Mundo
Ver día anteriorSábado 29 de agosto de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Hará recomendaciones a Obama, informa en La Habana el gobernador estadunidense

Discutió en Cuba plan de acciones recíprocas para normalizar vínculos, dice Bill Richardson
Foto
El gobernador de Nuevo México, al llegar en La Habana a la conferencia de prensaFoto Ap
Gerardo Arreola
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 29 de agosto de 2009, p. 18

La Habana, 28 de agosto. El gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, informó hoy a la prensa que discutió aquí con autoridades cubanas un plan de acciones recíprocas para normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y que reportará su viaje y hará recomendaciones al presidente Barack Obama.

Richardson concluyó una estancia de cinco días en la isla sin hablar con los hermanos Castro, pero dijo que apreció un ambiente muy bueno, el mejor que he visto en muchos años, para arreglar el conflicto de medio siglo y que su viaje fue muy productivo.

Muy cauto y buscando precisión en la mayoría de sus respuestas, el veterano negociador demócrata dijo que vino a Cuba como gobernador de Nuevo México, no como representante de la administración Obama.

Además, subrayó que no es necesario un enviado especial de Washington para Cuba y que no cree que él mismo vaya a tener un papel en el proceso. Es asunto del Departamento de Estado.

Richardson habló dos veces con Ricardo Alarcón, líder del Parlamento, experto en las relaciones con Estados Unidos e integrante del poderoso Buró Político del Partido Comunista.

Formalmente no fueron reuniones entre gobiernos, pero sí el contacto de mayor rango político que hayan tenido ambos países durante la gestión de Obama.

Richardson advirtió que cualquier solución tomará tiempo y será difícil: Cincuenta años de mala relación no se pueden resolver en un año. Pero agregó que Alarcón le dijo que los cubanos están considerando el plan.

El plan consiste en que, antes de entrar a temas de fondo, como el bloqueo económico y la base naval de Guantánamo, las dos naciones tendrían que dar pasos humanitarios: Estados Unidos debería poner en práctica las medidas anunciadas por Obama en abril pasado (como la liberación de viajes y las remesas de los cubanos emigrados), permitir los intercambios deportivos, culturales, científicos, académicos y de negocios, así como los viajes de los estadunidenses a la isla.

Cuba debería eliminar las restricciones burocráticas y las altas tarifas que frenan los viajes de sus ciudadanos a Estados Unidos, aceptar una propuesta de Washington para que tengan mayor movilidad los diplomáticos de ambos países e iniciar un diálogo informal con los cubanoestadunidenses.

Richardson evitó responder directamente a una pregunta sobre quiénes exactamente serían los interlocutores de La Habana entre la emigración cubana en Estados Unidos, pero reconoció que antes de venir a la isla se reunió con sus amigos de esa comunidad que están en la política.

Aceptó que con Alarcón habló de la propuesta cubana de intercambiar opositores presos en la isla por los cinco agentes cubanos encarcelados en Estados Unidos, pero que el énfasis estuvo en los citados pasos humanitarios.

Ahora el problema principal es que Estados Unidos tiene otras prioridades y tendría que prestar más atención a Cuba y América Latina, mientras que en la isla falta flexibilidad y debería haber más reciprocidad hacia las medidas que tome Washington, señaló el gobernador estadunidense.

Indicó que estaba muy satisfecho del alto nivel al que fue recibido aquí (un vicecanciller y otros funcionarios equivalentes, además de Alarcón).

Dijo que de antemano sabía que no hablaría con Raúl o Fidel Castro, pero que el ex mandatario le hizo llegar el jueves por la noche un mensaje personal.