Deportes
Ver día anteriorDomingo 3 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Durante 2009, Monterrey, Puebla y San Luis no ascendieron a futbolistas

El debut de jugadores, cuenta pendiente del balompié mexicano

Querétaro, Atlas, Toluca y Atlante dieron oportunidades a nuevos elementos

Hay talento y todos los clubes podrían apostar por jóvenes: Mata

Gallos presentó a Daniel Cano, de 32 años

Paula Mónaco Felipe
 
Periódico La Jornada
Domingo 3 de enero de 2010, p. 9

El día del debut es un sueño recurrente en las noches de miles de futbolistas mexicanos, quienes transitan todas las divisiones con la esperanza de llegar al máximo circuito. Pero, al menos en Monterrey, Puebla y San Luis, en el año que pasó todos se quedaron con la pura ilusión de dar el salto.

No hubo estreno alguno en el campeón Rayados, en el de la franja ni en Gladiadores, mientras Querétaro presentó en el campo a un jugador de 32 años.

Durante el torneo Apertura hubo otros cinco clubes que no debutaron a ningún jugador: América, Cruz Azul, Atlante, Estudiantes y Jaguares. El que más oportunidades brindó fue Gallos, equipo que estrenó a cinco futbolistas: Luis Daniel Cano, Víctor Manuel Estrada, Álvaro Armando Estrada, José Ibarra y Ricardo Alcalá Muñoz. Cerca estuvieron Toluca y Atlas, con cuatro debuts en cada caso, mientras los demás tuvieron bajos registros: Tigres, dos; Pachuca, uno; Morelia, tres; Santos, dos, e Indios, dos.

Destacan los casos de Pumas, que llegó al título gracias a su cantera, y luego sólo lanzó a un mediocampista al máximo circuito (Óscar Rojas), y el de Chivas, equipo que en general se autoabastece, pero tuvo una sola presentación (Ulises Alejandro Dávila).

Poco apoyo a jóvenes

En la primera parte del año la situación fue todavía más marcada. La UNAM, el Rebaño, América, Jaguares, Necaxa, Tecos, Pachuca y Atlas tuvieron un único estreno por club. Indios, Cruz Azul y Toluca debutaron a dos jugadores y fueron Morelia, con tres, y Atlante, con seis, los que dieron más oportunidades a los principiantes.

Así, el promedio anual que los clubes mexicanos registraron en 2009 resulta bajo, de 1.5 por institución, y más aún considerando que algunos, como Potros y Atlas, se salen cómodamente de la media (seis y cinco), mientras otros, como Monterrey, Puebla y San Luis, pasaron los 12 meses en ceros en cuanto a debutar jugadores.

Talento hay

Los clubes mexicanos podrían dar mayor movilidad a sus canteras porque está probado que hay talento, opina José Luis Mata, auxiliar técnico de Carlos Ischia y hasta hace algunas semanas encargado de fuerzas básicas del Atlas, una de las instituciones que mayor número de futbolistas produce.

Todos cuentan con respaldo. Ahora tienen Sub-20, Sub-17, segundas divisiones, filiales... jugadores sí los hay, las oportunidades son las que quizás sean mucho más limitadas. Sí hay material para que algunos equipos hicieran lo mismo que nosotros. Soy un convencido de que hay buen material humano, la juventud, como para poder darles la responsabilidad y que poco a poco vayan ganándose un espacio, para que en un futuro sean los jugadores desequilibrantes que se necesitan.

Foto
Mauro Cejas, autor del gol de Estudiantes, recibe una falta de Miguel Ángel Martínez, defensa del AtlanteFoto Reuters

Mata no niega que la competencia cada vez es mayor y las exigencias para cada uno de los equipos repercuten en que muchos de ellos no se atrevan a poner jóvenes, pero en su opinión el recambio generacional no tiene por qué restar nivel. Y la experiencia lo respalda, ya que al menos dos de los mexicanos más exitosos en el extranjero, Rafael Márquez (Barcelona) y Andrés Guardado (Deportivo La Coruña), se formaron y debutaron en Zorros.

Dos grandes beneficios identifica José Luis Mata en la apuesta por la cantera: refrescan a los planteles y, a nivel global, el debut podría detener un poco la inflación en el futbol mexicano, que recurre a contratar extranjeros a costos cada vez más altos.

Lo difícil, sin embargo, radica en el después del estreno: la continuidad. Debutar es una cosa y la consistencia es otra. Obviamente son posibilidades de cada plantel, de acuerdo con las exigencias, que son diferentes, pero aquí también vienen la mano del técnico y la paciencia de la directiva para aguantar esos momentos en que el equipo no anda bien. Debe ser un trabajo conjunto de la directiva, el entrenador y la afición.

México tiene hoy una edad promedio de debut por encima de los 21 años, que resulta alto en relación con otros países. Mientras Lionel Messi recibe el Balón de Oro a los 22 años y Jonathan dos Santos alinea en el Barcelona a los 19, aquí los futbolistas, en general, saltan al máximo circuito después de los 20. Entre los 54 que debutaron en 2009, se registró el caso de Luis Daniel Cano, del Querétaro, quien lo hizo a los 32 años y los más jóvenes fueron siete jugadores de 18.

Eso es relativo, responde Mata. Si comparamos con equipos sudamericanos, ellos debutan a una edad mucho más temprana y a los 20-21 años ya tienen transferencias importantes, inclusive al futbol europeo. Sus equipos se van renovando y por eso tienen muchas posibilidades de subir jóvenes, aquí, ¿hacia dónde exportamos? Más bien importamos, entonces no hay esa fuga de talento y no se renuevan los planteles, todo se queda aquí y son jugadores que a veces van bloqueando o no van dejando oportunidades.

A los 18-20 me parecen una muy buena edad como para debutar, concluye, y deja como tarea bajar al menos uno o dos años del promedio.