Política
Ver día anteriorJueves 17 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aluvión de críticas en San Lázaro a la propuesta de gravar con 2 por ciento el consumo

Eliminar regímenes especiales daría miles de millones al gobierno: Carstens

No otorgamos beneficios fiscales, asegura

Enrique Méndez y Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de septiembre de 2009, p. 3

El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, aceptó que la Cámara de Diputados modifique los regímenes fiscales especiales como alternativa en la recaudación de impuestos. Reconoció que estos beneficios le permitirán a las grandes empresas no pagar este año 465 mil millones de pesos, equivalentes a 3.87 por ciento del PIB.

No tenemos ningún problema pero, obviamente, las decisiones no son fáciles, exigen determinaciones difíciles. Definitivamente no estamos protegiendo intereses ni otorgando privilegios fiscales, así que es un tema que valdría mucho la pena analizar y dilucidar, dijo ante la presión que, en su comparecencia el martes, ejercieron diputados de PRI, PRD, PT y Convergencia.

Novel en el formato que lo obligó a responder bajo protesta de decir verdad, Carstens juró tres veces: primero, de espaldas al pleno y frente al presidente de la mesa directiva, ante los gritos de los diputados; entre risas, se dio la vuelta y levantó la mano izquierda. ¡Con esa no!, le gritaron, y finalmente lo hizo con la derecha.

Una vez hecho el compromiso, durante casi seis horas y aún con el rechazo de todas las bancadas –excepto el PAN– a nuevos gravámenes, Carstens defendió el paquete económico presentado por él la semana anterior, que incluye el cobro de 2 por ciento de IVA en alimentos, medicinas y en el consumo de todos los bienes y servicios, así como el 4 por ciento adicional en telecomunicaciones. Y declaró que no se le puede pedir al gobierno ajustar su gasto sin que se despida a burócratas.

No queremos cobrar impuestos a los pobres, sino usar la capacidad del Estado para redistribuir los recursos a favor de ellos. Tiene un objetivo genuino, aseguró. Sin embargo, admitió que la intención del paquete es cubrir el hoyo fiscal por la caída en ingresos por venta de petróleo y terminar con la volatilidad en los recursos que se destinan al gasto social.

En ese punto de su discurso, diputados del PRD desplegaron una manta en la que se leía: No al 2 por ciento de IVA en alimentos y medicinas. Ante los reclamos y críticas de la oposición, Carstens aseguró que la cascada de impuestos será regresiva en el ingreso. Por cada peso que llegue a pagar una persona recibirá a cambio ¡cerca de diez pesos por el otro lado! Difícilmente se puede encontrar un ejercicio más redistributivo. Incluso afirmó que el gobierno federal tiene encuestas donde una inmensa mayoría de mexicanos está dispuesta a pagar una contribución adicional que se destine a combatir la pobreza.

Para remarcar que los ingresos por el impuesto adicional de 2 por ciento se utilizarán en el combate a la pobreza, ofreció que esos recursos estarían sujetos a un estricto control y al más acucioso escrutinio público. Todo lo que sea preciso para dejar en claro que no tienen otra finalidad. Estaríamos más que felices que la Cámara garantice que esta contribución se destine con los menores costos de transacción a ese fin.

Desde su perspectiva, con el nuevo tributo se le daría peso, sustancia y se aislaría la vulnerabilidad y volatilidad de los ingresos públicos al combate a la pobreza.

Respecto del sector telecomunicaciones, dijo que si bien aún necesita impulso para su crecimiento, tiene capacidad de aguantar una carga tributaria (la cuota de 4 por ciento) y no será un inhibidor a su crecimiento, dada la demanda inelástica que tiene y dada la tasa baja que se propone.

Argumentó que la imposición de nuevas cargas tributarias constituye una decisión difícil, pero que no hay otra alternativa para cubrir la caída en la recaudación por ingresos petroleros. Hemos vivido adictos al petróleo y evadiendo decisiones importantes sobre cómo darle recursos al Estado para llegar a cabo sus funciones, sostuvo.

Cuando hay recursos, hay recursos; cuando no los hay, no los hay. El momento de tomar acciones para reponer la falta de ingresos por la vía petrolera ya llegó. Estamos en una verdadera situación de crisis en la que se evita recurrir al espejismo de que pueden obtenerse beneficios sin hacer esfuerzos.

El gobierno, dijo, hará el suyo al recortar el gasto en las dependencias federales y despedir 10 mil empleados. Es algo que lamento mucho, pero no podemos pretender vivir en una ficción en la que se le exija al gobierno reducir su tamaño sin que haya pérdida de empleos, señaló.

