Sociedad y Justicia
Ver día anteriorSábado 5 de diciembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aseguran que ha sido ineficaz el proceso de preparación del encuentro, que empieza el lunes

Fracasará la cumbre climática en Copenhague, prevén expertos

Mueren entre 350 mil y 500 mil personas al año debido al calentamiento global, sostienen

Países ricos tienen responsabilidad histórica en la solución del problema, que generaron, señalan

Foto
El cambio climático causará el desplazamiento de 2 mil millones de personas, advierten especialistas. En la imagen, torres de enfriamiento de una planta de generación eléctrica con carbón cerca de Cottbus, AlemaniaFoto Reuters
Angélica Enciso L.
Enviada
Periódico La Jornada
Sábado 5 de diciembre de 2009, p. 29

Viterbo, Italia, 4 de diciembre. Los países ricos tienen una responsabilidad histórica en la solución del cambio climático, ya que han generado el problema mundial, y las naciones pobres, que no han gozado de crecimiento económico, ahora serán las que más sufrirán las consecuencias: padecerán más hambre y vivirán migraciones, señalaron expertos.

En la 15 conferencia de las partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático, que comienza este lunes en Copenhague, no se esperan acuerdos, debido a que el proceso de preparación no ha sido eficaz, pero lo importante es que cada país ya conoce el impacto del problema, sostuvo Leena Srivastava, directora del Instituto de Energía y Recursos de India, durante su participación en el séptimo Foro Internacional de Protección de la Naturaleza, el Clima Cambia, organizado por la asociación Greenaccord.

Más hambre y sequías

Agregó que, ante las evidencias de la vulnerabilidad, ningún país puede considerar que está seguro. Estudios recientes hablan de los riesgos en la seguridad alimentaria. El sudeste asiático tendrá impactos negativos en la producción de maíz. Aumentarán la malnutrición y las sequías.

Indicó que tan sólo en Asia se estima que 500 millones de personas serían afectadas. El problema es enorme, y esto es una evidencia más de que la adaptación es necesaria. Si la temperatura aumenta dos grados, sería un cambio muy grande. Hay todavía 20 o 30 años para no superar el nivel crítico, y se deben reducir emisiones a más tardar en 2020.

Aseveró que los países en desarrollo hablan de la responsabilidad histórica de las naciones avanzadas, por lo que éstas deben asumir compromisos y es en el tema del financiamiento en el que podrán compensar los efectos.

Existe un “ecoapartheid, que implica la segregación” de los más pobres, ya que son forzados a vivir en zonas que ya son inhabitables porque han sido degradadas. Siempre sufren más la contaminación y la falta de recursos. Actualmente hay entre 350 mil y 500 mil personas que mueren al año por efectos del cambio climático, señaló en su participación William Rees, profesor de la Universidad de Columbia Británica (Canadá).

En un análisis de las implicaciones sociales y políticas del calentamiento global, afirmó que la globalización es un medio legal de explotación de la riqueza del tercer mundo. Ahora se hace así lo que antes ocurría en las colonias.

Las exportaciones de productos son la consecuencia de la explotación de los recursos que vienen de otros países, apuntó.

El ser humano, agregó, destruye su hábitat para obtener más cosas. Si seguimos con esta situación llegaremos a una terrible explotación de los recursos naturales, incertidumbre económica, movimientos sociales y derrumbe económico. Nuestros datos dicen que hay oportunidades para recuperar el capital natural, los bosques y el agua y desarrollar energías alternativas. Ningún país puede ser sostenible si el mundo en conjunto sigue como ahora.

La huella ecológica, explicó, es una forma de medir la cantidad de recursos ambientales que se requieren para abastecer a una población. Estados Unidos y Australia tienen una huella que equivale a ocho hectáreas por persona; la Unión Europea, entre tres y cuatro hectáreas, mientras los países más pobres, como India, tienen la mitad de una hectárea.

Añadió que la huella ecológica crece mientras más riqueza hay, y la consecuencia es la reducción de los recursos naturales, como el agua y los bosques. La mayoría los recursos naturales viven un gran declive.

Las políticas para la reducción de bióxido de carbono no han tenido efectos. La emisión aumenta y la acumulación en la atmósfera es mayor a pesar del Protocolo de Kyoto. No hay resultados y tampoco los habrá en Copenhague. Esto es trágico. Si las emisiones de bióxido de carbono son peores, por la falta de acuerdos políticos y acciones económicas, en los próximos dos años será difícil llegar a 650 partes por millón (el límite que existe en la atmósfera).

Dijo que las emisiones tendrían que bajar 6 por ciento al año y a fin de siglo llegar a una economía sin carbono. Nos acercamos a un mundo con un incremento de temperatura a cuatro grados, con una expansión de desiertos que serán inhabitables, y en los polos ya se modifica el clima. Afecta a África, China, Estados Unidos y otros países. Habrá 2 mil millones de personas desplazadas.

Consideró que la mejor forma de resolver este problema es crear condiciones habitables en los países de donde migran las personas. Destruimos otros países apropiándonos de sus recursos.

Otro problema que no se ha encarado, apuntó, es la solución a los problemas mundiales de la pobreza. El Banco Mundial dice que 20 por ciento de la población más rica del mundo utiliza 66.5 por ciento del PIB del orbe.

Esta tendencia es muy peligrosa, el crecimiento es necesario para solucionar la pobreza, pero ahora hay más pobres y más hambre en el planeta respecto al pasado, apuntó.