Cultura
Ver día anteriorDomingo 27 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Desmotiva ver que el arte se desmorona en un ambiente de ignorancia

Deplora Claudia Lavista la desaparición de la compañía Ballet Teatro del Espacio
Mónica Mateos Vega
 
Periódico La Jornada
Domingo 27 de septiembre de 2009, p. 4

La coreógrafa Claudia Lavista, fundadora de la compañía Delfos, dijo a La Jornada que es terrible la desaparición del Ballet Teatro del Espacio (BTE), “así como de muchos proyectos artísticos que, por falta de conciencia cultural, social, académica y humanista, se pierden en el abandono.

Esto implica el final de un proyecto histórico que debería recibir premios y apoyos; implica también la pérdida de empleos para sus bailarines, técnicos y directores; implica un espacio más que se cierra para la danza de nuestro país, donde de por sí hay muy pocos.

La también bailarina consideró que el cierre del BTE es una tragedia sobre todo por el nivel de desamparo e incertidumbre en el que vive la actividad artística de México, creo que es indignante que el maestro Michel Descombey y la maestra Gladiola Orozco tengan que llegar a una decisión tan triste y difícil; estamos de luto. Añadió que México invierte sumas ridículamente estratosféricas en programas sin sentido, en militarizaciones, en cenas; los salarios de nuestros gobernantes son groseros y es sumamente desmotivante ver cómo el arte, la educación y la ciencia se desmoronan en un ambiente de total ignorancia.

Con respecto de su compañía, Delfos, explicó que ésta subsiste debido a la beca México en Escena. No obstante, “nos queda un año y medio más de apoyo; después de eso la incertidumbre será total para la compañía.

“No sé qué nuevas estrategias tendremos que asumir para sobrevivir; durante los 17 años de vida de Delfos siempre ha sido igual, nunca hemos tenido un subsidio como compañía y siempre hemos generado proyectos o recibido becas que han permitido nuestra existencia; pero el camino siempre ha sido muy complejo y ha dependido principalmente del compromiso total de los integrantes del proyecto.

La Escuela vive porque el municipio de Mazatlán la sustenta, y es todo un lujo para cualquier proyecto académico, concluyó.