Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 19 de noviembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
España deja en el limbo a activista saharaui

Aminatu Haidar fue expulsada de El Aaiún y deportada a Canarias; está en huelga de hambre

Blanche Petrich
 
Periódico La Jornada
Jueves 19 de noviembre de 2009, p. 40

Luego de un mes viajando de un continente a otro, premiada y reconocida por su activismo por los derechos humanos, Aminatu Haidar aterrizó finalmente en su ciudad, El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, bajo ocupación de Marruecos, el 13 de noviembre. Esta mujer, icono de la resistencia anticolonial en el norte de África, llenó el formulario migratorio. En el espacio para indicar su nacionalidad, escribió saharaui. Eso bastó para que fuera detenida durante 24 horas por las autoridades marroquíes. Su pasaporte fue confiscado.

Al día siguiente fue subida contra su voluntad a un avión rumbo a Lanzarote, la menor de las islas Canarias, donde las autoridades españolas permitieron su ingreso sin que ella lo solicitara o aceptara siquiera. A partir de ese momento, ninguna aerolínea la ha admitido para volar de regreso a la ciudad donde la esperan sus hijos, de 13 y 15 años. Menguada por la anemia, las úlceras y otras dolencias derivadas de los años que pasó presa, Aminatu se declaró en huelga de hambre y ha acusado al gobierno español de complicidad con el reino marroquí por su expulsión.

En su nombre, el delegado del Frente Polisario en islas Canarias, Mohamed Salem, declara a La Jornada. El rey Mohamed VI le teme a Aminatu, no sabe qué hacer con ella. No la quiere en el Sáhara porque muchos ciudadanos la siguen en su camino hacia la libertad. No la puede meter presa otra vez porque habría mucha presión internacional. Por eso se optó por la expulsión, con la complicidad del gobierno de España.

Con su protesta pacífica, Haidar –madre soltera de 42 años– ha metido en un brete a la cancillería española. Su abogada, Inés Miranda, define así el limbo legal que provocaron las autoridades migratorias españolas al recibir en su territorio a la líder expulsada: Sin pasaporte se le obliga a entrar a España y se le prohíbe salir.

Con el paso de los días su caso va ganando visibilidad en la prensa internacional y, según informa Salem, va prendiendo la indignación entre la población saharaui. En las últimas horas la presión sobre Madrid ha crecido. Las fuerzas políticas, desde el Partido Popular hasta la oposición de izquierda, exigen al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero una solución para el retorno de la dirigente a su país.

El representante del Frente Polisario ante Naciones Unidas, Ahmed Bujari, advirtió ayer al Consejo de Seguridad del organismo que esta súbita y premeditada escalada de Rabat contra los derechos humanos en el Sáhara tendrá un efecto negativo y podría descarrilar las gestiones de paz del secretario general en la región.

Sin embargo, según explica telefónicamente Salem, el representante del Polisario en las Canarias, el gobierno español no ha facilitado ninguna vía de negociación. No tenemos ninguna noticia, ninguna autoridad española se ha acercado. Se palpa un abandono de la responsabilidad política que tiene Madrid sobre este caso. Ella simplemente está esperando que le restituyan su derecho a regresar a su país.

Encima de todo, acusada

–Miguel Ángel Moratinos ha dicho que Aminatu se tranquilice y se serene.

–El canciller puede decir lo que quiera. La señora Haidar lo único que pide es estar con sus hijos en casa, moverse libremente en su país, que es su derecho.

Ella agradece lo que la sociedad española ha hecho por ella, pero no le ha pedido la entrada en España a Moratinos ni quiere ser retenida contra su voluntad aquí. España está desconociendo su derecho a estar en su país.

–La autoridad aeroportuaria de Lanzarote la ha citado penalmente, acusándola de alterar el orden público.

–Ella no está perturbando el orden público. Estamos en la sala de salida de la terminal I; ella está sentada y por momentos acostada en espera de que se le permita tomar un vuelo hacia El Aaiún, nada más; nunca ha hecho un gesto de fuerza en ninguna parte del mundo, su lucha siempre ha sido pacífica. Lo que ha hecho la autoridad aeroportuaria es un absurdo y un insulto.

Haidar preside el Colectivo de Defensores de Derechos Humanos en los territorios ocupados del Sáhara. Otros siete dirigentes de la misma agrupación fueron detenidos en Casablanca el 8 de octubre y serán juzgados por un tribunal militar, acusados de traición a la patria por haber realizado una visita a los campamentos de refugiados en territorio de Argelia. El cargo puede entrañar pena de muerte.

Debilitada por la huelga de hambre de cinco días, la dirigente limita al máximo los esfuerzos, incluso el de tomar la llamada telefónica de La Jornada, por lo que es Salem quien habla por ella. Nos pide que les transmita que está decidida, va a continuar hasta las últimas consecuencias, expresa el delegado polisario.

Médicos del hospital insular y de la Cruz Roja siguen atentos la evolución de los síntomas vitales de esta frágil mujer que a los 20 años, en los ochenta, fue desaparecida y pasó cuatro años presa en la mal afamada Cárcel Negra de El Aaiún, con los ojos vendados durante largas temporadas, por lo que padece severos problemas oculares. Por la tortura también tiene afecciones en la espalda.

Aminatu Haider es la figura más visible de la lucha por la independencia saharaui. La han comparado con Gandhi, La Pasionaria y la premio Nobel de la Paz birmana Aung San Suu Kyi.

–Hay analistas de países aliados de Marruecos que consideran que el gobierno del rey Mohamed VI ha avanzado en la democratización y el clima de libertades…

–Esa visión no tiene nada que ver con la cruda realidad que se vive en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. La represión criminal se ha triplicado, ahora mismo hay más de 40 saharahuis presos de conciencia. El miedo a las fuerzas de ocupación es el pan nuestro de cada día.

Anoche, por quinto día consecutivo, la Guardia Civil desalojó a la Haidar y al grupo que la acompaña, a la hora del cierre del aeropuerto, obligándola a pasar la noche a la intemperie.