Política
Ver día anteriorViernes 12 de junio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Esmeralda Matiella Mendoza y José Manuel Matiella Urquídez recibían $496 mil al mes

El gobierno de Sonora pagaba el alquiler de la bodega siniestrada

Es la primera noticia que tengo, afirma el procurador de Justicia, Abel Murrieta Gutiérrez

Ulises Gutiérrez Ruelas
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 12 de junio de 2009, p. 3

Hermosillo, Son., 11 de junio. El gobierno estatal pagaba a María Esmeralda Matiella Mendoza y José Manuel Matiella Urquídez 496 mil 47.48 pesos mensuales de renta por el edificio de tres naves intercomunicadas dentro del que se ubicaban la guardería ABC –que se incendió la semana anterior en hechos que propiciaron la muerte de 44 niños– y dos bodegas de la Secretaría de Hacienda estatal.

Desde el sábado pasado, el gobernador Eduardo Bours reconoció que se rentaban al mismo dueño dos de las bodegas donde se inició el fuego el viernes anterior, al igual que lo hacían las esposas de los funcionarios del gobierno de Sonora que estaban al frente de la guardería ABC.

Este jueves, la corresponsalía de La Jornada preguntó al procurador Abel Murrieta Gutiérrez si tenía datos de que el propio gobierno estatal pagaba la renta de las tres naves de la bodega, como se indica en la página de Internet del gobierno sonorense (www.sonora.gob.mx). Ésta es la primera noticia que tengo, replicó.

Por otra parte, el procurador Abel Murrieta comentó que el dueño de la bodega ya está citado, sabemos que se encuentra fuera de la ciudad, pero estaremos insistiendo para su presentación. Dijo estar inconforme con declaraciones de personal de la Procuraduría General de la República (PGR) de que no hay delitos graves que perseguir en esta tragedia, pues a su ver eso sólo se determinará hasta que concluyan las investigaciones en que participan peritos en electrónica, en ingeniería civil y en combate de incendios.

Seguramente va a haber responsables, porque ya se advierten negligencias, tanto en el inicio como en la operación de la guardería, pero no sabemos de qué dimensiones o incluso si algunas de ellas pudieran haber sido intencionales, que es una de las preguntas que de antemano tienen la sociedad y ustedes en lo personal; también si hubo corrupción o qué fue lo que hubo, pues eso cambiaría el curso de toda la investigación, indicó.

Según fuentes consultadas, en el gobierno de Sonora han trabajado funcionarios de apellido Matiella, como el de los propietarios de la bodega, pero habrá que esperar el final de las pesquisas para ver si la autoridad estatal finca responsabilidad o no sobre tráfico de influencias.

El procurador Murrieta Gutiérrez presentó, acompañado por el delegado estatal de la PGR, Martín Godoy Castro, el segundo avance de las investigaciones por la muerte de 44 niños en el incendio de la guardería ABC, subrogada por el IMSS a particulares. El funcionario indicó que las salidas de emergencia de la estancia infantil estaban mal configuradas y las empleadas del lugar trataron de utilizarlas. La primera llamada de emergencia la recibió el 066 a las 14:54 (del viernes 5). La versión de los que estaban en el interior coincide con lo que han determinado los peritos: dos mujeres que estaban en la cocina señalan que escucharon un ruido como si fuera un goteo sobre el falso techo, el plafón, pero pensaron que era un animal, indicó Murrieta.

Señaló que, enseguida, las mujeres empezaron a detectar que se colaba humo por las esquinas del plafón, por lo que intentaron ir a una salida de emergencia cercana a la bodega del gobierno de Sonora donde se inició el fuego. La puerta sí se abrió, pero con muchas dificultades; dicen (las empleadas de la guardería) que no podían abrirla porque ya había un flujo de aire caliente hacia el exterior, haciendo presión sobre la puerta que se abría para adentro, expuso el procurador de Justicia.

Dijo que luego de muchos esfuerzos, las trabajadoras abrieron la puerta y exploraron el exterior para ver cómo sacarían a los niños, y la puerta se cerró de inmediato por el aire caliente, de tal manera que quedó prácticamente sellada y no se le pudo abrir de nueva cuenta, lo que se hubiera evitado si, como es norma para las salidas de emergencia, la apertura fuera hacia el exterior.

Ante la imposibilidad de volverla a abrir optaron por irse a la puerta de enfrente; también ya declararon trabajadoras que estaban en otras áreas y todas dicen que no se percataban de ningún incidente, hasta que en forma simultánea se dieron cuenta del ingreso de humo por la pared que da al lugar del almacén de Hacienda, afirmó.

Entonces, una encargada de los niños gritó que había fuego al lado de la guardería, por lo que la directora, Diana Judith Jiménez Peralta, activó desde su oficina una alarma para que iniciara el desalojo de los niños.

Indicó que la directora, quien permanece hospitalizada con quemaduras en 30 por ciento de su cuerpo, pudo entrar en más de una ocasión a la estancia infantil una vez iniciado el fuego, para rescatar a menores.