Sociedad y Justicia
Ver día anteriorDomingo 3 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Alertan ganaderos sobre comercio desleal de sus pares estadunidenses

En riesgo de desaparecer, pequeños y medianos productores de leche
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Domingo 3 de enero de 2010, p. 26

Debido a las prácticas comerciales desleales realizadas por productores lecheros estadunidenses y a la falta de voluntad del gobierno mexicano para subsanar esta situación, 2010 será un año de vacas flacas para los 200 mil productores del lácteo en el país, advirtió Álvaro González Muñoz, líder del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche.

En entrevista, advirtió sobre la urgencia de que se dé un cambio de timón en el rumbo de la política productiva de alimentos en el país; apuntó que durante el nuevo año, los pequeños y medianos ganaderos insistirán ante todas las instancias que la leche no debe verse únicamente como un producto meramente comercial, sino como uno estratégico en la soberanía alimentaria, de bajo costo, y excelente bebida que con sus derivados es garantía de buena nutrición para los mexicanos”.

Precisó que el dumping aplicado por los industriales estatunidenses del ramo amenaza con llevar a la quiebra a más productores nacionales, al grado de que 30 mil ya han caído en esa situación.

En promedio, en 2009 México importó entre 190 y 200 mil toneladas de leche en polvo, y si sigue ese nivel de compras al exterior desapareceremos, pues llega muy barata porque está subsidiada (entre 3.50 y 4 pesos el litro), mientras nosotros la vendemos en promedio a 4.16 pesos, cuando el costo de producción ronda los 5.20. Esto ha provocado la extinción de cerca de 30 mil productores.

Explicó que en la actualidad, casi 80 por ciento de los campesinos mexicanos que se dedican a generar el alimento no tiene más de 50 vacas, por lo que vender más barato de lo que cuesta producir origina que tengamos que echar al rastro reses productivas, donde nos las compran a 13 pesos el kilo, y con ese dinero mantenemos a las demás. Así, si se empieza el año con 50 vacas que producen leche, se termina con 30 o menos, y vamos desapareciendo.

Detalló que los empresarios estadunidenses están enviando a México productos lácteos a un precio mucho menor de lo que se venden en su país, lo que viola las lineamientos del Tratato de Libre Comercio de América del Norte. En promedio, a ellos les pagan la leche entre 5.50 y 6 pesos, y a ese precio se le agrega uno o dos para someterla al proceso para secarla. No obstante, aquí la venden a menos de 4 pesos, porque tienen un subsidio de su gobierno. Esto afecta a los productores nacionales.

Advirtió que si el gobierno de México no interviene, la situación se agravará más entre los productores medianos y pequeños. Tiene que hacer algo para equilibrar el intercambio comercial, insistió.

Asimismo, señaló que los industriales nacionales no pierden la oportunidad que les ofrece el gobierno de importar productos lácteos piratas para revenderlos caros y, en algunos casos, elaborar subproductos con materias primas de mala calidad, las que incluso llegan a tener costos de fabricación hasta 80 por ciento menores de los que ofrecen las industrias honestas mexicanas.

Subrayó que los lecheros seguirán denunciado las prácticas desleales ante la Organización Mundial de Comercio.