Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de septiembre de 2009 Num: 759

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Juan Bañuelos y otras cuestiones
MARCO ANTONIO CAMPOS

Mariano José de Larra: las andanzas de un dandy
ENRIQUE HÉCTOR GONZÁLEZ

El regreso en '34 y la muerte en '49: dos efemérides de José Clemente Orozco
(1883-1949)

ERNESTO LUMBRERAS

Espiritualidad y símbolos, novedades antiguas
RICARDO VENEGAS entrevista con JULIÁN CRUZALTA

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Les Luthiers, muestrario instrumental

Lo sentimos por quienes hoy posan sus ojos en estas líneas y no saben quiénes son Les Luthiers. No tenemos espacio suficiente para explicarlo. Apenas si pudimos enumerar y explicar algunos los instrumentos que han ejecutado a lo largo de su mítica carrera de más de cuatro décadas, desde que el genio Gerardo Masana los fundara para morir prematuramente. Apoyados siempre por Hugo Domínguez, el llamado “Luthier de Les Luthiers”, estos cómicos-músicos-escritores-actores han seguido el camino de la creación respondiendo al concepto de cada nuevo espectáculo con instrumentos variopintos y absurdos. Sirva este muestrario como invitación a la próxima presentación de los argentinos en el Auditorio Nacional del df (octubre 2, 3 y 4) con el montaje Los premios Mastropiero. ¡Ah, Johann Sebastian Mastropiero, genio de genios!

Latín: Violín de lata.

Alt-Pipe a vara: predecesor del famosísimo Bass-Pipe a vara, fue construido por Gerardo Masana. Se trata de una gran flauta de émbolo que prolonga la longitud de tres tubos metálicos. Sonó en “Las artes marciales.”

Bass-Pipe a vara: como el anterior, pero mucho más grande y empotrado en dos ruedas. Muy usado en el repertorio del grupo.

Cello legüero: injerto del brazo de un chelo en la panza de un bombo legüero.

Dactilófono o máquina de tocar: construido por Gerardo Masana, es uno de los mayores tesoros del grupo. Antigua máquina de escribir cuyos tipos golpean tubos afinados por longitud.

Desafinaducha: creada para las “Loas al cuarto de baño”, es uno de los más ambiciosos proyectos del conjunto. Imagine el lector: el agua de una ducha abierta moviliza las palas de un molino que, a su vez, ponen a girar decenas de pequeños martillos de acrílico sobre las lenguas metálicas de un vibráfono. Claro, para que el artilugio funcione cada lengua debe acercarse de manera independiente, impulsada por teclas que permiten sólo la escala de Fa mayor. El agua es recogida en una pequeña tina y reciclada gracias a dos bombas posteriores.

Lirodoro o lira de asiento: se trata de un arpa con dos puentes cuyas ocho cuerdas de violín surcan el diámetro de una tapa de water.

Calephone: aprovechando el cuerpo y la tubería de un calentador de baño, se usa en “Abrimos la caliente.”

Nomeolbidet: inspirado en el organistrum medieval, se trata de un bidet con un mástil de PVC.

Tubófono silicónico: una mejora a la zampoña sudamericana, fue construido con tubos de ensayo y silicón.

Antenor: robot musical manipulado por tres operadores que lo hacían moverse sobre el escenario para interactuar con Les Luthiers.

Gom-Horn da testa: se toca en el “Séptimo regimiento.” Es un instrumento de aliento cuya trompa está montado en un casco de minero, conectado a través de una manguera con el cuerpo regular de una trompeta.

Mandocleta: uno de los más complejos en construcción y ejecución, es el híbrido de una guitarra con una bicicleta. Imagine el lector que los rayos de las ruedas golpean plectros de metal afinados previamente y que, en lugar de frenos, los cables del manubrio presionan notas en un diapasón vertical situado tras el asiento.

Glamocot: su nombre dice “toco mal en g (nota de sol)”, al revés. Construido con base en un instrumento medieval llamado cromorno, da un sonido parecido a la tesitura grave de una gaita. La usaban para “El oso libidinoso.”

Yerbomatófono: es el conocido Kazoo pero más orgánico, pues se construye cortando en dos una matera (recipiente para tomar mate), rebajando sus partes y uniéndolas con cinta para que los cuencos se abran con la vibración de la voz.

Guitarra dulce: adquiere tal nombre porque su cuerpo está construido con dos latas de dulce de batata. Es una guitarra convencional con el sonido de un dobro metálico. Suena en la pieza “Cuando vuelva a casa en Cincinnati.”

Alambique encantador: creado para la obra Los premios Mastropiero, con su ejecución a ocho manos se puede preparar el brebaje del amor eterno. Se trata de copas, botellas y botellones cuyo subir y bajar hidráulico deja escapar notas a través de en embudos.

Queden para la siguiente ocasión (y para la imaginación del lector) otros tantos instrumentos: Cascarudo , Ferrocalíope, Clamaneus, Narguilófono, Omni (Objeto Musical No Identificado), Bocineta, Corneta de asiento, Órgano de campaña, Contrachitarrone de gamba, Glisófono pneumático, Manguelódica pneumática, Cellato, Violata, Bajo barriltono, Gaita de cámara, Campanófono a martillo, Zapatófono, Tabla de lavar, Marimba de cocos y los que se acumulen.