Van a aniquilar a la clase media, replica el PRI

Roberto Garduño y Enrique Méndez

En la tribuna de la Cámara de Diputados la mayoría opositora rechazó la aplicación de la tasa del 2 por ciento al consumo de la población, porque aceptarlo implicaría un mayor deterioro del tejido social en México.

Ante el aluvión de críticas al proyecto de paquete económico del Ejecutivo, Agustín Carstens, secretario de Hacienda, escuchaba dubitativo y daba por aceptada la propuesta del PRI de crear una comisión especial encargada de analizar –y en su caso echar abajo– los regímenes especiales. Éstos implican gastos fiscales por casi 500 mil millones de pesos, en beneficio de las grandes empresas.

Sebastián Lerdo de Tejada, del tricolor, acusó al gobierno panista de proponerse aniquilar a las clases medias y castigar aún más a las populares. Pero no nos propone un ajuste real a la alta burocracia que creció de manera desproporcionada, dijo.

Entre las iniquidades, Lerdo de Tejada –cercano a Beatriz Paredes– reprochó a la administración federal la propuesta del 2 por ciento al consumo. Mordaz, y en medio de las rechiflas de la bancada panista, punzó contra Felipe Calderón al recordarle a Carstens que al panismo en el gobierno se le agota el tiempo. Dice usted que enfrentan la crisis de otra manera porque nuestro país es diferente. Tiene razón; los gobiernos de otras latitudes piensan en su gente, el de Calderón, además de chiflar, piensa en los mercados y en las agencias calificadoras. Es obvio, el cambio tendrá que llegar. ¡Falta poco! El Congreso hará su parte y ordenaremos las prioridades de ingreso y gasto. La elección del 5 de julio fue clara: la gente confía más en nosotros que en el Presidente y su partido.

Pedro Jiménez (Convergencia) cerró el paso al impuesto del 2 por ciento. Coincidimos con todos aquellos que lo ven como un IVA con antifaz. Nuestra apreciación es que se trata de un gravamen al consumo, técnicamente regresivo, porque afecta a la población de más bajos ingresos que, recordemos, la cifra es superior a los 50 millones de mexicanos que, enfrentando algún tipo de pobreza, se verían agraviados y sangrados con esta medida.

Hasta uno de los aliados del gobierno panista, el partido Nueva Alianza –ideado por Elba Esther Gordillo–, a través de Reyes Tamez, dijo: Lo más preocupante es que las decisiones que se están tomando para enfrentar la crisis no están funcionando. Nuestra economía muestra una incapacidad estructural para crear empleos bien remunerados, generando una desastrosa combinación de desempleo y bajas remuneraciones. Es preocupante que aun en el contexto de la crisis, el principal objetivo del Ejecutivo sea el de consolidar los ingresos por la vía de incrementar los impuestos.

A su vez, Juan José Guerra Abud (PVEM) criticó la iniciativa de ley de ingresos, porque es una propuesta neta y exclusivamente recaudatoria que aprieta aún más a los causantes cautivos al subirles el impuesto sobre la renta; que pretende un incremento al IVA y su aplicación del 2 por ciento a alimentos y medicinas, y que ingenuamente se ha disfrazado como una medida de combate a la pobreza pero que, estamos convencidos, la incrementará.

Alberto Cano Vélez (PRI) expresó: “Que nadie se llame a engaño. La llamada ‘contribución para el combate a la pobreza’ es un impuesto al consumo. Funciona como IVA, grava como IVA y lastima como IVA. Llámenle como les guste, eso es IVA. ¡Ese IVA es un albazo impositivo!”

En defensa de la postura gubernamental, la diputada Ruth Esperanza Lugo (PAN) llamó a la cohesión nacional porque ésta podrá derivar, arguyó, en el equilibrio y la solidez en el país. Acción Nacional les convoca a que trabajemos juntos por el país, porque no hay más ni mejor razón para conjuntar esfuerzos y abrir el diálogo que trabajar por México.

Para Guadalupe Acosta Naranjo (PRD), el problema de fondo es el tamaño de la evasión fiscal y los enormes montos de recursos que la administración federal deja de recaudar. Si somos capaces de tener el conocimiento de esta información podremos analizar cuál es la ruta que debe seguir este Congreso: aumentar el 2 por ciento en IVA a alimentos y medicinas o mejorar la recaudación fiscal que el Estado mexicano no ha realizado adecuadamente.

Añadir un comentario