Cultura
Ver día anteriorDomingo 6 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Objetos e imágenes personales, así como una selección de su obra, integran la exposición

La intimidad de Walter Reuter se revela en Una memoria lúcida

En la muestra se aprecia la singular mirada con la que retrató a los pueblos indígenas del país, subrayaron los curadores

Se presenta en el Centro Cultural del México Contemporáneo

Foto
Foto
El fotógrafo alemán siempre buscó retratar la parte bella del mexicano. Arriba, imágenes que forman parte de la muestra
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Domingo 6 de septiembre de 2009, p. 2

Facetas poco conocidas sobre la vida y el trabajo del fotógrafo Walter Reuter (1906-2005), entre ellas imágenes de su paso por la Guerra Civil española y su reclusión en un campo de concentración en Marruecos, forman parte de la exposición Una memoria lúcida, inaugurada la noche del jueves en el Centro Cultural del México Contemporáneo.

Organizada de manera conjunta con la fundación que lleva el nombre del creador de origen alemán, la muestra consta de 72 imágenes, la mitad de ellas inéditas, en las que pueden apreciarse fotografías que le fueron tomadas en diversos momentos de su longeva existencia, así como una selección de las que captó en el transcurso de su también larga y fructífera trayectoria. De igual forma, se exhiben objetos personales.

De acuerdo con sus curadores, Gloria Maldonado y Fernando Ondarza, una de las principales cualidades de la exposición consiste precisamente en conocer a través de ella detalles la vida personal del maestro, aspecto al que no era él muy afecto.

No se había hecho una muestra en ese sentido, con sus elementos de trabajo, como sus cámaras fotográficas y de cine; imágenes de su niñez y otras etapas de su vida, entre ellas las crudas situaciones que vivió en la Alemania nazi, la Guerra Civil española y de cuando fue prisionero en Marruecos, agregaron. Son elementos que nos dan una visión complementaria sobre la vida y la obra de Walter Reuter.

Un elemento más a resaltar es que, gracias a la digitalización, se presentan las imágenes en formatos mayores a los de sus dimensiones originales, lo cual permite, a decir de los curadores, una observación con mayor detalle: Estamos leyendo el trabajo del maestro en nuevas escalas, algo distinto a lo que estamos acostumbrados.

Abierta hasta fin de mes en dicho espacio del Sindicato Nacional de Trabajadores del Estado, en el contexto de Fotoseptiembre, Una memoria lúcida se divide en dos apartados: el primero, el de mayor volumen de piezas, corresponde a las imágenes de la vida personal del fotógrafo, así como las que él tomó a partir de su arribo a México, en los albores de la década de los 40 del siglo pasado.

En tanto, la segunda sección, integrada por 12 fotografías, está dedicada al tema de la educación, con imágenes de niños y jóvenes en centros escolares. La pequeña sala donde se aloja este segmento de la muestra fue ambientada con una instalación de Miguel Ángel Corona, la cual representa un salón de clases.

Uno de los aspectos subrayados por los curadores es que, vista en conjunto, en esta muestra puede apreciarse la singular mirada con la que Walter Reuter retrató el México que le tocó vivir, en particular esa vertiente antropológica que abordó con su trabajo con los pueblos indígenas, de los que plasmó aspectos de las comunidades, las fiestas, el trabajo y la vida cotidiana.

Asimismo, hay un especial homenaje a las mujeres: Era un hombre que se sentía profundamente atraído por la belleza, el trabajo y el espíritu femenino, agregan Maldonado y Ondarza, quienes destacan la admiración que el fotógrafo profesó en su trabajo por México y los pueblos indígenas.

Por la situación de vida que le tocó, primero en la Alemania nazi, y posteriormente en la España de la Guerra Civil, se siente confortado cuando llega a México, país que lo recibe y le da paz, puntualizan.

Nunca retrató en México gente o situaciones indignas, sino que siempre buscó captar la parte positiva y bella del mexicano. La miseria humana, sostenía, ya la había retratado en Europa, en Alemania.

Además de la exposición, en breve aparecerá el libro Walter Reuter, el viento limpia el alma, integrado por una entrevista con el fotógrafo y textos de Michel Lefebvre, John Mraz y Lluis Rius, así como por más de 200 imágenes.

También, el Centro Cultural del México Contemporáneo (ubicado en Leandro Valle 20, Centro Histórico) dedicará todo este mes a rendir homenaje al fotoreportero, entre otras actividades con una mesa redonda, el 10 de septiembre, y la puesta en escena de La casa de Bernarda Alba, proyecto en el que Walter Reuter trabajó en su época al lado de Federico García Lorca.