Capital
Ver día anteriorMiércoles 21 de octubre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El pedicuro, al parecer, es hijo de la subcontralora Lucelia Cuevas Rasgado

Contrata la Contaduría Mayor servicio de podología para poder fiscalizar al GDF

En sus instalaciones se habilitó un espacio con todos los instrumentos para realizar esa labor

Raúl Llanos y Rocío González
 
Periódico La Jornada
Miércoles 21 de octubre de 2009, p. 37

La Contaduría Mayor de Hacienda (CMH) de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, órgano encargado de fiscalizar el buen uso de los recursos públicos del gobierno capitalino, decidió sumar al personal de la institución a un podólogo (pedicuro), cuya tarea es dar masajes en los pies lo mismo a directores generales que a auditores, subdirectores, secretarios técnicos, asistentes y secretarias.

Para que cumpla de la mejor manera esa tarea, la CMH, que encabeza David Vega Vera, decidió echar mano del presupuesto que tiene asignado para este año y comprar todo el instrumental necesario de podología, que incluye alicatas, lijas, bisturís, esmeril y masajeadores manuales, así como antisépticos, los cuales son utilizados por el flamante masajista de pies, quien resultó ser Alejandro Espejel Cuevas, hijo de Lucelia Cuevas Rasgado, subcontralora de la misma Contaduría Mayor de Hacienda.

De hecho, Cuevas Rasgado –quien depende directamente de la contraloría de la ALDF– tiene entre sus principales responsabilidades, conocer y resolver las irregularidades en las que incurran los mandos o el personal en general de la contaduría.

Funcionarios de esa institución expresaron que una vez que se hizo toda la compra del equipo necesario, se le asignó un espacio en la misma sede de la CMH –localizada en el barrio de San Marcos, en la delegación Xochimilco– a Alejandro Espejel, para que junto con otra persona pudiera proporcionar dicho servicio ya desde hace algunas semanas.

Incluso, las mismas autoridades de la contaduría giraron un oficio a todo el personal para que estuviera enterado de que tenía a su disposición dicha prestación y pudiera sacar cita con el podólogo para el tratamiento correspondiente, lo cual ya han hecho varios funcionarios.

Las copias de diversas facturas que confirman la citada adquisición detallan que ese órgano de fiscalización destinó 6 mil 378 pesos mensuales de su gasto anual para tal fin.

Así, por ejemplo, a la empresa Aparatos e Instrumentos Científicos se le compraron cuatro bisturís para pedicura, dos alicatas, un instrumento especial de acero para las uñas y cucharillas sencillas para el mismo tratamiento de los pies, todo en mil 540 pesos, según consta en la factura 137941.

Mediante el mecanismo de adquisiciones, la Contaduría compró a Home Depot México un esmeril manual para pedicura, con un costo de mil 158 pesos, y con la firma Depósito Dental Villa de Cortez se consiguió un esterilizador y accesorios por un monto de 2 mil 275 pesos.

De acuerdo con servidores públicos de la CMH, las atenciones de Alejandro Espejel son gratuitas, ya que realiza su servicio social; sin embargo, nunca se precisó por qué esta institución echó mano de recursos propios para adquirir el equipo que utiliza el hijo de la subcontralora.

Las fuentes consultadas, cercanas al contador David Vega Vera, expresaron que el joven podólogo está haciendo su servicio social en dicha institución.

Sobre el asunto se buscó una entrevista telefónica con el titular de este organismo, pero su equipo de prensa respondió que no haría comentarios al respecto.