Opinión
Ver día anteriorDomingo 23 de agosto de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Califica como vergonzosa la resolución de la Suprema Corte

Pide Las Abejas investigar a quienes ocultaron pruebas en el caso Acteal

Párroco de Chenalhó llama a obispos a levantar la voz ante este golpe

Elio Henríquez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 23 de agosto de 2009, p. 8

Acteal, Chis., 22 de agosto. La organización civil Las Abejas insistió en que los 20 tzotziles liberados en días pasados gracias a la resolución vergonzosa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), no son inocentes, y exigió que se investigue a quienes trataron de ocultar pruebas contra los paramilitares que asesinaron a 45 indígenas en esta comunidad el 22 de diciembre de 1997.

No sabemos si los agentes del Ministerio Público o del Poder Judicial confundieron nuestros testimonios en sus papeles, o quizá lo hicieron para preparar el camino para que la SCJN liberara a los presos, señaló Las Abejas mediante un comunicado de prensa leído este sábado durante la misa con la que se recuerda a las víctimas cada día 22 de mes, desde hace 11 años, a la que asistieron decenas de indígenas del municipio de Chenalhó.

Son nuestros hermanos tzotziles que fueron manipulados por el gobierno y aunque su culpa sea menor que la de los autores intelectuales que los utilizaron como títeres, ellos también tienen su parte, enfatizó la organización. Confió en que la verdad sobre la matanza tarde o temprano salga a la luz, aunque la quieran negar el gobierno y sus medios de comunicación.

Las recientes revelaciones del archivo del Departamento de Defensa de Estados Unidos, sostuvo, confirma lo que siempre hemos dicho y no se nos ha hecho caso: que los paramilitares que quemaron nuestras casas, robaron nuestras cosechas y masacraron a nuestros hermanos eran apoyados por la policía estatal y el Ejército Mexicano.

En la homilía, Marcelo Pérez, párroco de Chenalhó, exigió a los obispos de México que levanten su voz ante este nuevo golpe contra los indígenas de Acteal: la Iglesia es abogada de la justicia, y Dios aborrece la impunidad.

Foto
Un indígena tzotzil ora durante la misa en honor de las víctimas de la matanza de ActealFoto Moysés Zúñiga Santiago

Insistió en recordar la verdadera historia y no permitir que el gobierno y sus instituciones de injusticia y los medios de comunicación que lo sirven, traten de borrar nuestra palabra para crear su propia historia, sus propios hechos y su propia justicia.

Reprochó que la Corte diga ahora que hay que investigar a los que fabricaron pruebas contra los acusados de la matanza. Nosotros decimos que ¡no!; hay que investigar a los que trataron de ocultar pruebas contra los paramilitares y contra el gobierno que los apoyó; si los ministros siguen por ese camino, pronto van a tapar completamente a los responsables de la masacre y quizá hasta van a acabar acusando a Las Abejas de haberla inventado, advirtió.

Carlos Morfín Oteo, provincial de los jesuitas en México, consideró que la estrategia de armar grupos paramilitares para dividir a la población, que en 1997 tenía como intención fracturar el tejido social para quitarle bases al Ejército Zapatista de Liberación Nacional y dio como resultado la masacre, sigue vigente y de ella forma parte la resolución de la Corte que liberó a los 20 acusados el pasado 13 de agosto.

Dijo que ante la injusta resolución del Poder Judicial, hay que recuperar la mirada y ponerla de nuevo en nuestros mártires de Acteal, que supieron convocarnos y generar entre nosotros caminos de solidaridad; mantener viva la esperanza, pues su sangre sigue siendo semilla de cristianos, de gente de buena voluntad que se indigna con la injusticia y busca caminos de solidaridad.

Añadir un comentario