Cultura
Ver día anteriorDomingo 27 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El fin de los tiempos. La catástrofe en marcha, de Tercer Milenio

Crisis civilizatoria mundial, base de la primera novela de Raúl Villegas Dávalos
Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Domingo 27 de septiembre de 2009, p. 6

Una crisis civilizatoria y un panorama apocalíptico son dos de las principales características de la primera novela del siquiatra y escritor Raúl Villegas Dávalos, cuyo título es más que explícito: El fin de los tiempos. La catástrofe en marcha.

Para arribar a ese panorama, Villegas parte de acontecimientos reales y ficticios de escala mundial, como los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas en Nueva York o las intrigas de poderes planetarios que pueden llevar a una Tercera Guerra Mundial.

A escala nacional, el autor también plantea una combinación de verdad y fantasía, como la total penetración del Estado mexicano por el narcotráfico, el intento de asesinato del hombre más rico del país o las muertes del secretario de Gobernación y del mismo presidente de la República.

Para acercarse a la realidad y comprenderla, muchas veces la fantasía es más rica y compleja que esa propia realidad, comentó Villegas Dávalos acerca de su libro, editado por la Fundación Cultural Tercer Milenio.

El escritor habló así durante la presentación de su novela en el Museo de la Ciudad de México, en la que además participaron Enrique González Ruiz y, como moderador, Manuel Aguilar Mora.

Villegas Dávalos comentó que el lector de novelas se quiere escapar de la realidad mediante el entretenimiento y la búsqueda de la belleza.

Pero, al mismo tiempo, la novela es útil para la denuncia de los aspectos más aberrantes de la realidad. Dijo que ya no es sólo apoyarse en el ensayo, sino en los recursos de la narrativa para la exploración de situaciones, ideas y sensaciones.

Sin embargo, al referirse a los elementos de verdad que se entremezclan con la fantasía en su narrativa, el escritor también reconoció que a veces la realidad es más dramática que la ficción.

Y ante las coincidencias entre verdad y ficción, una vez más ponderó y dijo que muchas veces los hechos comprueban que la fantasía no responde a una imaginación demasiado febril.

Por ello, Villegas Dávalos planteó que la creación literaria cumple una función social y que la fantasía puede explicar muchas cosas que la realidad se niega a mostrar.

Aunque sus planteamientos parecieran desesperanzados y si bien la crisis moral del presente hace que seamos más escépticos, consideró que no todo está perdido y confió en la capacidad organizativa y creativa de la sociedad.

Por su parte, González Ruiz comentó que el mundo enfrenta una crisis civilizatoria, y que, en México, la delincuencia organizada ha penetrado todos los espacios del poder político

Agregó que la novela debe ser leída por quienes estén interesados en comprender lo que pasa tanto en México como en el mundo.