Espectáculos
Ver día anteriorDomingo 4 de octubre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El director estadunidense presenta en el festival de cine de Morelia su cinta Bastardos sin gloria

Para mí, la violencia explícita es algo estético: Quentin Tarantino

Sin embargo, el cineasta aclara que odia esos actos cuando ocurren en la vida real

Advierte que antes de que acabe su carrera “seguro rodaré una película western

Juan José Olivares
Enviado
Periódico La Jornada
Domingo 4 de octubre de 2009, p. 6

Morelia, Mich., 3 de octubre. Las películas son sólo eso, cintas que, por más que contengan violencia explícita, son parte de una expresión de arte. Si lo rudo es parte de tu color, lo ves o no. Por eso, mis películas no son para todas las personas: los que no quieran verlas que no vayan al cine. Yo siento una fascinación por la violencia explícita, la cual veo como algo estético. Disfruto de las películas de acción. Me gustan las cosas extremas y sería hipócrita que no lo dijera, aseguró ayer el cineasta estadunidense Quentin Tarantino, quien en promoción mundial de su reciente filme Bastardos sin gloria, fue la personalidad que inauguró anoche el Festival Internacional de Cine de Morelia en su séptima edición.

En la concurrida rueda de prensa, La Jornada cuestionó al realizador (ganador en 1994 de la Palma de Oro de Cannes por su cinta, ya de culto en la parte bluff del mundo del cine, Pulp Fiction) su opinión sobre la violencia real desatada por la guerra entre los cárteles de la droga y el gobierno. Respondió: la violencia que han generado los narcotraficantes mexicanos, los secuestros, o todo lo que pasa en su país, no es algo de una cinta de acción. Son cosas verdaderamente serias. Puedes hacer una película de gángsteres pero la realidad es otra. Eso es algo que la sociedad mexicana tiene que enfrentar todos los días, por eso siento empatía con ustedes. La violencia, como dije, es un acto de arte. Me gusta. No tengo empacho en decir que me encantan las películas de acción, pero en la vida real, la detesto. Y no es una contradicción.

A Tarantino, creador de películas como Perros de reserva, Jackie Brown, Kill Bill, A prueba de muerte, entre otras, la fascina la violencia ficticia, pero recordó alguna escena de un director al que admira, Sergio Leone, quien en una secuencia muestra cuando un personaje aplasta una mosca con sus manos: eso es violencia real y no me gusta.

Tarantino, quien develó una placa conmemorativa en el Cinépolis del centro de esta ciudad, y a quien un gran número de seguidores le rindió pleitesía, dijo sentirse fascinado por ser su primera vez en este país, al que llego con una cinta de venganza contra los nazis. Una historia que tiene más de diez años y que pudo ser miniserie.

Foto
El cineasta Quentin Tarantino a su llegada a la conferencia de prensa en el séptimo Festival Internacional de Cine de Morelia, en el cual se proyectará su más reciente largometraje Bastardos sin gloriaFoto Iván Sánchez/ La Jornada MIchoacán

En Bastardos sin gloria –que se estrenará en México el próximo 9 de octubre–, protagonizada por Brad Pitt, Diane Kruger y Eli Roth, Tarantino cuenta, con su estilo medio sangriento, la historia de un grupo de soldados estadunidenses de origen judío que se dedicaron a asesinar nazis en la Segunda Guerra Mundial. La meta de cada bastardo era recolectar 100 cueros cabelludos de los enemigos, cifra que el líder de ellos, (Brad Pitt), les solicita para seguir en ese comando.

“Una de las razones por las que hice la cinta fue que se debería hablar en varias lenguas (alemán, inglés, francés). Trabajamos en eso especialmente. Otro punto es cómo se desempeñan los personajes, a los cuales nunca he juzgado; yo los cree y los amo a todos. Cuando los invento, los meto en una caja, y no digo: este es el malo y el otro… es otra cosa. De ellos depende su accionar. Los personajes hacen lo que tienen qué hacer, no están guiados por una doble moral. El hecho de creer lo imaginario es lo bello, aunque se hable de algo real. Cada uno tiene sus razones. La historia es de algún hecho que pudo haber sucedido en ese tiempo”, explicó el cinerrealizador, quien adelantó que hará un secuela o presecuela de esta historia, además de una tercera parte de Kill Bill. Pero sin duda, antes de que acabe mi carrera, seguro rodaré una cinta western, afirmó.

En Bastardos sin gloria se escucha el nombre Hugo Stiglitz (conocido actor mexicano) y Tarantino justifica:”Me gusta ese nombre, pero sólo el nombre, no tanto el actor, aunque estuvo muy bien en su película Tintorera”.

Se le preguntó si estaría interesado en filmar una historia sobre México. a lo que respondió: admiro cintas mexicanas, en las que participaba Abel Salazar, porque trabajo y vivo en Los Ángeles, donde la cultura mexicana está inmersa. La verdad estoy fascinado por su cultura. Hay tanto de ella que te sientes parte si vives en esa ciudad. Si tuviera que contar una historia sobre eso, la haría.

Se le cuestionó si sus cintas son homenajes: hay una especie de ello, pero la mayoría es imaginación. Me gusta mostrar esas cuestiones a nuevas audiencias, pero a mi manera. También estoy abierto a historias y personajes nuevos. Soy curioso de explorar.