Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 20 de agosto de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El gobierno debe aplicar programas para prevenir enfermedades degenerativas, detalla

Diabetes y obesidad, responsabilidades del Estado y la industria alimentaria: Ssa

Señala subsecretario que las comercializadoras tienen que evitar los ingredientes que engordan

José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Jueves 20 de agosto de 2009, p. 37

En los problemas del binomio diabetes-obesidad, primera causa de muerte en el país, las responsabilidades atañen fundamentalmente al Estado y a la industria alimentaria, indicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández Ávila, quien descartó así la falsa premisa de que individuos o enfermos son los principales culpables.

Al inaugurar la Expo Cumbre Mundial de Diabetes, Obesidad, Nutrición y Problemas Cardiovasculares, el funcionario resaltó que el sobrepeso es uno de los principales problemas de salud pública que enfrenta México, en el cual la industria alimentaria debe colaborar para reducir los riesgos.

Detalló que en el problema de la obesidad el Estado tiene la responsabilidad de aplicar políticas públicas y programas de prevención para fomentar la buena salud entre la población, mientras que la industria alimentaria debe reducir los ingredientes que fomentan el exceso de peso entre los consumidores.

Luego de precisar una larga lista de padecimientos originados por la obesidad, en la que aparece de manera preponderante la diabetes, anunció que la Secretaría de Salud inició una intensa campaña nacional, que se mantendrá hasta febrero próximo, para la detección oportuna de esa enfermedad.

De acuerdo con cifras oficiales, la diabetes es la primera causa de incapacidad prematura al ocasionar ceguera, insuficiencia renal y amputaciones, Además, el binomio obesidad-diabetes representa el reto más importante que enfrenta el sector salud, ya que significa un gasto en atención de cerca de mil 500 millones de pesos, es una de las 10 principales causas de hospitalización en adultos y ocasiona cada año 70 mil muertes prematuras.

Hernández Ávila insistió en la responsabilidad del gobierno y de la industria alimentaria, en la que debe existir también la participación ciudadana. De ahí que sea importante trabajar en lograr sinergias y ofrecer a la población oportunidades de cambio para la adopción de una nueva cultura de la salud.

Ante médicos, representantes de laboratorios y pacientes, el subsecretario de Salud advirtió que la diabetes y la obesidad se presentan en todos los extractos socioeconómicos, lo que es un peso importante para las familias, los gobiernos y la sociedad.

El funcionario alertó que los riesgos para la salud crecen de manera proporcional con cada kilogramo que la persona aumenta de peso. Así, la prevalencia de obesidad, principal factor de riesgo para la diabetes y sus complicaciones, se ha incrementado en todo el mundo y México no es la excepción.

El funcionario mencionó lo complejo que es mantener la salud en momentos de crisis económica, ya que es muy probable que las personas dejen de comprar medicamentos, con el deterioro a la salud correspondiente.

Explicó que el programa de prevención del gobierno consistirá en ofrecer acciones de salud y estudios de laboratorio, con equipo de la más alta tecnología y personal médico capacitado, para detectar a personas con riesgo de desarrollar enfermedades crónico-degenerativas y sus complicaciones.

Las personas podrán acudir a cualquiera de las 30 unidades de atención primaria especializadas en enfermedades crónicas degenerativas, que operan en 25 entidades del país.