Estados
Ver día anteriorMiércoles 6 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Confía empresa en obtener autorización de cambio de uso de suelo

BCS: explotarán oro en una reserva de la biosfera

Alertan activistas sobre peligro de contaminación de mantos freáticos

Dudan que minera acate medidas de seguridad y mitigación de daños

Foto
En la reserva de la biosfera Sierra La Laguna, en Baja California Sur, ya se encuentra una barrena que se utilizará para la explotación de una mina de oro a cielo abiertoFoto Cortesía de la organización Agua de Niparajá
Raymundo León
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de enero de 2010, p. 24

La Paz, BCS, 5 de enero. La compañía Paredones Amarillos, subsidiaria de la estadunidense Vista Gold, concluyó la fase de exploración y espera obtener el permiso federal de cambio de uso de suelo en el primer trimestre para explotar una mina de oro a cielo abierto en la zona de amortiguamiento de la reserva de la biosfera sierra La Laguna, en las inmediaciones del pueblo mágico Todos Santos, municipio de La Paz, advirtieron organizaciones ambientalistas.

Según el gobierno del estado, la minera y el ejido San Antonio firmaron un acuerdo el mes pasado para poner en marcha el proyecto, por lo cual los ejidatarios recibirán un pago inicial de 3.2 millones de pesos.

A pesar de ello, Pedro Zapata Morales, coordinador de la organización Agua de Niparajá, dijo que se utilizarán todos los medios jurídicos para que las autoridades cancelen el proyecto, incluida una declaratoria emitida en 1994 por la Organización de Naciones Unidas (ONU), que considera la reserva de la biosfera patrimonio de la humanidad.

Las organizaciones Guardianes del Agua, Defensa Ambiental del Noroeste, Pronatura Noroeste y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, además de Niparajá, advirtieron que la mina contaminará los mantos freáticos con cianuro, arsénico, ácido sulfúrico y metales pesados, e iniciaron una campaña de información mediante el documento La sierra La Laguna y la minería de oro: 10 cosas que deberías saber.

Explican que para extraer 40 toneladas de oro la empresa generará 11 mil toneladas de desechos al día, lo que dejará en 10 años un cráter de 58.7 hectáreas, equivalente a 54 canchas de futbol.

Las ganancias, al extranjero

Según el documento, la sierra La Laguna, único bosque de pinos y encinos de Baja California Sur, con 86 especies de plantas endémicas y principal fuente de agua dulce del sur de la entidad, está amenazada por el proyecto Paredones Amarillos, que además de explosivos utilizará químicos tóxicos como el cianuro de sodio, el cual generará compuestos que podrían envenenar los acuíferos de Todos Santos, El Carrizal y La Paz, que abastecen del líquido a miles de personas.

Zapata Morales consideró que los costos ambientales y sociales del proyecto son muy altos y los beneficios mínimos, pues se destruirá parte de la sierra La Laguna y el oro obtenido hará ricos a unos cuantos extranjeros.

El proceso para obtener el metal precioso, explicó, consiste en rebanar cerros con explosivos, pulverizar el material rocoso y separar el oro con cianuro de sodio, lo que genera miles de toneladas de desechos, denominados jales, con altas concentraciones de arsénico, ácido sulfúrico y otros metales pesados que se depositan en presas, por lo que pueden filtrarse a los mantos acuíferos.

El activista criticó el plan de manejo de la Sierra La Laguna, pues por una torpeza de las autoridades ambientales, algunas zonas del bosque son consideradas áreas de aprovechamiento especial, lo que permitió a la minera canadiense Echo Bay conseguir la concesión y la aprobación de la manifestación de impacto ambiental en 1997, permisos que más adelante traspasó a la estadunidense Vista Gold, con sede en Denver, Colorado.

Cuando se hizo ese plan de manejo las autoridades pensaron que la minería sería subterránea, en galeras, como en los tiempos en que se explotó oro en San Antonio y El Triunfo, que forman parte de la región, pero ese tipo de extracción se agotó y ahora es a cielo abierto. Por esa torpeza estamos metidos en este lío, expresó.

La compañía Paredones Amarillos, que contrató a Carlos Calderón, ex gerente de la ex concesionaria Echo Bay, para dar continuidad al proyecto, y a Julio César Peralta Gallegos, ex delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en el estado, dice en su portal de Internet que la explotación minera de la Sierra La Laguna generará empleos, adquirirá materiales y servicios locales y pagará impuestos.

Para proteger el ambiente se comprometió a construir una planta desaladora, tener el máximo cuidado en el diseño, construcción y operación del proyecto; instalar sistemas de monitoreo para detectar en forma temprana posibles daños; dentro de lo posible, restaurar en forma simultánea las áreas afectadas, y proporcionar los recursos para garantizar el cierre del proyecto al final de su vida útil.

Precisa que Paredones Amarillos planea procesar 38 millones de toneladas de mineral y la presa de jales tendrá capacidad para 40 millones de toneladas.

El depósito, añade, podrá almacenar 670 mil metros cúbicos de agua de lluvia, 2.5 veces la cantidad que se puede acumular en una precipitación de 315 milímetros causada por una tormenta o huracán.

Sin embargo, Zapata Morales insistió en que el proyecto tiene más costos que beneficios para la comunidad, pues sólo generará 300 empleos, y por ser una actividad especializada requerirá personal del exterior, además de que sólo durará 10 años.

La empresa ya compró el terreno para la planta desaladora de agua de mar. El problema es que está en una zona de desove de la tortuga laúd, señaló.

De concretarse el proyecto Paredones Amarillos también dificultará la agricultura orgánica certificada, la ganadería y la actividad ecoturística de Todos Santos, único pueblo mágico de Baja California Sur, dijo.

Admitió que la empresa incluye en su proyecto medidas de seguridad y de mitigación de impactos ambientales, pero advirtió que eso no garantiza que vaya a cumplirlas, pues si el precio del oro baja lo más seguro es que se vayan y dejen un problema al estado, pues la ley minera en México es muy laxa y ventajosa para las compañías extractivas, dijo.