Ciencias
Ver día anteriorSábado 6 de junio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Decir que somos más proclives a ciertas enfermedades puede causar racismo: Rosaura Ruiz

Alertan sobre el mal manejo de la información del genoma mexicano

Herencia no es destino; hay otros factores que contribuyen al desarrollo de ciertos males, dijo la presidenta de la AMC

Exhortó a los investigadores a ser claros en el análisis del papel del entorno

Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Sábado 6 de junio de 2009, p. 2

La presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), Rosaura Ruiz Gutiérrez, alertó sobre el mal manejo de la información en torno al genoma de los mexicanos, pues abordarla desde los términos en que se ha hecho –que los mexicanos somos propensos a varias enfermedades debido exclusivamente a los genes– puede causar una connotación racista.

Durante la mesa redonda La genómica humana: su aplicación en la salud, indicó que la información sobre este tema debe presentarse con absoluta responsabilidad ética, pues el ambiente, la cultura y la educación también contribuyen a la expresión del gen.

En el mismo sentido, Rubén Lisker, director de investigación del Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, precisó que en lugar de hablar de genoma mexicano, se debe plantear que se trata del resultado científico de una muestra de la población.

En esta mesa de debate, expertos en genoma coincidieron en señalar que con el propósito de evitar malos entendidos e inclusive discriminación, el mapa genómico de los mexicanos, desarrollado por el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), debería definirse como mapa de haplotipos básicos de la población mexicana, a fin de expresar que no sólo los genes contribuyen al desarrollo de algunas enfermedades.

Lucro, otro riesgo

Ruiz Gutiérrez subrayó que el determinismo genético es un peligro, por lo que exhortó a los científicos involucrados en este tipo de investigaciones a ser claros en el análisis del papel del ambiente en la expresión de los genes.

No podemos olvidar que, aunque los genes sean heredados, no son necesariamente los caracteres asociados con ellos (los causantes de enfermedades); los factores ambientales son indispensables para la expresión de un gen y para el desarrollo del carácter; herencia no es destino, señaló.

Entrevistada al término de la sesión, aseveró que cuando los especialistas hablan de los genes de obesidad, diabetes, hipertensión o cáncer, también deben explicar que hay otros factores que propician estos padecimientos. Aun cuando se tenga ese tipo de genes no necesariamente se desarrollarán dichas enfermedades.

Explicó que un mal manejo de los avances en genética puede fomentar el lucro. Cuando exista la posibilidad de que cada individuo tenga su propio genoma, esa información podría ser utilizada por compañías de seguros, al aseverar que esa persona tiene genes de hipertensión o cáncer, y castigar las cuotas; eso sería muy grave, además esa justificación sería falsa, explicó.

Por ello, resaltó que es indispensable que todas las instituciones de investigación médica cuenten con un departamento de bioética, a fin de manejar con absoluta responsabilidad todos los avances en la materia.

En tanto, el director del Inmegen, Gerardo Jiménez Sánchez, indicó que el mapa de haplotipos básicos de la población mexicana no es la panacea ni el primer paso, sino parte continua de la investigación científica.

Sin embargo, defendió el proyecto de ese instituto, ya que se trata de una contribución precisa en el continuo de la historia de la investigación genética y genómica en nuestro país.

Para David Romero Camarena, director del Centro de Ciencias Genómicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, los recientes avances de la medicina genómica han generado posiciones que van desde el optimismo delirante hasta la depresión retumbante, frente a lo cual propuso una postura moderada, que reconozca el valor de invertir en técnicas y metodologías genómicas.