Cultura
Ver día anteriorMiércoles 15 de julio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Encargan a Santiago Carbonell obra para marcar el bicentenario de la Independencia

Inauguraron el mural que Rafael Cauduro pintó en el recinto de la Suprema Corte

Ante el clamor de las personas por justicia, no es momento de celebrar, dice a La Jornada

Foto
Otro fragmento de la obra muralística de Cauduro, emplazada en la sede del máximo tribunalFoto Carlos Ramos Mamahua
Foto
Fragmento del mural La historia de la justicia en México, de Rafael CauduroFoto Carlos Ramos Mamahua
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Miércoles 15 de julio de 2009, p. 5

Un nuevo mural será realizado en la sede de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con el propósito de marcar el bicentenario de la Independencia, según anunció ayer el ministro presidente del máximo tribunal, Guillermo Ortiz Mayagoitia.

La creación de esa obra, la cual se espera que esté lista en menos de un año y que será emplazada en la tercera planta del recinto, fue asignada al pintor de origen español Santiago Carbonell, quien tendrá como eje temático los caminos de la justicia en México durante 200 años.

Con dicho trabajo se incrementarán a cinco los murales realizados en las instalaciones de la SCJN durante la segunda mitad de esta década, luego de la serie de cuatro que, con el tema de la historia de la justicia, fueron encargados a los artistas Luis Nishizawa, Leopoldo Flores, Ismael Ramos y Rafael Cauduro.

Durante la inauguración del cuarto y último mural de esa serie, el creado por Cauduro, Ortiz Mayagoitia anunció la creación de quinto, con el cual, sostuvo el ministro presidente, daremos por terminada la vocación muralística de la SCJN.

La ceremonia tuvo lugar en el vestíbulo principal de la Suprema Corte y asistieron el titular de la Secretaría de Educación Pública, Alonso Lujambio; la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, y los ministros José Ramón Cossío Díaz y Mariano Azuela.

De igual manera acudieron, como invitados especiales, la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, María del Carmen Alanís, y el maestro Cauduro.

Realidad por superar

Respecto de la obra de Rafael Cauduro intitulada La historia de la justicia en México, Ortiz Mayagoitia subrayó que en ella se nos recuerda que la lucha por la dignidad de la persona y la abolición de la fuerza ilegítima es una batalla de la democracia constitucional.

Foto
El artistaFoto Carlo Ramos Mamahua

El mural que inauguramos denuncia una desagradable realidad que no debe seguir siendo parte de nuestro paisaje. Es la visión del autor que nos reta a que estas escenas desaparezcan para siempre de nuestro país; para que permanezcan como imágenes, pero no como vivencias, agregó.

La visión aguda del maestro Rafael Cauduro retrata el presente y queda en manos de los mexicanos, de todos los mexicanos, que las próximas generaciones vean en él una realidad que fuimos capaces de superar y no el legado que les quisimos dejar.

De 290 metros cuadrados, distribuidos a lo largo del cubo de los tres niveles de la escalera surponiente de la sede de la SCJN, esa obra consta de ocho piezas o paneles en los que el creador plasmó siete crímenes mayores, entre ellos la tortura, el homicidio, la represión, el secuestro y la violación.

Visión crítica del pintor

En breve entrevista al término de la ceremonia, Rafael Cauduro explicó que para él resultaba indispensable plasmar una visión crítica de la justicia, ante las circunstancias que marcan la vida del país y el mundo hoy día.

Era importante esa visión crítica, sobre todo porque es la materia prima de la justicia. Es decir, realmente la justicia existe porque existen los crímenes. Entonces, en estos momentos en que el clamor de las personas es por la justicia, no era momento de celebraciones, y sí de meditación. Por eso puse estas imágenes, indicó el pintor.

Este mural es una invitación a la meditación sobre la injusticia, sobre los errores de la justicia, sobre qué le da forma a la justicia, que es precisamente el crimen; y es una meditación que está hecha para que permanezca. Me encantaría que sucediera lo que el ministro Ortiz Mayagoitia dijo sobre que ojalá todas estas imágenes, dentro de unos años, sean simplemente un anecdotario del pasado.