Política
Ver día anteriorSábado 12 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Indígenas señalan a las priístas Aric oficial y Opddic, así como la Cocisel, vinculada a AN

Grupos afines a PRI y PAN, en la operación contrainsurgente para desalojar a zapatistas

Apoyados por militares, buscan tomar tierras recuperadas hace años por simpatizantes del EZLN

Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Sábado 12 de septiembre de 2009, p. 13

Ocosingo, Chis, 11 de septiembre. La violencia contra las comunidades zapatistas en el municipio autónomo San Manuel –agudizada desde agosto– obedece a una operación contrainsurgente larvado durante años.

Esta estrategia es dirigida con tres agrupaciones del PRI (las Aric oficial y Unión de Uniones, así como la Organización para la Defensa de los Pueblos Indígenas y Campesinos, Opddic) y la Coalición de Organizaciones Indígenas de la Selva (Cocisel), membrete panista de reciente aparición en el ejido Santo Tomás, donde el primero de septiembre se suscitó un ataque a los zapatistas que trabajan el predio recuperado Casa Blanca.

Como documentó el informe Tierra y territorio, del desaparecido Centro de Análisis Político e Investigaciones Sociales y Económicas (Capise, 2007), desde la ofensiva zedillista de 1995 contra los rebeldes existe una ocupación militar en forma. En San Manuel perdura con las bases militares de Río Jordán y Península. Hoy, la hostilidad antizapatista aparece en manos de campesinos paramilitarizados, abiertamente promovidos por el Ejército federal.

La base de Río Jordán ocupa tierra recuperada por el EZLN dentro de las 180 hectáreas del poblado Miguel Hidalgo, apuntaba el informe. A un costado del campamento militar se encuentra la comunidad Brasil (o Nuevo San Jacinto), donde todos son de Opddic, y tramitaron el despojo ante la Procuraduría Agraria.

Ofensiva a mano armada

Manuel Hernández Jiménez y Eusebio Hernández Pérez, dos dirigentes de Nuevo San Jacinto, estuvieron presos en 2007 con el fundador de Opddic, Pedro Chulín Jiménez. El primero se ostenta como propietario del rancho La Primavera, que también ocupa y despoja parte de Miguel Hidalgo. Según denunció la junta de buen gobierno (JBG) de La Garrucha el pasado día 3, son los mismos que proporcionaron armas a los atacantes de Casa Blanca, hace 10 días. Varios dirigentes identificados en Tierra y territorio reaparecen en la denuncia de la JBG, como Gustavo Vázquez Cruz, Jorge Jiménez Pérez y Rafael Jiménez Hernández. Amagan con estar armados desde 2006.

Con el recrudecimiento de hostilidades contra zapatistas hace cuatro años, Opddic intentó desalojarlos. Ante la imposibilidad de lograrlo, recurrieron a una nueva estrategia: la indemnización. Los de Opddic intentaron acreditarse como propietarios o ejidatarios, decía Capise. La contrainsurgencia como negocio.

Las agresiones armadas de Opddic contra pobladores de San Manuel datan de 2005. Rafael Jiménez Hernández y sus mandos Juan Pedro Lorenzo y Jorge Jiménez Pérez, de Nuevo San Jacinto, reaparecieron la semana pasada durante el ataque en Santo Tomás.

En la cañada de Las Tazas hubo cuatro posiciones militares: Rancho Península, Río Jordán, Las Tacitas e Ibarra. En 2006 y 2007 se retiraron las dos últimas. Según Capise, antes de su salida de Ibarra y Las Tacitas, elementos castrenses realizaron reuniones y visitas de varios días con pobladores y familias adversas a los zapatistas. Particularmente, los soldados de Ibarra avalaron la penetración de Opddic en toda la cañada.

Colindando con Las Tacitas y Santo Tomás se encuentran los predios recuperados por el EZLN San Alfredo y Casa Blanca, donde los zapatistas fueron atacados 10 días.

Tras el retiro militar de Las Tacitas, Opddic y las Aric sostuvieron reuniones. Lázaro Ruiz Ruiz, un dirigente de Opddic, convocó a miembros de su organización de Las Tacitas, Santo Tomás y Nuevas Tacitas para invadir San Alfredo y Casa Blanca, y tramitar la posesión legal de esas tierras.

También Francisco Villa, en tierra recuperada por el EZLN, ha sufrido invasiones y agresiones de los de Opddic de San Jacinto. Una ocasión, en 2006, los autónomos persuadieron a los invasores de retirarse, y estos solicitaron ayuda al Ejército federal. Los soldados intentaron desalojar a los zapatistas, quienes se resistieron.