Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 11 de octubre de 2009 Num: 762

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Portbou
JORGE VALDÉS DÍAZ-VÉLEZ

Dos poemas
LUKÁS THEODORAKÓPOULOS

Espacio eclipsado
PORFIRIO MIGUEL HERNÁNDEZ CABRERA

El origen de las especies
ROSA BELTRÁN

El placer de la actuación
RICARDO YÁÑEZ entrevista con ANA OFELIA MURGUÍA

La resistencia estética: las desaparecidas de Ciudad Juárez y Chihuahua
INGRID SUCKAER

Historia de una ecuación
RICARDO BADA

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

El programa nuclear iraní y los ojos del mundo

LA HISTORIA SE REPITE Y SE REPITE Y SE REPITE…

Todos sabemos que Marx dijo: “La historia se repite la primera vez como tragedia, la segunda como farsa.” ¿Qué hubiera dicho el autor de El capital de aquellas ocasiones en que la historia se repite una y otra vez como en una enfebrecida pesadilla que no puede terminar? A manera de un cínico remake hollywoodense, se nos cuenta de nuevo la historia de una nación islámica, perteneciente al “eje del mal” que tiene ambiciones nucleares y oculta sus macabros planes. La repetición sería una divertida farsa de no ser por sus posibles consecuencias y si no fuera porque ya conocemos el chiste. Ante las denuncias de hoy, cómo olvidar la presentación del exsecretario de Estado, Colin Powell, el 5 de febrero de 2003 ante el Consejo de seguridad de la ONU. Powell afirmó entonces que Irak tenía laboratorios móviles de armas químicas y biológicas y que su programa nuclear estaba muy avanzado. Sus “sólidas” pruebas eran fotos de satélite, caricaturas de camiones, grabaciones de audio y diagramas diversos. Podemos decir con absoluta confianza que lo que presentó Powell fue una pila de mentiras. Ni una de sus pruebas (la mayoría avaladas por el New York Times) resultó verdadera. A menos de seis años de ese bochornoso episodio, el gobierno estadunidense y el Times vuelven a lanzarse por la misma brecha para justificar sanciones y quizás preparar nuevas acciones militares esta vez en contra de Irán.

LA SABIDURÍA DE LOS EXPERTOS

En su artículo de primera plana del 29 de septiembre de 2009, William J, Broad, Mark Mazzetti y David Sanger señalan las diferencias que tienen, respecto de las intenciones y progresos de Irán en materia de armas nucleares, los servicios de inteligencia franceses, ingleses, israelíes, alemanes y estadunidenses. “El debate, en esencia, es la imagen en el espejo de la disputa respecto de las conclu siones de los servicios de inteligencia en la víspera de la guerra de Irak.” Nuevamente, como en los tiempos en que la periodista Judith Miller servía de enlace en el diario de la campaña propagandística del Pentágono, el Times publica imágenes de satélite del supuesto sitio del crimen: instalaciones secretas cerca de la ciudad sagrada de Qum, “que los expertos dicen es una planta nuclear”. Ese nuevo escándalo se ha desatado poco antes de que tengan lugar las primeras negociaciones directas en treinta años entre eu e Irán, lo que hace pensar que sin duda se empleará para presionar a Irán en la mesa del encuentro.

EL DESAFÍO

La planta de Qum aparentemente será destinada a enriquecer uranio, lo cual Irán tiene el derecho de hacer. La necesidad de crear una base “oculta” (nada de esa magnitud pue de estar oculto por mucho tiempo en nuestro tiempo) y protegida por una base militar y baterías de misiles tierra aire, se debe a la clara e insistente amenaza israelí de des truir cualquier amenaza nuclear en la región. Pero para convertirse en una potencia nuclear, aparte de enriquecer uranio, Irán necesita desarrollar su sistema de misiles. Y pre cisamente eso quiso poner en evidencia el gobierno de Ahmadinejad al llevar a cabo pruebas con misiles de corto y mediano alcance, poco después de que Obama, Sarkozy y Brown compartieran escenario para condenar las acciones de Irán y exigirle que permita inspecciones y monitoreo.

GANAR TIEMPO

Las resonancias entre el caso Irán y lo ocurrido en Irak son tan obvias y patéticas que los reporteros del Times parecen más preocupados por demostrar que entienden los paralelos y que esta vez las cosas son diferentes y “profundas”, que por reportar los presuntos hallazgos (que obviamente les fueron filtrados por el Pentágono). De acuerdo con los autores del artículo, Estados Unidos está actuando de manera cautelosa, mientras que otras naciones (que estuvieron en contra de la guerra contra Irak) han interpretado la información de manera diferente. Por su parte, Alemania e Israel están convencidos de la urgencia de actuar inmediatamente. Al grado que señalan: “Si Obama puede convencer a Israel de que la revelación de la existencia de la planta de Qum es un golpe significativo para los planes iraníes, quizás esto le haga ganar un poco de tiempo con los israelíes.” Así, se enfatiza sin ambigüedad alguna la decisión israelí de atacar a Irán (como hizo con Irak hace décadas) y esto se justifica en el titular de otro artículo en la misma edición del Times: “Irán hace tiros de prueba de misiles que ponen a Israel a en su rango de alcance.” La historia se repite.