Capital
Ver día anteriorDomingo 3 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Quejas de asistentes al considerar que privó el aspecto comercial

Desangelado desfile de Reyes recorre Paseo de la Reforma
Foto
Aspecto del desfile de Reyes a su paso por el árbol de Navidad ubicado en la glorieta de La Palma, de Paseo de la ReformaFoto Roberto García Ortiz
Agustín Salgado
 
Periódico La Jornada
Domingo 3 de enero de 2010, p. 24

El desfile con motivo del Día de Reyes decepcionó y lo que se había programado como una expresión lúdica se convirtió en una caravana para promocionar algunas de las empresas que han patrocinado los festejos de fin de año en la ciudad de México.

Eran pocos asistentes. Lo más llamativo de la caravana fueron los 17 alebrijes del Museo del Arte Popular y el maquillaje de quienes representaron a Melchor, Gaspar y Baltazar, que se desvaneció antes de tiempo.

Le faltó vida. No valió la pena llegar a las 8 de la mañana. Creíamos que iba a ver mucha gente y quisimos tener un buen lugar. Pero esto no fue un desfile de Reyes, más bien fue una caravana comercial y una burla para quienes venimos, aseguró la señora Catalina, originaria de Morelia, Michoacán.

En el primer carro alegórico venían el elefante, el camello y el caballo. Los animales venían solos pues los reyes magos se encontraban metros atrás. Entre unos y otros se interpusieron dos turibuses vacíos y un autobús decorado con los colores de la empresa refresquera que patrocinó el árbol navideño de la glorieta de La Palma.

Las firmas de grandes empresas dominaron el espectáculo. Ocho motociclistas del Equipo Internacional de Acrobacia de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal intentaron, sin éxito, dignificar el desfile y la respuesta a la falta de creatividad e imaginación fue un contingente conformado por personal de la Secretaría de Protección Civil vestidos con playera naranja.

“Esperábamos algo mejor. Entristece observar una cosa así. El concierto de Plácido Domingo valió la pena, a pesar de que se reservó el mejor lugar para ‘invitados especiales’, esto indigna. No quiero decir que todo esté mal, pero hoy no tuvimos desfile de Reyes sino la concesión, por algunas horas, de la principal avenida de la ciudad a empresas privadas”, señaló Víctor Solís, quien ejerce como guía de turistas en uno de los hoteles de avenida Paseo de la Reforma.

Desairado por la mayoría de los capitalinos, el desfile también promocionó a una empresa de productos lácteos, una cadena de tiendas de autoservicio, una compañía de computación y una línea de autobuses foráneos.