Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 7 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Denuncian desabasto de medicamentos y carencia de instrumental y equipos de laboratorio

Traumatología de Magdalena de las Salinas, en el abandono: trabajadores
Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Lunes 7 de septiembre de 2009, p. 40

El hospital de traumatología de la unidad médica de alta especialidad (UMAE) Magdalena de las Salinas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene serias irregularidades, según documentos que hicieron llegar a La Jornada trabajadores del organismo.

Dichas anomalías van del desabasto de insumos –como medicamentos y material de curación– a carencias de equipos de laboratorio y deterioro del instrumental médico y hospitalario. En el área de quirófanos hay filtraciones, además de que faltan médicos en especialidades como neumología, y es insuficiente el número de enfermeras y personal de limpieza.

Sin embargo, se ha duplicado la plantilla de la alta burocracia administrativa, y el director de la UMAE gana más que un delegado estatal del instituto, de acuerdo con los documentos, hechos llegar por afiliados a la sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social.

La minuta de una visita de supervisión que realizaron directivos del IMSS, fotografías y reportes del almacén al 21 de agosto evidencian la falta de material radiológico, de curación y de aseo.

Mientras el director Rafael Rodríguez Cabrera y su grupo de asesores cobran salarios con los que se podría contratar a médicos, enfermeras y todo el personal que hace falta a esta unidad, las carencias crecen y el deterioro y la obsolescencia del hospital y el equipo son cada vez más evidentes, señaló en entrevista la dirigente de esa sección, la enfermera Beatriz Valdovinos Durán.

Señaló que el puesto de director de la UMAE es una duplicidad, ya que las funciones del mismo debiera realizarlas el titular de la delegación norte; el cargo se creó sólo para dar trabajo a los amigos del régimen

El director de esa unidad, explicó Valdovinos, tiene un sueldo base más compensaciones que superan 97 mil pesos mensuales; es decir, más de un millón de pesos de percepciones netas al año, por supuestamente realizar tareas que están también adjudicadas al delegado del IMSS de la zona.

En contraste, faltan cuatro médicos especialistas en neumología, trabajadoras sociales, seis especialistas en nutrición e innumerables enfermeras, afirmó.

La minuta de la visita de supervisión a ese hospital detalla que asistió el director de administración y evaluación de delegaciones del IMSS, Lorenzo Martínez Garza, así como asesores y la dirigencia de la sección 32.

Apunta que se constataron irregularidades en infraestructura, mantenimiento y conservación del inmueble, deterioro del equipo e instrumental médico y hospitalario, así como deficiente dotación de insumos, como material de curación.

Así, los monitores cardiovasculares de la unidad de cuidados intensivos son de hace 28 años, el sistema de aire de lavado en frío se encuentra en malas condiciones y no hay fármacos para mantener el control de la temperatura de los pacientes. Además, el equipo de atención es obsoleto e instrumental como agujas para toma de muestras son de mala calidad.

En tanto, en el laborotario, el área de hematología y química clínica no cuenta con sistema de extracción de aire ni equipos de aire acondicionado; sólo hay un microscopio, pese a que son necesarios por lo menos ocho para cubrir las necesidades de áreas de urgencias, bacterología y demás.

También se carece de equipos volumétricos, lo que afecta los resultados de las valoraciones quirúrgicas, y los reactivos que se utilizan no sirven.

En el servicio de radiodiagnóstico e imagenología, el área de interpretación es inadecuada, el material de cómputo es insuficiente y se utiliza el antiguo equipo de rayos X. No se realizan los exámenes médicos normados por la Organización Mundial de la Salud desde hace año y medio.

En el servicio de urgencias, el equipo es inservible, las camillas son insuficientes y las que hay están en malas condiciones, sin colchonetas y hasta sin barandales; entre otros faltantes, el área de reanimación no cuenta con sistema de monitoreo adecuado.

Añadir un comentario