientos y en algunos casos, donde se comprobó la irregularidad, se procedió a la corrección. En otros más, donde no hubo arreglo con los contratistas, el Inmegen inició los procedimientos administrativos e incluso penales correspondientes.

Sin embargo, en la revisión de la cuenta pública de 200, la ASF encontró nuevas irregularidades, entre ellas un sobrejercicio de 78.17 millones de pesos; se presentaron deficiencias en la bitácora de la obra; falta de amortización de los anticipos por 21.1 millones de pesos; carencia de soporte del pago de conceptos extraordinarios por 13.6 millones de pesos; mala calidad en diversos trabajos; deficiencias en la ejecución de elementos estructurales, y convenios modificatorios superiores a 25 por ciento del valor de los contratos.

El director del Inmegen comentó que de esta última auditoría todavía no ha recibido la información completa, pero también se responderá y aclarará lo que sea necesario, aseguró. Por lo pronto, la Secretaría de la Función Pública ordenó la inhabilitación por 10 años del director de administración del instituto, Mario Campesino.

Jiménez Sánchez explicó que en el proceso de construcción del edificio se contrató a una empresa que llevaba la gerencia y supervisión; había un residente asignado por la Ssa que se encargaba de revisar lo que hacía la gerencia y de ahí se pasaba al director de Administración. Entre las irregularidades se encontró que algunas de las estimaciones no correspondían con los montos ejecutados.

Con la finalidad de evitar nuevos problemas, la junta de gobierno del Inmegen determinó crear un comité interinstitucional especializado, el cual se hará cargo de la supervisión de la obra. Está presidido por el director general de Infraestructura Física de la Ssa. Jiménez indicó que la obra tiene un avance de 85 por ciento y estará concluida dentro de un año.

También cuestionado sobre presuntas fallas estructurales en el edificio del Inmegen, comentó que expertos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM hicieron una revisión en 2007 y determinaron que había deficiencias en las conexiones entre vigas y columnas, lo que él explicó como nodos que cuando se juntan tienen que estar rellenos de algún material, y no lo estaban.

Los ingenieros encontraron que los huecos en dichas conexiones podían ocasionar problemas y a largo plazo poner en riesgo la seguridad y durabilidad del inmueble.

Jiménez aseguró que las deficiencias señaladas se corrigieron con cargo a la empresa contratista. Hace apenas unos meses, por decisión del nuevo comité responsable de la obra, se hizo una nueva revisión, esta vez por el experto en estructuras, el cual es el mismo que hizo el diseño para la construcción.

En su dictamen del 26 de marzo de 2009, concluyó que la estructura del inmueble es segura y dice que por resistencia los elementos cumplen perfectamente, a pesar de que existen deformaciones de las vigas de 28 metros por alrededor de 4 centímetros, las cuales ocurrieron en el proceso constructivo. El experto hizo algunas recomendaciones de orden técnico, que de acuerdo con Jiménez Sánchez serán atendidas puntualmente.