Política
Ver día anteriorViernes 19 de junio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Nuevo proceso en Los Ángeles; si se comprobara que mintió en 2007 sería acusado de perjurio

Norberto Rivera podría enfrentar pena de cárcel

Abogado de la defensa descalifica la denuncia y afirma que ahora sí presentarán contrademanda

Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Viernes 19 de junio de 2009, p. 19

Si en el nuevo proceso judicial se comprobara que el cardenal Norberto Rivera Carrera mintió en las declaraciones que hizo en 2007 para encubrir los abusos sexuales cometidos contra menores por el sacerdote Nicolás Aguilar Rivera en los años 80, el también arzobispo primado de México podría ser condenado por el delito de perjurio, aseguró el abogado José Bonilla, integrante y fundador de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés).

En conferencia de prensa en la que se dieron detalles de la nueva demanda civil interpuesta ayer ante la Corte Superior de Los Ángeles, California, por un ciudadano estadunidense en contra de los cardenales Rivera Carrera y Roger Mahony, el litigante expuso que el delito de perjurio es considerado grave en California y, por lo tanto, la pena es cárcel. No obstante, hizo hincapié en que esta situación dependerá de lo que determine el fiscal de distrito.

La persona que miente en un juicio puede ser sujeta a acciones de tipo penal por perjurio, pero eso dependerá del fiscal de distrito de Los Ángeles. Así que sí podría derivar en cárcel para Rivera, si se comprueba el perjurio, y este es un delito grave en Estados Unidos.

Al respecto, Armando Martínez Gómez, presidente del Colegio de Abogados Católicos, descartó que el cardenal haya cometido perjurio, porque él tiene unos votos que le impiden mentir, así que el perjurio no cabe ni en la mente ni en el actuar del cardenal, porque es una persona ética, y con su ejemplo da testimonio de ello, aseguró.

En entrevista, Martínez Gómez también calificó esta demanda de una vacilada, y advirtió que si la vez pasada a los denunciantes les salió barato el teatrito, en esta ocasión no será así, pues habrá una contrademanda por daño moral y perjuicio, así como por costos judiciales.

El litigante expresó que ya les dimos una buena lección, en relación con el juicio anterior interpuesto ante esa misma corte, pero por Joaquín Aguilar, actual director de SNAP, el cual fue desechado por el juez Elihu Berle, quien expuso que esa corte no tenía competencia para conocer de un delito que habría ocurrido en territorio extranjero (México).

El abogado señaló que si una vez actuaron con caridad y no contrademandaron, ahora no será lo mismo. Les ganaremos, y cada peso que hagan gastar en la defensa lo pagarán con creces; lo que busca esta gente es más dinero, porque las demandas civiles son monetarias; no les interesan las supuestas víctimas, sino el dinero. Cabe señalar que ya hubo una indemnización a víctimas por parte de la arquidiócesis de Los Ángeles.

Hugo Valdemar, vocero de la arquidiócesis de México, dijo que el cardenal es un ciudadano mexicano y por tanto responde a las leyes mexicanas, y añadió que este teatro no nos espanta en lo más mínimo, porque, como la vez pasada, no tiene ningún sustento.

Aidé García, de Católicas por el Derecho a Decidir, habló de la incongruencia de la Iglesia católica, la cual por un lado llama a la justicia y por otro no resuelve problemas en el interior de la institución; estamos hablando de unos 100 menores víctimas de abuso en México y EU por dicho sacerdote.