Opinión
Ver día anteriorMiércoles 2 de diciembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Abren dos muestras en ese centro cultural

Santa Ana Zegache vuelve a Casa Lamm
Merry MacMasters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 2 de diciembre de 2009, p. 7

Con las muestras La segunda colección: una intervención artística contemporánea sobre el siglo XVIII, de los Talleres Comunitarios de Santa Ana Zegache, Oaxaca, y Zegache: obra reciente, de Demián Flores, que ayer se inauguraron, Zegache vuelve a Casa Lamm.

En enero de 2008 se presentó en el recinto de Álvaro Obregón 99, colonia Roma, la primera versión de esa propuesta, consistente en convocar a artistas para pintar un marco de espejo –como los que se encuentran en la iglesia local– y donarlo para que los jóvenes integrantes de los talleres comunitarios de Santa Ana Zegache, creados en 1997 por la Fundación Cultural Rodolfo Morales y coordinados por la restauradora Georgina Saldaña Wonchee, puedan reproducir y ofrecerlo en venta para apoyar el proyecto de restauración del templo del siglo XVI.

Los marcos son réplicas de los originales hallados en la iglesia. En 2007 el espacio de arte La Curtiduría, que dirige el pintor Demián Flores, y la Fundación Alfredo Harp Helú, invitaron a un primer grupo de 25 artistas.

Esta vez participan Per Anderson, Luis Argudín, Nahum B. Zenil, James Brown, Rafael Cauduro, Gitte Daehlin, Felipe Ehrenberg, Helen Escobedo, Demián Flores, Gandalf Gavan, Magali Lara, Laurie Litowitz, Nicola López, Javier Marín, George Mead Moore y Marta Palau, entre otros.

Todos se encargaron de realizar y donar un original –excepto Magali Lara, quien aportó seis–, mientras los talleristas elaboraron cinco ejemplares de cada uno de esos espejos. También ayer se impartió un taller-muestra del proceso de elaboración de las piezas.

La exposición de Flores resultó del impacto que recibió al conocer los retablos y murales del templo de Santa Ana Zegache. Está conformada por una serie de utensilios cotidianos de esa comunidad, como machetes, hachas, cucharones, resorteras y otras piezas.

Para la realización de las piezas, que reúne pinturas de diversos formatos, se utilizaron estarcidos usados durante la restauración de la pintura mural de la iglesia por el equipo de los talleres comunitarios, sobre los cuales se aplicaron nuevos dibujos con hoja de oro y diversos materiales.