Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 7 de junio de 2009 Num: 744

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La fiesta de la cultura
ROMÁN GUBERN

Tiempo de transición
ALFONSO GUERRA

Joseph Renau: Yo no he esperado, he vivido
ESTHER ANDRADI

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Sarta de Bastardos

Hace poco un lector nos escribió reclamando atención hacia el hip hop y el reggaetón. Cosa curiosa para un suplemento como éste, da gusto que mucho de su eco provenga de melómanos jóvenes interesados en horizontes sonoros alejados al “cultismo”. Así pues, el mensaje nos vino bien porque llevábamos tiempo buscando un pretexto que nos impulsara a escribir sobre estos géneros que, justificaciones aparte, nos cuestan trabajo por dos razones típicas de nuestra actualidad: a) la simpleza de sus ritmos, b) la mala calidad de sus letras.

Es verdad, por otro lado, que no se debe generalizar. Sólo hace falta un clavado a internet para descubrir artistas valiosos, desatendidos por el mainstream mexicano; sin embargo, muchas veces no alcanzan ni el tiempo ni las ganas para investigar, y si a ello sumamos que los grupos no saben salir a flote por sus propios medios, al final resulta complicado encontrarse con ellos. En tal sentido quisiéramos señalar a Tres G, sello discográfico y colectivo avecindado en Monterrey que lleva nueve años ampliando sus actividades hacia la producción de conciertos de rap en el marco del Festival del Barrio Antiguo, hacia la apertura de espacios para otros aspectos de la cultura hip hop, como el graffiti, y hacia la participación de sus miembros en encuentros, conferencias y festivales de poesía urbana a lo largo y ancho del país.

Entre sus proyectos –no todos del norte– sobresalen Menuda Coincidencia, Quid Comba, Bocafloja, Altavoz y Skool77. La mayoría con lengua filosa y compromisos estéticos bien diferenciados, valen la pena como no sucedía desde que el viejo Control Machete y sus rémoras nos tomaran por asalto en los años noventa. Colectivo dentro del colectivo, La Sarta de Bastardos es un combo que reúne a muchos de los artistas antes mencionados, combinando no sólo sus rimas sino sus formas de samplear y scratchar (tomar ritmos o fragmentos de piezas preexistentes en discos de vinil para intervenirlas con mezcladoras y e interrupciones manuales).

Atletas de un léxico realmente extenso, los Bastardos tienen sentido del humor, se apoyan los unos a los otros y presumen una conciencia metalingüística admirable, hablando sobre “vocablos”, “diptongos”, “vocales y consonantes”, sustancia que puede disfrutarse –si el lector quiere inyectarle un entretenimiento distinto a este domingo– visitando myspace.com/3gproducciones y descargando gratuitamente sus últimos discos: Quid Comba, Obús. Menuda Coincidencia, Ai con permiso. Altavoz, Fugiti-Voz . Skool77, Hasta luego. Y Bocafloja, A título personal.

Destacará en los oídos de quien se atreva a escucharlos la interesantísima voz de José Miguel Soto (Menuda Coincidencia), seguidor del estilo Eminem. Favorito nuestro en este nuevo frente norteño, el surrealismo caricaturesco que alcanza sobre beats bordados a músicas de jazz, bossa, klezmer y otras más, se ve enfatizado por métricas creativas, superiores a las de sus colegas. Aquí ejemplos de “Sin enganche”, una de sus mejores piezas: “El costo de la materia, materia es. Bendita moneda, el mejor juez. Es oferta y demanda. Que no te suene raro. Inscríbete a la tanda. No es conveniente el paro… Indispensable requisito, una Visa Master Card para comprobar que has sido un buen chico… Defiende tu cuartelito, no te dejes embaucar, las puertas de par en par son el negocio del merolico… Auto-abanderados, benefactores enfocados en crear deudores, así pasa en lo micro y en lo macro, yo por lo pronto escupo sobre su sistema sacro.”

Bocafloja, el conjunto más reconocido de todos, por su lado, goza de una producción grandilocuente y poderosa que sabe aprovechar las carencias rítmicas de la voz subrayando ideas socialmente importantes. Grupo inteligente, su compromiso político saca chispas sobre música disco y sonidos retro. Quid Comba, por su lado, apuesta al funk y el soul en plan más minimalista, con una mayor contención y claridad vocal. Igualmente, su pluma brilla. Finalmente, Altavoz nos parece el hermano menor. Careciendo de mayor actitud y confianza en su interpretación, olvida el pulimentado de muchas sentencias. Pero fluye.

Para terminar y por falta de espacio, diremos que el reggaetón, nacido en Puerto Rico, seguro tiene grandes exponentes escondidos en la red. Sin embargo, lejos de los poco apreciables Daddy Yankee, Ivy Queen, Wisin y Yandel, Don Omar y Tego Calderón, situamos al dúo Calle 13 como nuestra apuesta. Se trata de una talentosa dupla que ha sabido ganarse el respeto de propios y extraños gracias a versos como: “Aprendí que mi pueblo todavía reza/ porque las putas autoridades y la puta realeza/ todavía se mueven por debajo de la mesa./ Aprendí a tragarme la depresión con cerveza./ A mi patrón yo lo escupo desde las montañas/ y con mi propia saliva enveneno su champaña.”